Internacional
Martes 29 mayo de 2018 | Publicado a las 17:36
Huelga de camioneros brasile√Īos muestra debilidad del gobierno de Michel Temer
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La crisis de desabastecimiento provocada por una huelga de camioneros en Brasil expuso la fragilidad del gobierno y descolocó a los partidos políticos, aunque todavía es prematuro prever su impacto en las elecciones de octubre, estiman analistas.

La sorpresa provocada por la r√°pida extensi√≥n del movimiento se acrecent√≥ con la negativa a aceptar los acuerdos alcanzados entre los gremios y el gobierno, en centenares de bloqueos donde ten√≠an gran popularidad las consignas favorables a una “intervenci√≥n militar”.

“Los camioneros se encuentran frente a un gobierno muy fr√°gil, muy vulnerable. El gobierno mostr√≥ capacidades limitadas de reacci√≥n, con muchas vacilaciones”, dijo a la Agence France-Presse el analista pol√≠tico Carlos Pereira, de la Fundaci√≥n Get√ļlio Vargas.

Después de subestimar el movimiento, el gobierno del presidente conservador Michel Temer creó un gabinete de crisis y acabó cediendo a numerosas reivindicaciones, incluida una reducción del precio del diésel, que será subvencionada por el Tesoro.

En el Palacio de Planalto admiten que esta huelga tuvo un dise√Īo log√≠stico capaz de cortar el flujo de cargas en puntos esenciales como refiner√≠as y aeropuertos.

Los bloqueos disminu√≠an este martes y el abastecimiento empezaba a normalizarse, pero a√ļn persisten paralizaciones promovidas, seg√ļn el ministro de Seguridad Ra√ļl Jungmann, por empresas distribuidoras que quieren desestabilizar al gobierno.

Las autoridades investigan la presencia de grupos pol√≠ticos “infiltrados” entre los camioneros. Una acusaci√≥n respaldada por organizaciones sindicales.

“No son los camioneros los que est√°n en huelga. Hay un grupo muy fuerte (…) de personas que quieren derrocar el gobierno”, dijo Jos√© da Fonseca Lopes, presidente de la Asociaci√≥n Brasile√Īa de Camioneros (Abcam).

Gobierno “zombi”, “moribundo”

Para el polit√≥logo Mauricio Santoro, de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ), las concesiones del gobierno “pueden funcionar a corto plazo, pero van a generar un problema fiscal, un problema de recursos en el presupuesto p√ļblico”.

Hará falta evaluar también el desgaste político que provocará, a cuatro meses de las elecciones presidenciales y legislativas de octubre.

En los corredores del Congreso, aliados del gobierno cuestionan la credibilidad de Temer para llegar hasta el fin de su mandato, el 1¬ļ de enero de 2019, en caso de que la situaci√≥n empeore, seg√ļn Folha de S. Paulo.

Denunciado por corrupción en dos ocasiones, Temer consiguió congelar la apertura de investigaciones negociando partidas presupuestarias y cargos a cambio de votos en el Congreso. Así, gastó prácticamente todo su capital político, opina el politólogo André César, de la consultora Hold.

“Llegamos a un punto en que el gobierno Temer no tiene m√°s nada que ofrecer. Terminar√° su mandato extremamente debilitado (…), un zombi en Planalto”, afirm√≥ Cesar.

“El gobierno de Temer es un gobierno moribundo, que (…) perdi√≥ la capacidad de coordinaci√≥n y de interferencia positiva que presentaba al comienzo de su gesti√≥n, cuando ten√≠a un perfil reformista y victorioso”, opin√≥ tambi√©n Pereira.

Temer subi√≥ al poder en 2016, tras la destituci√≥n de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, acusada por el Congreso de manipular las cuentas p√ļblicas.

Elecciones y polarización

Con la clase política desmoralizada por los escándalos y la economía recuperándose de forma muy lenta, la huelga de los camioneros despertó cierta simpatía entre la población.

La huelga “muestra una vez m√°s el gran nivel de descontento, de rabia y eso tiende a beneficiar en las elecciones a candidatos con discursos m√°s radicales”, opin√≥ Mauricio Santoro.

Y resucita el fantasma de las protestas de 2013, cuando millones de brasile√Īos salieron a las calles para exigir la mejora de los servicios p√ļblicos y mostrar su descontento con el gobierno.

La huelga evidenció además el fuerte activismo de grupos de ultraderecha que piden una intervención de las Fuerzas Armadas para moralizar la política, una bandera delicada en un país que vivió más de dos décadas bajo un régimen militar (1964-1985).

El gobierno rest√≥ importancia a esos movimientos, alegando que salen de las cavernas “del siglo pasado”, y descart√≥ cualquier tentaci√≥n golpista en las Fuerzas Armadas.

Santoro prefiere no subestimar esas voces, incentivadas “por la ausencia de un l√≠der pol√≠tico moderado, comprometido con valores √©ticos, que presente alternativas”.

El diputado Jair Bolsonaro, un nost√°lgico declarado del r√©gimen militar y segundo en las intenciones de voto, trat√≥ de tomar distancia de esos grupos. La idea de un golpe “no me pasa por la cabeza ni pasa por la cabeza de ning√ļn general”, asegur√≥ en una entrevista publicada este martes por Folha de S.Paulo.

Los partidos que integran la coalición de gobierno criticaron los bloqueos, en tanto que dos partidos de izquierda dieron su respaldo al movimiento, en respuestas enviadas al diario O Globo.

Manuela D’avila, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), consider√≥ que los camioneros libran una lucha “justa”.

Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), matiz√≥ su apoyo, separando “la protesta leg√≠tima de los camioneros” de “los due√Īos de empresas de transportes que regatean exenciones fiscales y de oportunistas de ultraderecha que defienden una intervenci√≥n militar”.

URL CORTA: http://rbb.cl/kb4q
Tendencias Ahora