Internacional
Vaticano abre juicio por filtraci√≥n de documentos en medio de acusaciones de “Inquisici√≥n”
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Vaticano abre este martes un juicio contra cinco personas, entre ellas dos periodistas italianos y un cura espa√Īol, acusadas ‚Äč‚Äčde divulgar documentos confidenciales sobre la malversaci√≥n de fondos y el despilfarro en la Santa Sede.

El juicio se llevará acabo en la sala del tribunal del Vaticano ante la presencia de la prensa y concluirá al término de unas pocas audiencias.

Los dos periodistas, Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, autores de sendos libros sobre la corrupci√≥n en la Curia Romana, lanzados el 5 de noviembre pasado, han sido acusados ‚Äč‚Äčde “divulgaci√≥n il√≠cita” de documentos confidenciales.

Se trata de la primera vez que el Estado m√°s peque√Īo del mundo procesa a dos periodistas, lo que ha sido calificado por la prensa italiana de “nueva Inquisici√≥n”.

Adem√°s de los periodistas ser√° juzgado el prelado espa√Īol Lucio √Āngel Vallejo Balda, de 54 a√Īos, la consultora italiana Francesca Immacolata Chaouqui, de 34 a√Īos, y un colaborador de Vallejo, Nicola Maio, de 37 a√Īos, a quienes se les acusa de haber formado una “asociaci√≥n criminal organizada” con el fin de divulgar noticias y documentos que afectan los intereses de la Santa Sede.

La divulgaci√≥n de documentos reservados “contra la seguridad del Estado” es un delito introducido por el papa Francisco en julio del 2013 y es castigado con una pena de 4 a 8 a√Īos de c√°rcel.

Vallejo Balda, miembro del Opus Dei, que fue secretario de la extinta Comisi√≥n de Estudio sobre la Organizaci√≥n de las Estructuras Econ√≥micas – Administrativas de la Santa Sede (COSEA), de donde proviene la mayor parte de los documentos difundidos, es el √ļnico de los acusados que se encuentra desde el 2 de noviembre bajo detenci√≥n en una celda dentro del Vaticano.

Los dos libros destaparon casos de corrupción, despilfarro y malversación en la Curia Romana y se basan en documentos, grabaciones, correos electrónicos, actas de reuniones y fotos sustraídos de las oficinas del Vaticano.

Al contrario de cuando estall√≥ en 2012 el esc√°ndalo de ‘Vatileaks’, bajo el pontificado de Benedicto XVI, los documentos no fueron robados del escritorio del pont√≠fice por su mayordomo, sino que provienen de las personas designadas por el mismo papa Francisco para reformar las finanzas.

El mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabriele, fue sentenciado a 18 meses de prisión tras lo cual fue indultado por el mismo pontífice antes de renunciar al cargo.

Nuzzi, periodista televisivo, es el mismo autor de “Su Santidad: las cartas secretas de Benedicto XVI”, un libro que recoge las cartas personales del pont√≠fice robadas por su exmayordomo. En esa ocasi√≥n, Nuzzi no fue enjuiciado porque entonces ese delito no exist√≠a en el C√≥digo Penal vigente en el Vaticano.

Ninguna ley protege la prensa

La Organizaci√≥n para la Seguridad y la Cooperaci√≥n en Europa (OSCE), de la que la Santa Sede es miembro, pidi√≥ el lunes al Vaticano que retire los cargos contra los periodistas, aduciendo que tienen el derecho de cubrir temas de inter√©s p√ļblico y de proteger sus fuentes.

Después de negarse la semana pasada a comparecer ante la policía del Vaticano, Nuzzi anunció el lunes en un comunicado que asistirá a la audiencia a pesar de que el Vaticano no tiene leyes que garanticen la libertad de prensa y protejan las fuentes.

“Filtrar documentos es algo constante en toda democracia”, se defendi√≥ Fittipaldi, de la revista L’Espresso, quien tambi√©n comparecer√°.

“Pens√© que iban a investigar a los acusados de actividades delictivas, no a las personas que denuncian los delitos”, coment√≥ en una conferencia de prensa.

Tendencias Ahora