Notas
El legado de Woodstock est√° en debate 40 a√Īos despu√©s
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los hippies de Woodstock quer√≠an cambiar el mundo con flores, drogas, paz y amor, hasta que el mundo termin√≥ cambi√°ndolos. Para aquellos que asistieron al festival de rock en Bethel al norte de Nueva York -del 15 al 16 de agosto de 1969- el evento anunciaba el advenimiento de una nueva era. Se defin√≠an como la “Naci√≥n Woodstock”.

Pero la euforia del ayer se convirti√≥ hoy en resaca, porque 40 a√Īos despu√©s no queda claro si Woodstock logr√≥ cambiar algo.

El profesor de periodismo de la Universidad Quinnipiac, Rich Hanley, dice que el festival marc√≥ en realidad el fin -y no el principio-de la revoluci√≥n de los 60 y la contracultura. “En 1971, ya todo hab√≠a terminado. Las protestas cesaron. La generaci√≥n Woodstock sali√≥ a buscar trabajo y el trabajo puso fin a la diversi√≥n” se√Īal√≥ el profesional.

Seg√ļn Hanley, “los hippies ahora se convirtieron en republicanos, perdieron el pelo y cambiaron el consumo de LSD por el de Viagra”

El Director del Museo de Woodstock de Bethel, Wade Lawrence, dice que la generación de las flores no tuvo que esperar demasiado antes de volver a la realidad. Menos de 4 meses después de Woodstock, en diciembre de 1969, un concierto similar organizado en el autódromo de Altamont en California terminó en una violenta y alucinada batalla campal.

Woodstock dej√≥, en todo caso, un legado que va m√°s all√° de la m√ļsica y de los pantalones acampanados. Ir√≥nicamente, el resultado m√°s palpable fue la apropiaci√≥n de la m√ļsica rock por las empresas como fuente de ingresos. Los conciertos pasaron de reuniones improvisadas a operaciones que generan grandes sumas de dinero. (AFP)

Tendencias Ahora