Notas
Director Zuckermann y la Sinfónica ofrecen un concierto alegre y colorido en Santiago
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Sólo ocho meses después de su exitoso debut en Chile, Ariel Zukermann retornó a la capital, para dirigir un concierto alegre y colorido junto a la Orquesta Sinfónica de Chile (OSCH), que estuvo a gran altura en las tres obras ofrecidas, con excelentes aportes de los solistas de sus cuatro familias de instrumentos.

El joven y talentoso m√ļsico israelita, actual director titular de la prestigiosa Orquesta de C√°mara de Georgia, es uno de los conductores j√≥venes m√°s solicitados de su generaci√≥n y desarrolla una interesante carrera internacional. En esta nueva actuaci√≥n con la OSCH dirigi√≥ un repertorio compuesto por las obras Tanzwalzer de Ferruccio Busoni; Capricho italiano de Piotr Ilich Tchaikovsky y la suite Petrouchka de Igor Stravinsky.

Las presentaciones en el Teatro Universidad de Chile partieron con Tanzwalzer del m√ļsico italiano Ferrucio Busoni, un ni√Īo prodigio de la m√ļsica que compuso esta “reflexi√≥n musical sobre la decadencia del vals vien√©s, como formato y moda, as√≠ como una revisi√≥n de la experiencia de un g√©nero y sus aspectos estil√≠sticos deserrpe√Īados por Strauss y Lanner”.
En esta pieza, Zuckermann y sus m√ļsicos brindaron una interpretaci√≥n impecable.

Luego vino el Capricho Italiano (Caprice Italien), que fue escrito en 1880 a ra√≠z de un viaje que hizo Tchaikovsky a Roma, precisamente en √©poca de Carnaval. Esta composici√≥n, de corte juvenil, alegre y muy vivaz, basada en melod√≠as populares italianas, est√° construida en cuatro tiempos. Al tener una orquestaci√≥n m√°s pobre de lo que el compositor ruso hab√≠a acostumbrado a p√ļblico y cr√≠tica, esta pieza fue considerada como algo menor y lleg√≥ a ser despreciada por algunos. Sin embargo, la ra√≠z sencilla de su inspiraci√≥n no es √≥bice para que el compositor haya sabido imprimir una sentida belleza y un verdadero caudal de melod√≠as. Tambi√©n aqu√≠ la Sinf√≥nica respondi√≥ en plenitud y los sones llegaron comn fluidez a un p√ļblico muy receptivo.

Petrouchka, la obra central de la presentación, fue una cátedra de buen gusto y permitió el lucvimiento total de la orquesta, con destacados solistas en sus cuatro familias de instrumentos. A nuesrtro entender, lo mejor fueron las maderas, seguidas a corta distancia por los bronces, la percusión y las cuerdas y, muy especialmente, la participaci{on del conocicido concertista en piano, Luis Alberto Latorre, figura especial en esta sobresaliente presentación.

La obra relata la historia de tres mu√Īecos que m√°gicamente cobran vida. Ellos son el desdichado Petrouchka, la bailarina a la que ama, y el moro que se la disputa, cre√°ndose el tr√≠angulo amoroso.

Stravinski imaginó primero el títere en una pieza para piano y orquesta, y más tarde comprendió que había que darle aquel nombre tan ruso y que evocaba tantas cosas. Diaghilev le convenció para convertir aquello en un ballet con la ayuda de Alexander Benois.

‚ÄúAl componer la m√ļsica, ten√≠a en mente la clara imagen de un t√≠tere, al que s√ļbitamente se le confiere la vida, exasperando la paciencia de la orquesta con diab√≥licas cascadas de arpegio. A su vez, la orquesta toma su represalia con amenazadores estallidos de trompeta‚ÄĚ, escribi√≥ Stravinsky en sus Cr√≥nicas de mi vida.

Zuckermann desarrolla actualmente una intensa actividad musical que incluye la realizaci√≥n de conciertos y grabaciones con la Filarm√≥nica Bayerische, Orquesta Sinf√≥nica de Basilea, Orquesta Sinf√≥nica de Luzerner, Rundfunkorchester M√ľnchner, Wien Radio-Symphonieorchester, WDR Sinfonieorchester K√∂ln, Orquesta Filarm√≥nica de Gran Canaria, Orquesta de C√°mara de Munich Z√ľrcher y el Collegium Bach, as√≠ como la Orquesta de KBS Radio Se√ļl, las orquestas de Israel, la Filarm√≥nica de Belgrado y Bremen, la Filarm√≥nica Nacional de Hungr√≠a, la Filarm√≥nica Checa, la Filarm√≥nica de Praga y Sinf√≥nica Nacional danesa.

En Chile anteriormente hab√≠a sido destacado por los cr√≠ticos de m√ļsica como un director de nivel internacional por su ‚Äúmusicalidad, gesto claro, e intuici√≥n para enfrentar con √©xito obras nuevas y una batuta muy capaz “.

Tendencias Ahora