Internacional
Abuelas de Plaza de Mayo ubican a nieto 119, que se reencontrar√° con su madre tras 38 a√Īos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Madre e hijo se reencontrar√°n este martes en Buenos Aires luego de haber sido separados hace 38 a√Īos por la dictadura argentina (1976-1983) cuando ella dio a luz en cautiverio y fue liberada dos a√Īos despu√©s sin saber nada m√°s de su hijo, el nieto 119 que recupera la organizaci√≥n Abuelas de Plaza de Mayo.

Ambos se reencontrarán a instancias de la asociación humanitaria que anunció este lunes el hallazgo de este nieto, robado al nacer por la dictadura, informó a la Agencia AFP una fuente de la entidad.

“He conversado en estos d√≠as con mi madre, que est√° rememorando momentos muy duros y me cuenta que recuper√≥ la libertad despu√©s de dos a√Īos de cautivero pero siempre amenazada para que mantenga silencio sobre lo ocurrido”, dijo Mario Bravo a la FM Renacer sobre su propia historia.

Mario vive en la provincia de Santa Fe y su madre en Tucumán (al norte de Argentina), desde donde viajó a la capital argentina para reencontrarse con su hijo.

Los detalles sobre la filiación y las circunstancias de su nacimiento serán dados a conocer por Abuelas de Mayo en una conferencia de prensa el martes por la tarde.

“Ma√Īana voy a saber no todo, pero mucho m√°s”, dijo Mario sobre su propia historia.

Ella, cuya identidad no se dio a conocer, lleg√≥ este lunes a Buenos Aires tras un largo viaje en autob√ļs “porque le tiene p√°nico a los aviones”, dijo su hijo.

“Habl√© por primera vez con ella el lunes pasado. Ella revive todo, el temor tambi√©n, es l√≥gico, ac√° no est√°n todos presos todav√≠a”, explica Mario.

Su madre le cont√≥ por tel√©fono “cosas desgarradoras. Me dijo ‘yo ahora escucho tu voz y cuando naciste lo √ļnico que escuch√© fue tu llanto, no sab√≠a si eras var√≥n o nena’”.

Seg√ļn explic√≥, tiene hermanas mayores y por protegerlas su madre guard√≥ silencio sobre lo ocurrido una vez liberada. Su padre sigue desaparecido.

“Ma√Īana va a ser especial, desde el lunes que quedamos que nos √≠bamos a encontrar ella cuenta los minutos, los segundos que faltan para volverme a ver”, dijo este hombre padre de dos hijos.

Sobre su familia biológica sabe que tiene dos hermanas mayores y cuatro hermanastros menores.

“Mis hermanas mayores eran beb√©s cuando la secuestraron, una termin√≥ en un orfanato y la otra con una vecina hasta que ella qued√≥ en libertad. Despu√©s rehizo su vida y ahora tiene cuatro hijos m√°s”, dijo.

Sobre la historia de sus padres dice conocer poco y nada.

“No se bien c√≥mo es, no me comentaron nada. Ella ha vivido una atrocidad”, dice Mario como si √©l fuera ajeno a la tragedia.

Seg√ļn relat√≥, intu√≠a que pod√≠a ser hijo de desaparecidos y por eso se acerc√≥ en 2007 a la organizaci√≥n humanitaria.

“Pero nunca imagin√°s que vas a encontrar a tu mam√° viva… es un caso √ļnico. Esperemos, Dios quiera, haya otros casos como el m√≠o”, dijo.

Tendencias Ahora