Internacional
Miércoles 22 agosto de 2018 | Publicado a las 14:00 · Actualizado a las 14:26
Violación de niñas en Guatemala acaba en parto de trillizos, sífilis y finales aún peores
Publicado por: Paola Alemán
¿Encontraste algún error? Avísanos visitas

Totonicapán, del náhuatl “Atotolnico” significa en español “Lugar de las Aguas Termales”.

En ese departamento al sur occidente guatemalteco, vive su compleja historia Francisca L. P. quien a sus 13 años, ya experimentó el dolor de dar a luz a trillizos.

Su historia de tragedia comienza en su lugar de nacimiento en Momostenango. El año pasado un vendedor de dulces la violó y quedó embarazada. Los medios locales que han difundido la historia, entre estos GuateTeve y Publinews, dan cuenta que el sujeto no ha sido capturado.

Sin embargo, tienen claro lo que sucedió después con la pequeña Francisca.

Su precaria condición de vida, junto a sus 7 hermanos, no le permitió recibir un control prenatal durante la gestación de sus trillizos, sobre todo en el cuerpo prematuro de una niña biológicamente no preparada aún para semejante tarea.

La hora del alumbramiento se presentó el 5 de mayo pasado. Ni siquiera fue llevada a un hospital. Una comadrona-o partera- del pueblo asistió su parto pero lo que vendría después sería aún más complicado.

Los neonatos pesaron 2 libras-cerca de un kilogramo- y dos de estos fueron trasladados de emergencia a un hospital de la zona. 25 días después, murieron por su bajo peso y desnutrición, misma que padecen Francisca y el niño sobreviviente del triple parto.

El pequeño necesita oxígeno y debe ser llevado constantemente al hospital, en medio de la pobreza de una familia que ha sufrido producto de un delito por el que no hay castigo contra el culpable.

La Hora | Guatemala
La Hora | Guatemala

Violación y separación familiar

La de Francisca, es una historia recurrente pero con distintos escenarios en Guatemala.

Otra Francisca, fue víctima a su corta edad de violación y afronta las consecuencias con un embarazo y la separación de su familia.

María Francisca J. B. de 13 años, oriunda de Huehuetenango, vive actualmente en un refugio para menores, pero antes había sido abusada sexualmente y embarazada por su padre, un hombre de 65 años.

Al conocer su caso, las autoridades determinaron que su madre, una mujer con problemas mentales no podía cuidar de ella, ni de su otro hermano, además de su recién nacido hijo, por lo que tuvieron que separarlos.

Publinews | Guatemala
Publinews | Guatemala

Por si los casos emblemas no fueran suficientes, la siguiente historia en la localidad de Quiché, Zacualpa, nos dice a gritos que no.

Estefany Cux, de 13 años, fue violada por su padrastro de 38 años, quien al hacerse público el delito cometido y sus consecuencias, huyó del lugar sin que se sepa su paradero.

Había algo peor, para complicar la trama. La contagió de sífilis y por ende su hijo adquirió la enfermedad al nacer.

La pequeña madre está en riesgo de perder la visión y su hijo tiene pocas probabilidades de vida.

Las negras cifras de embarazos en Guatemala

El observatorio en Salud Sexual y Reproductiva, OSAR, reportó el embarazo de 51 mil 100 niñas, adolescentes y jóvenes, entre 10 y 19 años durante el primer semestre del 2018.

Esta organización que acompaña a niñas víctimas de violación y embarazos, asegura que los departamentos con mayor incidencia son: Huehuetenango con 7 mil 088 casos; Alta Verapaz, 5 mil 889; Guatemala, 4 mil 961 embarazos; Quiché, 3 mil 851 y Petén 3 mil 149.

Representantes de OSAR, destacaron avances en un programa denominado Ruta de Atención, destinado a niñas, menores de 14 años, que han sufrido abusos sexuales.

Sin embargo, señalan que hay otras iniciativas gubernamentales que no están rindiendo frutos, en una nación en la que la prevención es clave para evitar que sigan aumentando las cifras de este delito.

Segundo Enfoque
Segundo Enfoque

Proyecto de ley para interrumpir embarazo en niñas violadas

Se trata de una iniciativa en el congreso guatemalteco, que está dando de que hablar, en una sociedad que pide justicia y acciones concretas cuando los casos descritos anteriormente salen a la luz.

Uno de los artículos establece que, las niñas de 14 años, o que tengan menos que esa edad, puedan recibir asistencia médica para interrumpir su embarazo producto de un abuso sexual. El artículo 7 de esta moción, que sería adherido al 173 del Código Penal guatemalteco, establece que no hay sanción punible para los que en el sistema de salud, den paso a la interrupción con esas características.

Congreso de Guatemala
Congreso de Guatemala

El proyecto de ley ha sido denominado “Ley para la protección integral, acceso a la justicia, reparación digna y transformadora a las niñas y adolescentes, víctimas de violencia sexual, explotación sexual y trata de personas.”

Su extenso nombre, es proporcional a los beneficios de la propuesta, según sus promotores. Sin embargo, las redes sociales en Guatemala y países vecinos, ya están dando de que hablar, entre los que consideran una iniciativa acertada y los que aseguran que debe preponderar la protección a la vida.

En tanto, los casos que reporta OSAR, de las dos Franciscas y Estefany, quien debe llevar a su sobreviviente hijo al hospital, esperan por justicia, sin victimización.

La Hora | Guatemala
La Hora | Guatemala
Tendencias Ahora