Vida Actual
Domingo 28 abril de 2019 | Publicado a las 14:27
Trenzado artificial: 7 cosas que debes saber antes de hacerte el exótico peinado de moda
¿Encontraste algún error? Avísanos visitas

El trenzado es un peinado milenario: las egipcias lo lucían en sus pelucas, las africanas lo apegaban en sus cueros cabelludos (y aún lo hacen), y también forma parte característica de la cultura centroamericana y afroamericana.

Si bien en Chile algunas personas usaron el pelo trenzado en los 90, es en este último año cuando este estilo ha tomado más fuerza y colores (tal como vimos en Lollapalooza), volviéndose una tendencia -tanto en hombres como mujeres- el usar trenzas sintéticas o de extensión.

Así lo observa también Nataly Quintana, más conocida como Nataly Braids, una braider penquista con más de seis años de experiencia y muy instruida en las tendencias y cuidados relativos a este estilo: el trenzado urbano.

Nataly Braids
Nataly Braids

“Antes no cualquiera se hacía trenzas, era como un ‘símbolo’ que sólo algunos llevaban y se atrevían a hacerlo”, cuenta a BioBioChile y explica que existía más intriga en el peinado que reales interesados en hacérselo.

A pesar que varios se han atrevido a usar este peinado este último tiempo -tanto con braiders independientes o en salones-, aún existen muchas dudas respecto a sus materiales, cuidados y molestias. Al respecto, Nataly enumera 7 aspectos importantes que debes considerar antes de hacerte trenzas.

1. Debes preparar tu cabello

No suele ser común preparar el cabello antes de un trenzado; sin embargo, Nataly recomienda tomar algunas medidas, especialmente a quienes tienen el pelo dañado o delicado.

La joven recomienda aplicar tratamientos naturales de hidratación, algunos días antes, tales como: mascarillas, aceites naturales, como el de coco orgánico o aceite de oliva extra virgen. “En el caso del cabello teñido, este necesita algunos días de descanso porque suele quedar débil”, detalla.

También es importante que se prepare para su cita y no realice compromisos posteriores, puesto que un trenzado puede tardar varias horas.

2. Hay más de un material

Las trenzas sintéticas o de extensión se atan (a modo de trenzado) al cabello del cliente. Desde ese punto en adelante la extensión del pelo lucirá mucho más larga de lo que es, dependiendo del largo del trenzado. En tanto, el cliente no sólo deberá seleccionar el largo de sus trenzas, sino que también el material y color.

Nataly explica que existen tres tipos de materiales. El primero es hilo brillante, que es el más económico (entre 2 mil y 6 mil pesos por madeja) y que se puede adquirir en casi cualquier depósito de lanas.

Trenzas con hilo | Nataly Braids
Trenzas con hilo | Nataly Braids

“Se ve como pelo de seda”, señala Nataly Braids y destaca que, el que compra ella (algunas trenzadoras optan por que el cliente lo compre) no contiene químicos. “Algunas no son cuidadosas en este tema y no se preocupan de que si el hilo puede dañar el pelo al contraer químicos”, advierte y ejemplifica: “hay hilos de cera que cortan el pelo, componente que incluso algunos hilos de tejer tienen (hay marcas que sí lo permiten y otras no). Esa información aparece en la etiqueta”.

El segundo es el pelo de seda. “Por lo general, es liviano y tiene variedad de tonos (pasteles, flúor, grises, naturales y fantasía) y está hecho especialmente para trabajar con cabello”, detalla y explica que no tiene químicos y el color del material no se desgasta.

“El único contra es que no se puede reutilizar, a menos que la clienta desarme su trenzado con mucho cuidado y sepa guardarlo ordenado (en moños trenzados). No se puede peinar, ya que está compuesto de hebras de seda y se pueden arruinar”, dice y agrega que es más caro que el hilo, pero no tan costoso como el pelo sintético.

El kanekalon (o pelo sintético) es uno de los más solicitados por los clientes, sin embargo, también es el más costoso (suele costar el doble que un trenzado con hilo). Entre sus ventajas, Nataly destaca que es liviano y hay variación de tonos: naturales y fantasía, como también degradación de dos o tres, e incluso hasta cuatro tonos.

Trenzas de kanekalon | Nataly Braids
Trenzas de kanekalon | Nataly Braids

“No contiene químicos y visualmente logra pasar desapercibido con tu cabello si el trabajo está bien realizado, se puede reutilizar hasta 4 veces si es bien cuidado y se guarda en orden”, dice.

