Notas
Liberaron al primer ministro libio que había sido secuestrado por ex rebeldes
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El primer ministro libio, Ali Zeidan, fue liberado este jueves despu√©s de que una brigada de ex rebeldes lo secuestrara y detuviera durante horas, seg√ļn ellos por “orden de la fiscal√≠a”, indic√≥ el Ministerio de Relaciones exteriores.

Zeidan “ha sido liberado. Pero no disponemos a√ļn de informaciones detalladas sobre las circunstancias de su liberaci√≥n”, indic√≥ a la AFP el jefe de la diplomacia libia, Mohamed Abdelaziz, sin ofrecer m√°s detalles.

El portavoz del gobierno, Mohamed Kaabar, confirm√≥ la liberaci√≥n de Zeidan, insistiendo en decir que el primer ministro “fue liberado y no puesto en libertad” por sus secuestradores, dando a entender que se llev√≥ a cabo una operaci√≥n para liberarlo, inform√≥ la agencia libia Lana.

Kaabar asegur√≥ que Zeidan se encontraba “en buen estado”.

Poco antes, el viceprimer ministro libio, Al Seddik Abdelkarim, hab√≠a calificado el secuestro de “acto criminal” y hab√≠a se√Īalado que el gobierno “no ceder√≠a al chantaje de nadie”.

Durante la ma√Īana, el gobierno libio hab√≠a informado en un comunicado que el primer ministro fue “llevado a un lugar desconocido, por razones desconocidas, por un grupo” de hombres que ser√≠an ex rebeldes.

Poco despu√©s, la C√©lula de Operaciones de Revolucionarios de Libia confirm√≥ su autor√≠a y afirm√≥ haber “detenido” al primer ministro por “orden de la fiscal√≠a”.

Zeidan fue detenido en aplicaci√≥n de los art√≠culos relativos a los “cr√≠menes y delitos perjudiciales para el Estado” y para “la seguridad del Estado”, afirm√≥ esa brigada, que depende de los ministerios de Defensa e Interior aunque de forma no oficial.

Por su parte, el consejo de ministros indic√≥ en su p√°gina Facebook que “no estaba al corriente de una suspensi√≥n de la inmunidad” del primer ministro ni de “ninguna orden de detenci√≥n”.

Londres y la OTAN condenaron rápidamente el secuestro e instaron a la liberación inmediata del primer ministro, al igual que el secretario general de la ONU Ban Ki-moon.

El primer ministro, de 63 a√Īos, fue secuestrado en el hotel Corinthia de Tr√≠poli donde reside, indic√≥ una fuente allegada al dirigente libio sin dar otras precisiones.

“Una importante cantidad de hombres armados entraron en el lugar muy temprano el jueves por la ma√Īana. Pero no entendimos lo que estaba pasando”, dijo a la AFP un empleado del hotel.

El secuestro tuvo lugar cinco días después de la captura en Trípoli del ciudadano libio Abu Anas al Libi por un comando estadounidense.

Esta operaci√≥n provoc√≥ la ira de grupos de ex rebeldes y de partidos pol√≠ticos, y puso en dif√≠cil situaci√≥n al gobierno libio, que la calific√≥ de “secuestro” y asegur√≥ no estar informado.

Las autoridades libias habían instado el martes a Estados Unidos a entregarles inmediatamente a Abu Anas al Libi.

Un d√≠a despu√©s de la operaci√≥n, la C√©lula de Operaciones Revolucionarias de Libia anunci√≥ en un comunicado un “estado de alerta m√°ximo frente (…) a los atentados a la soberan√≠a del pa√≠s por parte de los servicios secretos extranjeros”.

El grupo neg√≥, no obstante, cualquier tipo de relaci√≥n entre la “detenci√≥n” de Zeidan y la captura de Abu Anas, informaron varios medios.

Zeidan, calificado de liberal, ocupa el puesto de primer ministro desde hace un a√Īo.

Recientemente, varios diputados pidieron su destitución debido a sus enfrentamientos con los Hermanos Musulmanes libios.

Desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en octubre de 2011, las autoridades de transición apenas controlan los grupos de ex rebeldes, que combatieron el régimen anterior.

Agrupados en milicias armadas, estos ex rebeldes, encabezados por los islamistas, llenan el vacío en materia de seguridad dejado por un estado en fallida.

Las autoridades fracasaron hasta el momento en su intento de formar un cuerpo de policía y un ejército profesional, e incluso legitimaron a varias de estas milicias, a las que confiaron tareas en materia de seguridad.

Así, el Congreso General Nacional, la más alta autoridad del país, encargó recientemente a la Célula de Operaciones de Revolucionarios en Libia su despliegue en Trípoli para proteger la ciudad, frente a un aumento de la criminalidad.

Tendencias Ahora