Tecnología
Miércoles 14 noviembre de 2018 | Publicado a las 15:00 · Actualizado a las 16:46
Científicos descubren la mayor Supertierra cercana a nuestro Sistema Solar
Por Camilo Suazo
La información es de Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Científicos anunciaron el descubrimiento de la mayor Supertierra cercana a nuestro Sistema Solar. Su nombre es Barnard b y tiene al menos tres veces la masa de nuestro planeta.

El importante hallazgo -en el cuál participó el astrónomo de la Universidad de Chile, James Jenkins- será publicado en la próxima edición de la Revista Nature.

Recordemos que en 2016 se descubrió Proxima b, el exoplaneta en zona habitable más cercano a la Tierra.

‚ÄúLo recuerdo como si fuera ayer. Pr√≥xima b est√° a 4,2 a√Īos luz de nuestro hogar, encontrarlo fue un hito dentro de la disciplina. Fue un honor formar parte del grupo internacional que lo hall√≥‚ÄĚ, explic√≥ Jenkins, acad√©mico del Departamento de Astronom√≠a FCFM de la Universidad de Chile.

Tan lejos y tan cerca

‚ÄúPor Supertierra entendemos a todo planeta terrestre extrasolar cuya masa var√≠e entre una y 10 veces la masa de nuestro planeta. Pr√≥xima b tiene 1,2 veces la masa de la Tierra, por lo que aunque no muchos lo mencionen s√≠ se le puede considerar una Supertierra. Con el hallazgo de Barnard b las cosas se vuelven mucho m√°s n√≠tidas, ya que tiene al menos tres veces la masa de nuestro hogar c√≥smico‚ÄĚ, indic√≥ el tambi√©n investigador del Centro de Excelencia en Astrof√≠sica y Tecnolog√≠as Afines CATA.

IEEC/Science-Wave ‚Äď Guillem Ramisa
IEEC/Science-Wave ‚Äď Guillem Ramisa

‚ÄúDespu√©s de un cuidadoso an√°lisis, estamos seguros al 99% de que el planeta est√° ah√≠, pues es la explicaci√≥n que mejor encaja con nuestros observaciones. El resultado de este esfuerzo es uno de los conjuntos de datos m√°s grandes y exhaustivos jam√°s usado para estudios precisos de velocidad radial, acumulando en total m√°s de 700 observaciones‚ÄĚ, asegur√≥ Ignasi Ribas, investigador principal del descubrimiento y miembro del Instituto de Estudios Espaciales de Catalu√Īa.

Barnard b est√° a tan s√≥lo 6 a√Īos luz de distancia de nosotros en la constelaci√≥n de Ofiuco. ‚ÄúNo debemos olvidar lo inmensa que es la V√≠a L√°ctea, y este hallazgo lo estamos haciendo en el ‚Äėpatio trasero‚Äô de la nuestra vecindad solar. Infelizmente la tecnolog√≠a de viajes espaciales a√ļn no nos acompa√Īa y nos tomar√≠a varios miles de a√Īos en llegar all√° con los motores espaciales contempor√°neos‚ÄĚ, sostuvo el Doctor Jenkins.

Los datos duros

Barnard b es un descubrimiento de larga data, tom√≥ 18 a√Īos de observaciones y para encontrarlo se utilizaron diversos instrumentos y t√©cnicas astrof√≠sicas.

Dos de sus protagonistas fueron el telescopio cazador de planetas CARMENES, un espectr√≥grafo situado en Calar Alto (Espa√Īa) y el tambi√©n espectr√≥grafo HARPS, ubicado en el observatorio de La Silla, del Observatorio Europea Austral ubicado en la regi√≥n de Coquimbo, entre otros.

El planeta en cuestión demora 233 días en dar la vuelta a la estrella Barnard, la cuarta en distancia más cercana a la Tierra (la primera es Próxima Centauro y la segunda y tercera son Alfa Centauro A y B, respectivamente), y es el primero exoplaneta en ser hallado con la técnica de velocidad radial alrededor la estrella de Barnard.

IEEC/Science-Wave ‚Äď Guillem Ramisa
IEEC/Science-Wave ‚Äď Guillem Ramisa

La estrella de Barnard es la estrella solitaria más cercana al Sol y es la segunda después del Sistema Estelar triple de Alfa Centauro.

‚ÄúMi rol en esta investigaci√≥n fue ayudar en el proceso de confirmaci√≥n del Barnard b a trav√©s de un c√≥digo de an√°lisis inform√°tico que bautizamos EMPEROR, el que dise√Īamos en conjunto con uno de mis estudiantes de pregrado, su nombre es Pablo Pe√Īa. No fue f√°cil lograr estos resultados, pero hoy est√° claro que vali√≥ la pena‚ÄĚ, enfatiz√≥ Jenkins.

El siguiente paso ‚Äúes confirmar al 100% que Barnard b est√° ah√≠ donde lo encontramos, midiendo sus caracter√≠sticas y as√≠ buscar cu√°ntos exoplanetas lo est√°n acompa√Īando. En el futuro cercano, vamos a tratar de observarlo directamente, usando la pr√≥xima generaci√≥n de instrumentos‚ÄĚ, concluy√≥ Jenkins.

Para mayor información, puedes ingresar en este enlace de la revista Nature.

Tendencias Ahora