“Si la trenzadora tiene los implementos, se pueden hacer ondas en las puntas de las trenzas, selladas y así durar semanas (sólo cuando el pelo sintético es moldeable)”, detalla.

Además del precio, la braider señala que algunos contras del kanekalon son que, dependiendo de su marca y calidad, puede ser suave o áspero, o tieso -en ocasiones-.

3. Debe contar con un largo apto para las trenzas

Otro punto importante es el largo del cabello. Pues, mientras más largo, el material puede sostenerse por más tiempo. Al respecto, Nataly recomienda que “si es liso, lo ideal del largo (mínimo) sería 8 centímetros y, si es ondulado, rizado o afro, de 5 centímetros más o menos”.

4. Generalmente duele

Un aspecto poco conocido del trenzado es que puede provocar mucho dolor en algunas personas con el cuero cabelludo sensible. También depende la “mano” de su trenzador, puesto que si no es delicado (o jala muy fuerte desde la base del cabello), puede causar irritación.

Algunos clientes señalan que las partes cercanas al cuello son más dolorosas, aunque finalmente depende de cada persona.

En detalle Nataly dice que “si el caballo es delicado, suele doler hasta 4 o 5 días, pero si es ‘normal’ o resistente de uno a 2 días”.

5. ¿Cuánto dura?

Dependiendo del material, la duración puede variar entre tres semanas y tres meses. Respecto a la experiencia de Nataly, el hilo dura de tres a un mes; el pelo de seda de un mes a mes y medio; y el kanekalon entre un mes y tres meses.

Aún así, la joven explica que depende también de otros factores: grosor del pelo, tipo de pelo (liso, ondulado, afro) y frecuencia de lavado.

“Cuando el pelo es liso, el material que sea, se va resbalando de la raíz del pelo (ambas son) superficies lisas, en cambio cuando el pelo tiene volumen (ondulado, rizado o afro) dura mucho más en la raíz ya que tienen de qué sostenerse al estar apretadas y bien hechas”, explica y agrega que el cabello afro puede mantener hasta 4 meses un trenzado.

“También cuando el pelo crece demasiado el trenzado se va alejando del cuero cabelludo, en cambio cuando crece de manera más lenta dura más”, añade.

PxHere (CC0)
PxHere (CC0)

6. Lavado y secado

Un aspecto muy importante en los trenzados es su higiene. Nataly sostiene que las trenzas no necesitan más de 3 lavados por semana (como máximo) y se debe usar champú seco y aplicar aceites en caso de reacciones alérgicas. “Mientras más lavados, el trenzado se va soltando”, dice.

El hilo es el que más tiempo demora en secar (y suele pesar al contener la humedad), el pelo de seda y sintético tardan mucho menos.

“Es importante mantener un buen cuidado. Usar sólo champú diluido en agua o vinagre. No usar acondicionador y, muy relevante, secarlo bien después de cada lavado (se producen hongos y mal olor si almacena humedad)”, dice.

7. Descansar antes de trenzarte nuevamente

A pesar de la costumbre que puede generar usar trenzas, es importante dejar “descansar” el cuero cabelludo entre los trenzados. La braider recomienda un mínimo de 20 días después de quitar el trenzado (que es una tarea que requiere mucha paciencia, tiempo y dedicación).

“Si no descansa, la fuerza del trenzado puede que debilite o provoque caída del cabello”, dice.

¿Quieres trenzarte? Revisa aquí algunas ideas.

View this post on Instagram

🔥 Fire Braids 🔥

A post shared by Gen Brady (@braidaid) on

View this post on Instagram

Inner world, outer world. “We live in a “system” that tells us what to do, eat, think and be, a system that we are taught to rely on so much so that we begin to try and source our happiness, health, love, peace and hopes for a better life and world externally. This leaves us feeling empty and constantly consuming, seeking for the next new “thing” to fill the emptiness. When we are deeply stuck in this consumerist system it keeps our minds and bodies so distracted that we are forced to doubt and surrender our own power we each hold within. When you begin to question the “system” you surrender to your ego and start to take responsibility for your life by understanding that if all perceptions are nothing but mere reflections and knowing the laws of karma that you have to take back your life. If it is happiness you seek BE happy. If it is health you seek BE healthy. If it is love you seek BE the love. If it is peace you wish for then simply BE peaceful. You will soon see the world truly begin to shift around you. The journey begins by becoming aware of what is inside of us, this is when you begin to work on creating and manifesting your own reality that you choose to live in. You are the creator…” -[Daisy Thoughts]

A post shared by Daisy (@shardasia.schwass) on

Tendencias Ahora