Nacional


Caminante del desierto relata noche en que fue torturado y arrojado al mar en Antofagasta

Ignacio James | Facebook
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Desconocidos secuestrarontorturaron por cerca de 10 horas y arrojaron al mar a un hombre en Antofagasta. La víctima identificado como Ignacio James, es más conocido como caminante del desierto, luego que en 2014 realizara una gran travesía por cinco meses, en protesta por los derechos de las personas con discapacidad.

El reloj marcaba las 22:00 horas del 07 de junio, cuando un automóvil rojo interceptó a Ignacio de 52 años en el sector centro-alto, a sólo metros de su casa. El conductor del vehículo bajó el vidrio y le preguntó por una dirección, instante en el que un tercer individuo abrió la puerta y lo encañonó para que ingrese al automóvil.

“Al negarme, el sujeto me insultó de manera agresiva e ingresé al vehículo. Ahí me percaté que eran cuatro los individuos dentro, uno de ellos menor de edad, todos de nacionalidad colombiana”, detalló el caminante, aún con angustia.

Ignacio es un orgulloso discapacitado, quien bajo el eslogan por las ganas de vivir, caminó por cinco meses desde Antofagasta hasta Santiago, en forma de protesta para que las demandas de las personas con algún grado de discapacidad sean escuchadas. James viajó con la intención de hablar con la presidenta Michelle Bachelet, sin embargo desde La Moneda le dieron una cita para cuatro meses después, encuentro que nunca se concretó. Tras su travesía, se transformó un agente activo por la causa en la zona norte, despertando el cariño y admiración de la comunidad.

Ignacio James | Facebook
Ignacio James | Facebook

El caminante continúa el relato, detallando que una vez que ingresó al automóvil vivió “10 horas de terror al sentirme vulnerado por ser amenazado de muerte”. Los sujetos le quitaron su mochila, allí guardaba su notebook, celular y billetera.

Según narra James, los secuestradores transitaban bajo el efecto del alcohol y estupefacientes, y condujeron con rumbo a las tomas que están en el sector norte de la ciudad, donde lo obligaron a descender del automóvil para que les facilite las claves de los aparatos electrónicos.

La víctima define al menor de los asaltantes como el más violento, quien le habría puesto una bolsa de basura en la cabeza en al menos tres oportunidades, torturándolo así, por más de una hora. El conductor, quien actuaba como líder del grupo, le pedía al adolescente que no deje huellas del ataque, ya que eso podría agravar al delito, cuenta la víctima.

Pese a los hostigamientos y golpes, James explica que “no quise entregar las claves por que ellos podían utilizar la información para extorsionar a mi familia”.

Los secuestradores al percatarse que Ignacio no les entregaría la información que solicitaban, lo metieron dentro del maletero del vehículo. “Al interior del móvil había una pala, picotas y unas balas de pistola, lo cual yo escondí una como posible prueba por si quedaba con vida“, declaró el hombre. James recuerda que los sujetos transitaron por caminos de tierra y asfalto por largas horas, en las que la sensación de angustia nunca lo abandonó.

Pero el viaje tenía fin, y cerca de las 06:00 horas su momento había llegado. Ignacio recuerda que cuando salió del maletero del automóvil y antes de abrir los ojos, escuchó el sonido del mar, lo que claramente daba cuenta de lo que iba a suceder.

“Me obligaron a sacarme los zapatos y los lanzaron al agua, lo mismo hicieron con mis bastones ortopédicos. Los dos más grandes, de 1.80 metros aproximadamente, me tomaron y lanzaron al mar”, relata Ignacio, quien en la oscuridad logró ver como los sujetos elevaban sus armas de fuego y disparaban al aire para intimidarlo.

Archivo| BBCL
Archivo| BBCL

La víctima que -recordemos- tiene discapacidad, debió nadar en el gélido mar, focalizar sus energías para no desorientarse y así, lograr llegar a orilla.

Pero pese a su enérgico eslogan, Ignacio cuenta que en la travesía no lograba hallar un punto seguro para salir del mar, ya que la costa de Antofagsata es rica en roquerío. Sin embargo, pudo llegar a puerto tras grandes esfuerzos.

“A pesar del fuerte oleaje en la zona y con un clima malo, logré asirme a una roca y salí por mis propios medios, me di cuenta que había estado dos horas en el mar y ya tenía hipotermia porque mis manos ya tenían una leve rigidez”, declaró.

Lamentablemente con llegar a la orilla, su trágica jornada aún no finalizaba. “Aferrado a un muro de contención del sector solicité ayuda a cuatro personas que trotaban por el lugar y no me asistieron, lo mismo le pedí a dos ciclistas, que llamaran a Carabineros, pero tampoco solidarizaron conmigo. Como pude me subí al muro y me tire al sector del pavimento, pedí ayuda a la gente que estaba en el sector y tampoco logreé resultado, a los pocos minutos pasaron dos máquinas que trabajan en el sector y el operador del mini cargador se devolvió a prestarme auxilio, también lo hizo un operario de una retroexcavadora”, cuenta impactado aún por la frialdad de quienes lo vieron ahí, tendido, agotado, usando las últimas energías que quedaban.

Uno de los trabajadores llamó a la ambulancia y el otro corrió a pedir auxilio. A los momentos llegó un supervisor de la Asociación Chilena de Seguridad, instante en el que James cuenta que “me sacó la chaqueta y la polera, me frotó el cuerpo y se sacó su chaqueta y me abrigó con ella”, continúa con su relato, ya con tono más calmado.

Según detalló el suboficial Sergio Olivares, tras la alerta de las personas que auxiliaron a James, trasladaron al hombre ya con claros síntomas de hipotermia, hasta el Hospital Regional de Antofagasta. Ignacio aún guardaba la bala que ocultó en el maletero del vehículo, y se la entregó a Olivares mientras se dirigían al centro asistencial.

Una vez en el hospital, a Ignacio le pusieron bolsas con suero caliente por todo el cuerpo, para tratar que rápidamente genere calor. Desde el centro asistencial aseguraron que si James se hubiera demorado un poco más en llegar a orilla, hubiera sufrido una descompensación, lo que finalmente le provocaría la muerte.

Tras ser asistido por el equipo médico, Ignacio realizó la denuncia pertinente. “Testigo de los hechos, no tengo, ni sospechas en personas determinadas. La presente denuncia es sólo para dejar constancia de lo que viví”, da cuenta el parte ante Fiscalía.

Carabineros en tanto, informó que los antecedentes recopilado fueron dispuestos ante el Ministerio Público para que se desarrolle la investigación que permita determinar cómo ocurrieron los hechos y la identidad de los autores del secuestro y tortura que afectó este martes al actor social, Ignacio James, quien se mantiene bajo supervisión médica.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados