Internacional
Esposa de un tripulante de submarino argentino: "Me acabo de enterar de que soy viuda"
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“No nos dejen solos”, fue la desgarradora s√ļplica lanzada por Jessica Gopar a los argentinos. Pero ella ya sabe que estar√° sola, sin su “primer amor” y marido, Fernando Santilli, uno de los 44 tripulantes del submarino desaparecido que sufri√≥ una explosi√≥n en el Atl√°ntico Sur.

Ambos de 35 a√Īos, hace 13 que Jessica y Fernando est√°n juntos desde que se conocieron en una playa de Mar del Plata, la ciudad portuaria donde viven y apostadero del submarino “ARA San Juan”, tragado por el mar. Desde el mi√©rcoles 15 nada se sabe.

Ella nació en el balneario de Necochea, 100 km más al sur de Mar del Plata, ciudad donde un verano conoció a Fernando, venido desde Mendoza, una ciudad al pie de la cordillera de los Andes.

Esta mujer en√©rgica se mantuvo esperanzada a lo largo de la √ļltima semana de angustiosa espera, hasta este jueves cuando, intuyendo algo malo, acudi√≥ a la base naval de Mar del Plata, para conocer las novedades.

“Vine por primera vez a la base y me acabo de enterar que soy viuda”, dijo entre sollozos a los periodistas que esperaban en la entrada del recinto naval, frente al mar, a 100 metros del casino de oficiales, lugar de reuni√≥n de los familiares.

Jessica llora porque su marido, ese hombre al que califica de “maravilloso” y al que esperaba el domingo pasado, no volver√° m√°s a casa para disfrutar y ver crecer a su hijo, St√©fano, que cumpli√≥ un a√Īo el 5 de noviembre, y al que tanto les cost√≥ tener, seg√ļn cuenta ella.

El cabo principal electricista Santilli “fue mi gran amor, estuvimos siete a√Īos de novio, seis de casados y tenemos un hijo, St√©fano, que nos cost√≥ mucho que Dios nos mandara”, cont√≥.

St√©fano aprendi√≥ a decir “pap√°” durante su ausencia, relat√≥ en una conmovedora carta que d√≠as atr√°s public√≥ en Facebook, cuando la esperanza dominaba a√ļn la escena.

“Hoy tiene que ser ese d√≠a” del rescate, se ilusionaba en la misiva dirigida “a Fernando”.

“Hola Fernando. No s√© qu√© estar√° pasando en tu calma o en tu desesperaci√≥n. Ac√° cada d√≠a se hace m√°s duro. Hay momentos de esperanza y otros de mucha congoja”, describ√≠a Jessica en la carta a su esposo.

Fotos de la pareja sonriente y del cabo principal Santilli junto al ni√Īo, ilustran el portal de “Jessica Jeko Gopar”. Yendo m√°s atr√°s, est√°n las fotos del festejo del primer cumplea√Īos del ni√Īo, al que el pap√° no pudo asistir por estar en traves√≠a en alta mar.

La √ļltima vez que se vieron fue el 17 de octubre, antes de que se embarcara en un viaje que hizo escala en Ushuaia, en el extremo sur de Argentina,
desde donde se comunic√≥ por √ļltima vez antes de salir al mar de regreso a casa.

Sue√Īo de mar

Cuando dej√≥ el paisaje monta√Īoso andino para recalar en Mar del Plata, Santilli so√Īaba con estar en la Armada (Marina de Guerra), siguiendo los pasos de un t√≠o.

“A √©l le gusta la Armada. Entr√≥ en 2002, estuvo navegando, estuvo en un barco que le asignaron. y estuvo luego haciendo la carrera de submarinista. Es electricista en el submarino”, cont√≥ su madre, Silvia Santilli, d√≠as atr√°s.

Nacido en Palmira, una peque√Īa ciudad mendocina de 20.000 habitantes, adonde no volv√≠a desde hace tres a√Īos, Fernando es el mayor de cuatro hermanos.

Su hermana Giselle, de 33 a√Īos, lo defini√≥ como una persona “alegre y optimista, responsable y que ama lo que hace”.

El primer destino de este marino fue un barco en Bah√≠a Blanca (sur), para luego ser trasladado a Mar del Plata, donde finalmente lleg√≥ al “ARA San Juan”.

“Nunca hab√≠a viajado en submarino y nunca un viaje tan largo (de varios d√≠as). Una vez fue a Francia a buscar un barco pero fueron en avi√≥n, no hizo un viaje tan largo”, relat√≥ la hermana a radio Mitre-Mendoza.

Seg√ļn Giselle, la misi√≥n del submarino era “dispersar barcos pesqueros extranjeros que est√°n diezmando los recursos (marinos) del pa√≠s”.

Tendencias Ahora