Notas
Pedalear este invierno: un aporte de quíntuple resultado positivo
Publicado por: Winko Franz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ad portas a un nuevo invierno es inevitable pensar que tendremos una vez más episodios de contaminación ambiental, producidos por las emanaciones de gases desde fuentes fijas y móviles. El fenómeno de inversión térmica, agravado por las malas condiciones de ventilación de la cuenca de Santiago, hacen de nuestra capital, junto a Temuco, las dos ciudades más contaminadas de Chile.

Junto a esto conocemos bien cuáles serán las consecuencias y repercusiones sobre el medio ambiente y la salud de la población: enfermedades respiratorias y obstructivas y la conocida lluvia ácida, entre otras tantas.

A su vez, son diversas las medidas preventivas y las soluciones a mediano plazo, que lanza el gobierno para mitigar los impactos de los episodios de contaminación. A saber, restricción vehicular de automóviles no catalíticos y catalíticos, fiscalización a industrias y chimeneas domiciliarias y anuncios en el aumento de la cobertura de áreas verdes, etc.

Hace poco un diputado present√≥ una propuesta para aumentar en tres las l√≠neas del metro, entre las que propuso crear una ruta paralela a la actual L√≠nea 1 para desatocharla y motivar a√ļn m√°s su uso. Plante√≥ tambi√©n un sistema de tarificaci√≥n vial en zonas de alta concentraci√≥n de veh√≠culos y un subsidio de reconversi√≥n desde la estufa a le√Īa a gas y de nuevo, creaci√≥n de m√°s parques. En fin grandes soluciones, grandes costos para todos.

En el intertanto, el parque automotriz crece en el pa√≠s cerca de un 8 % al a√Īo, y ya es com√ļn ver a personas que viajan diariamente solas, en un solo auto, a sus lugares de trabajo. Esto agudiza los problemas de tiempo y eficiencia en los desplazamientos. Cada a√Īo aumentan los atochamientos, que hoy, dicho sea de paso, ya no s√≥lo son eventos indeseables en horarios punta, sino que a toda hora y en todo lugar.

Santiago en febrero, por ejemplo, ya no es lo que era hace un par de a√Īos, descongestionado, una ciudad agradable y amigable para desplazarse.

Entre tanto, la población persiste en descansar en el cumplimiento sólo de la normativa ambiental vigente, endosando las responsabilidades individuales a las políticas, marcos regulatorios y autoridades con competencia en estos temas y culpando al gobierno de turno por la mala planificación urbana, falta de fiscalización y regulaciones de mercado incompatibles con una vida saludable en la ciudad.

¬ŅQu√© hacer entonces para evitar esta problem√°tica urbana, llegar a la hora al trabajo, tener m√°s calidad de vida familiar y gozar de m√°s salud y de paso, contribuir a la descontaminaci√≥n de nuestra ciudad?, ¬Ņpodemos hacer algo que nos ayude a combatir estos males propios de las grandes urbes centralizadas?

La respuesta es s√≠ y si bien es m√°s simple y barata de lo que parece, requiere de un compromiso personal que se traduce en una sola palabra: ‚Äúpedalear‚ÄĚ.

Cada d√≠a son m√°s y diversos los personajes capitalinos que decidieron bajarse del autom√≥vil y el trasporte p√ļblico, cuando las condiciones lo permiten, no s√≥lo para optimizar sus tiempos de desplazamientos, sino que tambi√©n para hacer ejercicio pensando en su salud personal, contribuir a descongestionar las calles y la contaminaci√≥n de Santiago, y de paso realizar un verdadero aporte a la econom√≠a familiar. En suma un ‚Äúqu√≠ntuple resultado positivo‚ÄĚ, con la simple acci√≥n de movilizarse en bicicleta.

Winko Franz

Winko Franz

Hoy en d√≠a su uso ya no est√° asociado a un estatus social como anta√Īo, recordando el ya c√°sico ‚Äú¬°c√≥mprate un auto perico!‚ÄĚ de los ‚Äô80. No es nada raro ni pintoresco ver a altos ejecutivos, elegantes, de cuello y corbata, montando sofisticadas bicicletas plegables por las ciclov√≠as de la capital; a estudiantes secundarios y universitarios pasar raudos en modelos m√°s econ√≥micos para llegar a tiempo a clases; o a los cl√°sicos maestros de la construcci√≥n o jardineros, quienes se las ingenian para transportar sus herramientas.

Este medio de transporte ya no distingue clases sociales. Todos van por la misma ruta del ‚Äúqu√≠ntuple resultado positivo‚ÄĚ, que dicho sea de paso es una contribuci√≥n para todos en la ciudad, que algunos denotan al portar el cl√°sico ‚Äúletrerito‚ÄĚ blanco y negro en el tapabarros trasero que reza: ¬°un auto menos!, que cuando lo veo digo: ‚Äúmenos mal, un auto menos‚Ķ, gracias amigo‚ÄĚ.

Winko Franz es Licenciado en Ciencias Ambientales y Paisajista de la Universidad Central de Chile, Diplomado Experto en Gesti√≥n Ambiental Urbana de la Universidad Nacional del Centro del Per√ļ, Diplomado en Estrategias para la Conservaci√≥n de la Biodiversidad y Diplomado en Gerenciamiento de Organizaciones No Lucrativas, ambos de la Universidad Tecnol√≥gico de Monterrey de M√©xico; y Diplomado en Participaci√≥n Ciudadana y Gesti√≥n Ambiental de la Universidad Alberto Hurtado.

Con 11 a√Īos de experiencia en gesti√≥n ambiental participativa actualmente es Director de Proyecto de Fundaci√≥n Casa de la Paz.

Tendencias Ahora