Notas
Cuatro cosas que debes saber sobre las mentiras
Publicado por: Daniela Bravo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Algunos dicen que las mentiras blancas o piadosas no existen y que al omitir informaci√≥n tambi√©n se miente. Es as√≠ como los √ļltimos estudios revelan por qu√© el cerebro de los mentirosos es diferente o qu√© parte del cuerpo se enfr√≠a al mentir.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California del Sur, en Estados Unidos, descubri√≥ hace unos a√Īos que la estructura del cerebro de los mentirosos compulsivos es distinta de la de los honestos.

Seg√ļn indica el sitio Muy Interesante, los investigadores detectaron que los mentirosos compulsivos tienen en el l√≥bulo frontal del cerebro m√°s cantidad de sustancia blanca que de sustancia gris, en torno a un 22% m√°s.

En el estudio dado a conocer en el The British Journal of Psiquiatry, se se√Īalaron varias t√©cnicas para poder identificar cuando alguien est√° mintiendo.

El sitio Muy Interesante resumió las técnicas del estudio, que a continuación te dejamos.

- Cambios de temperatura en el rostro: Cuando una persona miente se produce un ‘efecto Pinocho’, debido al cual la temperatura de la punta de su nariz aumenta o disminuye. Tambi√©n asciende su temperatura corporal en la zona del m√ļsculo orbital, en la esquina interna del ojo, seg√ļn una investigaci√≥n realizada por la Universidad de Granda con ayuda de termograf√≠a, una t√©cnica basada en la detecci√≥n de la temperatura de los cuerpos .

- Los ojos enga√Īan: Aunque existe la extendida creencia de que el movimiento de los ojos de una persona puede revelar si est√° mintiendo, y en concreto que el movimiento de los ojos hacia la derecha mientras nos comunicamos indica falta de honestidad, un estudio publicado hace poco en PLoS ONE revela que esta idea es infundada. Seg√ļn Caroline Watt, de la Universidad de Edinmburgo, la idea carece de fundamento y ha quedado desmentida por sus experimentos.

Mentiras insanas: Decir la verdad mejora la salud f√≠sica y mental de las personas, seg√ļn un estudio titulado “Ciencia de la Honestidad”. Por t√©rmino medio, se estima que un norteamericano miente 11 veces cada semana. En los experimentos con m√°s de un centenar de personas, Antita E. Kelly y sus colegas de la Universidad de Notre Dame comprobaron que si se les ped√≠a que redujeran el n√ļmero de mentiras, transcurridas diez semanas su salud f√≠sica y mental hab√≠a mejorado notablemente.

- El est√≥mago detecta mentiras: Los cambios en la fisiolog√≠a g√°strica podr√≠a proporcionar un m√©todo mejor que los pol√≠grafos cl√°sicos para distinguir quien miente de qui√©n dice la verdad, esto seg√ļn un estudio de la Universidad de Texas que ha identificado un v√≠nculo directo entre el actor de mentir y el aumento de las arritmias g√°stricas.

Tendencias Ahora