Internacional
Sábado 07 abril de 2018 | Publicado a las 19:08 · Actualizado a las 21:25
Lula se entrega a la polic√≠a para cumplir condena de 12 a√Īos por corrupci√≥n
Publicado por: Valentina González La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El expresidente brasile√Īo Luiz In√°cio Lula da Silva se entreg√≥ este s√°bado a la polic√≠a para empezar a cumplir una pena de m√°s de 12 a√Īos de c√°rcel por corrupci√≥n.

Lula, de 72 a√Īos, sali√≥ a pie del Sindicato de Metal√ļrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el estado de Sao Paulo, donde estaba atrincherado desde hac√≠a dos d√≠as, para subir a un veh√≠culo de la Polic√≠a Federal, que parti√≥ escoltado por una caravana de otros coches, mostraron im√°genes a√©reas de TV Globo.

El convoy se dirige hacia el aeropuerto de Congonhas; desde all√≠, Lula deber√≠a ser trasladado a Curitiba (sur), a menos de una hora de vuelo, donde debe pasar su primera noche en una celda especial de 15 metros cuadrados, con ba√Īo privado.

Previamente, unas decenas de simpatizantes de su fuerza política, el Partido de los Trabajadores (PT), le habían impedido salir de la sede del sindicato, dando lugar a tensas escenas.

El anuncio de su detenci√≥n fue recibido con bocinazos en barrios de Sao Paulo y de otras ciudades brasile√Īas.

Lula anunci√≥ su intenci√≥n de entregarse unas horas antes, al final de una misa frente a la sede sindical, en memoria de su esposa fallecida el a√Īo pasado.

El expresidente fue condenado como beneficiario de un apartamento ofrecido por la constructora OAS a cambio de facilidades de contratos en Petrobras.

“Voy a cumplir la orden de c√°rcel (…) y cada uno de ustedes se transformar√° en un Lula”, afirm√≥ el exmandatario de izquierda (2003-2010), que se proclama inocente, desencadenando un clamor un√°nime de “¬°Soy Lula! ¬°Soy Lula!”.

“Moro minti√≥ al decir que esa apartamento era m√≠o”, clam√≥, y atribuy√≥ su condena al prop√≥sito de evitar el regreso de la izquierda al poder en las elecciones de octubre, para las que aparece como favorito en los sondeos.

“Hace mucho tiempo que so√Ī√© que era posible gobernar este pa√≠s incluyendo a millones de personas pobres en la econom√≠a, en las universidades, creando millones de empleos”, proclam√≥, antes de ser sacado en andas del cami√≥n de sonido sobre el cual se hab√≠a improvisado una capilla.

“Ese es el crimen que comet√≠ (…). Y si fuera por ese crimen, de colocar a negros en la universidad, de que los pobres puedan comprar un auto, viajar en avi√≥n, seguir√© siendo un criminal”, areng√≥ desde la cima del cami√≥n, acompa√Īado por dirigentes de partidos de izquierda y de Dilma Rousseff, su sucesora y heredera pol√≠tica, destituida en 2016 por el Congreso.

Relevo generacional de la izquierda

Lula trató de alentar a sus partidarios, rodeándose de jóvenes candidatos de otros partidos de izquierda y reafirmando un programa de defensa de los derechos sociales y de las empresas nacionales. Pero los ánimos no daban para ver demasiado lejos.

“Con Lula preso estamos todos presos”, dijo Adriana Macedo, una profesora de 54 a√Īos de Campinas (Estado de Sao Paulo).

“Siento mucha tristeza. Este es el fin de una era de conquistas sociales“, coment√≥ con los ojos humedecidos Renato Silva, un profesor de historia, de 30 a√Īos.

La detenci√≥n de Lula es un nuevo cap√≠tulo de la crisis pol√≠tica brasile√Īa, marcada por la destituci√≥n de Rousseff en 2016 y por una ola de acusaciones de la Operaci√≥n Lava Jato, liderada por Moro, que destap√≥ una gigantesca red de sobornos enquistada en el aparato estatal.

El actual presidente, el conservador Michel Temer, fue denunciado dos veces por la Fiscalía por corrupción y obstrucción a la justicia, pero la Cámara de Diputados, con decenas de legisladores investigados, bloqueó las investigaciones.

En Curitiba

La policía de Curitiba decidió alinear barreras de agentes y de vehículos para mantener separados por unos 30 metros a partidarios y adversarios del exmandatario de izquierda (2003-2010), cuando este llegue a la ciudad.

Algunas decenas de manifestantes antilulistas se congregaron allí por la tarde.

“Estamos aqu√≠ para mostrar que no queremos m√°s impunidad. El pueblo despert√≥”, dijo Thais Taques, una recepcionista de 33 a√Īos. “Lula se burla del pueblo. Fueron muchos a√Īos de corrupci√≥n, y miren c√≥mo est√°n la seguridad p√ļblica, la salud, la educaci√≥n”, agreg√≥ la mujer, que vest√≠a una camiseta con la imagen del diputado de ultraderecha Jair Bolsonaro.

URL CORTA: http://rbb.cl/ju63
Tendencias Ahora