Notas
La marea de la historia se est√° volviendo un tsunami
Publicado por: Ruperto Concha
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Barack Obama prest√≥ su juramento para iniciar su segundo per√≠odo como presidente de Estados Unidos. Muy poco se pareci√≥ esta ceremonia, comparada con la que hace cuatro a√Īos solemniz√≥ su victoria y sus promesas de corregir los atroces errores de su predecesor George W. Bush.

De hecho, hace 4 a√Īos se agolp√≥ una multitud de casi dos millones de personas entusiasmadas e ilusionadas. Ahora las primeras estimaciones dicen que la concurrencia fue como la cuarta parte. Y tambi√©n, por supuesto, fue much√≠simo menos lo que se presupuest√≥ como gastos de festejo. De hecho, en estas solemnidades se presupuest√≥ un gasto que es menos de la cuarta parte de los 20 millones de d√≥lares que, seg√ļn el diario The Nation, de Washington, gastaron el presidente Obama y su familia, en sus √ļltimas vacaciones en Hawaii.

Si pudiéramos percibir el andamiaje de noticias de estos tiempos, comparándolo con el que se estaba produciendo en 1912, y también en 1936, vemos que hay similitudes ostensibles. Que el mundo, cuando la Primera y la Segunda Guerra Mundial se estaban haciendo inminentes, presentaba síntomas muy, muy similares a los que ahora presenciamos.

Las potencias económicas aumentaron cada vez más su agresividad por el control de las fuentes de materias primas y energéticas, y de las vías de transporte comercial, a la vez que se esforzaban por avanzar tecnológicamente y elevar su producción industrial.

¬ŅPodr√≠a China ganar una Tercer guerra mundial?… Claramente no. Por la sencilla raz√≥n de que en una guerra as√≠, nadie, absolutamente nadie podr√≠a ganar. Los perdedores ser√≠amos todos, tanto los protagonistas como los mirones. Tanto los culpables como los inocentes, considerando entre los inocentes a los que fueron demasiado tontos para darse cuenta de lo que se ven√≠a.

Escucha la crónica completa de Ruperto Concha a continuación:

Tendencias Ahora