Internacional
Presidente sirio viaja a Mosc√ļ para agradecer ayuda militar rusa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente sirio se entrevist√≥ el martes en Mosc√ļ con su hom√≥logo ruso Vladimir Putin, a quien le agradeci√≥ la intervenci√≥n militar rusa en Siria, en su primer viaje oficial al exterior desde el inicio de la guerra civil.

La visita sorpresa de Al Asad, anunciada en Mosc√ļ y confirmada por Damasco tras el regreso del mandatario sirio a su pa√≠s, tuvo lugar cuando comienza la cuarta semana de bombardeos rusos.

La entrevista subrayó la determinación de Rusia de apoyar a Siria y al presidente Al Asad, al que las imágenes difundidas por el Kremlin muestran sonriente y distendido.

“Me gustar√≠a agradecer una vez m√°s al pueblo ruso su apoyo a nuestro pa√≠s y expresar la esperanza de que venceremos al terrorismo”, dijo Al Asad, seg√ļn la prensa rusa.

“De no haber sido por las acciones de Rusia, el terrorismo se habr√≠a propagado por la regi√≥n, se habr√≠a apoderado de un territorio a√ļn m√°s grande”, agrego.

Al Asad y Putin se entrevistaron cara a cara en el Kremlin y luego cenaron juntos en compa√Ī√≠a de los principales ministros de la seguridad y la diplomacia rusas.

Estaban presentes los ministros rusos de Defensa, Serguei Choigu, y Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, y los jefes del Consejo de Seguridad ruso, Nikola√Į Patrushev, y del contraespionaje (SVR), Mijail Fradkov.

“A pedido suyo hemos aportado una valiosa ayuda al pueblo sirio en la lucha contra el terrorismo”, dijo Putin.

“Las operaciones a√©reas rusas en Siria se llevan a cabo en el marco del derecho internacional”, dijo Al Asad, seg√ļn la agencia siria de noticias SANA.

Ambos presidentes coincidieron en que despu√©s de las operaciones militares debe haber un “proceso pol√≠tico”.

“Estamos dispuestos a hacer cuanto podamos no s√≥lo en la lucha contra el terrorismo sino tambi√©n en el proceso pol√≠tico”, le dijo Putin a Al Asad.

“Obviamente, todos entienden que cualquier acci√≥n militar requiere los consiguientes pasos pol√≠ticos”, respondi√≥ Al Asad.

Una soluci√≥n pol√≠tica del conflicto es posible “con la participaci√≥n de todas las fuerzas pol√≠ticas, √©tnicas y religiosas” del pa√≠s, record√≥ el mandatario ruso.

“La √ļltima palabra sobre la soluci√≥n del conflicto en Siria la debe tener el pueblo sirio”, insisti√≥ Putin.

Turqu√≠a reaccion√≥ con iron√≠a a la visita de Al Asad a Mosc√ļ, pero al mismo tiempo reafirm√≥ cierta evoluci√≥n en su posici√≥n con respecto a una soluci√≥n del conflicto.

“Si Al Asad pudiera quedarse por mucho tiempo en Mosc√ļ” eso “permitir√≠a a su pueblo recuperar y comenzar un per√≠odo de transici√≥n”, dijo el primer ministro Ahmet Davutoglu.

Sin embargo, Davutoglu dijo que una transici√≥n pol√≠tica en Siria debe encontrar una “f√≥rmula que garantice la partida” de Al Asad.

“No se trata de una de transici√≥n con Al Asad, pero es necesario un per√≠odo que garantice su partida”, agreg√≥ Davutoglu.

Por otra parte, Putin destacó la importancia que tiene para la seguridad rusa la intervención en Siria.

“No podemos permitir que gente de la antigua Uni√≥n Sovi√©tica con experiencia militar y entrenada por los terroristas en Siria aparezca en el territorio de la Federaci√≥n de Rusia”, dijo Putin.

“Un m√≠nimo de 4.000 personas de la antigua Uni√≥n Sovi√©tica luchan contra las tropas gubernamentales de Siria”, agreg√≥.

Tras la visita de Al Asad, una delegación parlamentaria rusa viajará el jueves a Siria.

Sigue la ofensiva del régimen

En el terreno, el ej√©rcito sirio continuaba su ofensiva en las provincias centrales de Homs y Hama y en la norte√Īa Alepo.

Esas ofensivas provocaron el éxodo de unas 100.000 personas en esas provincias, afirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Estados Unidos, que bombardea al Estado Isl√°mico desde hace m√°s de un a√Īo, y Rusia firmaron el martes un memorando para impedir incidentes entre aviones de ambos pa√≠ses en el cielo sirio, lo que va a facilitar el apoyo a√©reo ruso a las fuerzas sirias.

El conflicto sirio, que se desencadenó en marzo de 2011, causó la muerte de más de 250.000 personas, cuatro millones de exiliados y siete millones de desplazados dentro del país.

Tendencias Ahora