Notas
Strauss-Kahn reclamó inmunidad diplomática al ser arrestado
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El ex director del FMI Dominique Strauss-Kahn aleg√≥ sin √©xito inmunidad diplom√°tica cuando fue arrestado por el presunto intento de violaci√≥n de una empleada de hotel en Nueva York, seg√ļn transcripciones policiales reveladas este jueves.

Las transcripciones, difundidas por la fiscal√≠a, se√Īalan que cuando Strauss-Kahn estaba siendo conducido por la polic√≠a de su asiento de primera clase en un vuelo de Air France hacia Par√≠s el 14 de mayo, algunas de sus palabras fueron: “Tengo inmunidad diplom√°tica”.

El Fondo Monetario Internacional, del cual Strauss-Kahn luego renunció como director gerente, dijo días después de su arresto que la inmunidad no se aplicaba al caso porque él se encontraba en Nueva York por asuntos personales.

La primera transcripción del informe de siete páginas revela una conversación telefónica a las 15H42 -menos de cuatro horas después de cometer el supuesto delito sexual- entre Strauss-Kahn y el empleado del sector de objetos perdidos del hotel en la que dice que se dejó olvidado su teléfono celular.

Veinte minutos m√°s tarde, a las 16H03, Strauss-Kahn llam√≥ de nuevo y dijo: “Quiero hablar con la persona que me est√° trayendo el tel√©fono. ¬ŅCu√°ndo llegar√°n? Estoy en la sala de Air France, por favor ll√°menme a este n√ļmero”.

A las 16H40, presumiblemente a bordo del avi√≥n, el acusado pregunt√≥ a un detective policial vestido de civil: “¬ŅTiene usted mi tel√©fono celular?”

Pronto se dio cuenta que estaba tratando con agentes de la polic√≠a y cuando se le pidi√≥ que se fuera con ellos pregunt√≥: “¬ŅPara qu√©?”. A lo que el detective le respondi√≥: “Ahora no es el momento ni el lugar para discutir”.

Cinco minutos despu√©s, ya en la puerta, el sargento Raymond DiLena le dijo a Strauss-Kahn: “La Polic√≠a de Nueva York necesita hablar con usted acerca de un incidente en un hotel en la ciudad”. No hubo respuesta.

A las 17H00, Strauss-Kahn se encontraba en una comisaría en el aeropuerto. Allí se le pidió vaciar sus bolsillos y poner todo sobre la mesa.

Cuando lo esposaron pregunt√≥: “¬ŅEs necesario?” “S√≠, lo es”, fue la respuesta. Y Strauss-Kahn dijo: “Tengo inmunidad diplom√°tica”.

“No est√° en este pasaporte, tengo un segundo pasaporte”, a√Īadi√≥. “¬ŅPuedo hablar con alguien del consulado franc√©s? ¬ŅQu√© est√° pasando?”.

Luego, en el camino hacia la comisaría especializada en crímenes de carácter sexual en Harlem, Strauss-Kahn dijo que tenía que hacer una llamada para comunicar que no iba a estar presente en una reunión al día siguiente.

“Estas esposas est√°n apretadas”, a√Īadi√≥.

Un poco m√°s tarde, en la comisar√≠a, un agente dijo a Strauss-Kahn: “En este pa√≠s tiene derecho (a un abogado, ndlr) si lo quiere, ignoro si tiene alg√ļn estatus diplom√°tico”.

“No, no, no. No estoy tratando de usar eso, s√≥lo quiero saber si necesito un abogado”, dijo el ex director del FMI. “Usted decide”, respondi√≥ el polic√≠a.

M√°s tarde el detective Steven Lane le pregunt√≥ si quer√≠a hablar. “Mi abogado me dijo que no hablara. Estaba por hacerlo”, respondi√≥ Strauss-Kahn.

La sentencia m√°xima de los siete cargos de los que se lo acusa, entre ellos forzar a una persona a mantener sexo oral, intento de violaci√≥n y abuso sexual en primer grado, suma 74 a√Īos y tres meses en prisi√≥n, seg√ļn los documentos de la acusaci√≥n.

Tendencias Ahora