Notas
Masacre de migrantes plantea desafío a estrategia mexicana contra el crimen
Publicado por: Felipe Delgado
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La masacre de 72 emigrantes en el noreste de México, seguida de cinco ataques con explosivos y el asesinato de un alcalde, revela el poderío de los cárteles de la droga, su capacidad para desestabilizar y obligará al gobierno a replantear su estrategia de lucha, estiman expertos.

Esta escalada de violencia en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados unidos, se extendió a una ciudad vecina en el estado de Veracruz con siete muertos en choques entre militares y pistoleros del narcotráfico.

Estas acciones constituyen un desaf√≠o a la ofensiva contra los carteles que lanz√≥ en diciembre de 2006 el presidente Felipe Calder√≥n. Desde esa fecha se han reportado m√°s de 28.000 muertos, de los cuales un 80% -seg√ļn la versi√≥n oficial- son miembros de los siete carteles que act√ļan en el pa√≠s.

“Ante todo lo ocurrido el gobierno deber√≠a replantearse si su estrategia es la correcta”, dice Jos√© Reveles, investigador y autor de varios libros sobre los carteles en M√©xico.

La masacre de migrantes en Tamaulipas fue cometida seg√ļn un sobreviviente por Los Zetas, un grupo de ex militares que en los a√Īos 90 se convirtieron en pistoleros del cartel del Golfo.

Desde febrero Los Zetas se enfrentan en el noreste de M√©xico con sus antiguos jefes, pero tambi√©n han incursionado en otras zonas del pa√≠s donde mantienen violentos pulsos con al menos otras tres organizaciones mafiosas, seg√ļn un dossier entregado el fin de semana por el gobierno.

Los Zetas “controlan zonas de Tamaulipas en las que establecieron un ‘estado delictivo’ con la imposici√≥n de ‘impuestos’ en forma de cobro por protecci√≥n o ‘derecho de piso’”, se√Īala Javier Oliva, catedr√°tico de la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico e investigador del tema del narcotr√°fico.

A fines de junio, el candidato favorito para ganar la gobernación Tamaulipas fue asesinado en un ataque de pistoleros, una semana antes de las elecciones regionales.

Jorge Bustamante, relator de la ONU para los derechos humanos de los emigrantes, va m√°s all√° y cree que la situaci√≥n en Tamaulipas muestra que M√©xico tiene un “serio problema de gobernabilidad”.

Lo que ha ocurrido en Tamaulipas acerca cada vez m√°s a M√©xico a “la imagen de un Estado fallido que el gobierno se ha empe√Īado en negar”, dijo Bustamante a periodistas mexicanos.

La batalla por el dominio de las rutas entre los Zetas y el cartel del Golfo se ha concentrado este a√Īo en el estado de Tamaulipas y en su vecino Nuevo Le√≥n, ambos fronterizos con Estados Unidos.

“Los Zetas ganaron fuerza y dijeron: ‘ya no vamos a ser sicarios, vamos a ser los due√Īos del negocio’. Controlan otras actividades delictivas no porque necesiten dinero o hayan sido debilitados, lo hacen por su creciente poder, por ‘control de plaza’”, dice Reveles.

Los narcotraficantes “a√ļn no tienen suficiente dinero o las armas para atacar instalaciones militares y lanzan entonces granadas en zonas civiles”, explica Oliva.

Antes de la masacre de migrantes, la zona se había visto sacudida por la explosión de tres coches bomba y las denuncias sobre crecientes amenazas y desapariciones de periodistas, avaladas por organismos como la Sociedad Interamericana de Prensa.

Pero en la √ļltima semana, tras el descubrimiento de la matanza, la violencia escal√≥ a niveles m√°s altos.

El domingo fue asesinado el alcalde del poblado de Hildalgo, mientras que desde el viernes se registraron al menos cinco explosiones contra sedes policiales y un canal de televisión en tres ciudades de ese estado que dejaron más de 15 heridos.

Los combates entre bandas de pistoleros y entre estos y miembros del ejército y la policía federal se han vuelto habituales, incluso en ciudades como Monterrey, capital de Nuevo León y que con 4 millones de habitantes es uno de los polos industriales del país y sede de varias transnacionales.

Tendencias Ahora