Sociedad
Viernes 29 noviembre de 2019 | Publicado a las 09:55
El animal terrestre m√°s grande es un mosquito: las curiosidades sobre la fauna de la Ant√°rtica
Por Francisca Rivas
La información es de Agence France-Presse
visitas

A pesar de su inmensidad, la Ant√°rtica, cubierta de hielo y nieve al 99%, no es propicia para la fauna terrestre.

A excepción del hombre, considerado una especie no nativa, el animal terrestre más grande es un mosquito de 6 mm, el Belgica Antartica.

Sin embargo, la vida marina es muy variada y ofrece la diversidad más rica después de los arrecifes de coral.

Estas son las cinco cosas que hay que saber sobre la fauna de la Ant√°rtica.

Los ping√ľinos

El ping√ľino es, sin duda, el animal m√°s emblem√°tico del continente. Cuatro especies viven all√≠ durante todo el a√Īo: el ping√ľino de Adelia, el emperador, los ping√ľinos barbijo y los pap√ļa.

Estos √ļltimos son veloces bajo el agua. Su velocidad puede superar los 35 km/h, casi cuatro veces m√°s que la del nadador estadounidense Michael Phelps, el m√°s r√°pido del mundo (9,6 km/h).

En la pen√≠nsula, la poblaci√≥n de ping√ľinos pap√ļa tiende a aumentar cuando la de los de Adelia est√° en retroceso.

Los científicos lo explican por una diferencia de dieta. Los primeros tienen una alimentación variada (kril, calamar y pescado) mientras que los segundos dependen exclusivamente del kril.

Los ping√ľinos son el plato favorito de las focas que pueden tragar hasta 20 por d√≠a.

Paloma ant√°rtica

A pesar de su blancura inmaculada y enga√Īosa, el chionis (tambi√©n conocida como paloma ant√°rtica), es un p√°jaro migratorio carro√Īero.

Son conocidos como los “tachos de basura” de la Ant√°rtida, seg√ļn los cient√≠ficos. “Se comen el guano, las heces de los ping√ľinos, los peces y cualquier cosa que muera”, explica el ornit√≥logo Rebecca Hodgkiss.

Ballena azul

En la Ant√°rtida, la cadena alimenticia es generalmente muy corta y reposa mayormente en el kril, sin duda la biomasa m√°s abundante del planeta seg√ļn el instituto polar franc√©s.

El animal m√°s grande del mundo, la ballena azul, cuyo peso puede superar las 150 toneladas, se alimenta principalmente de estos diminutos camarones que, a su vez, se alimentan de fitoplancton.

“No hay ballenas sin fitoplancton”, afirma la bi√≥loga estadounidense Allison Cusick. Pero lo contrario tambi√©n es cierto. Ricos en hierro, los excrementos de ballena fertilizan el fitoplancton.

Una ballena azul, una de las ocho especies de ballenas que se encuentran en la Antártida, consume hasta 3,6 toneladas de kril por día.

Prohibidos los perros

Si bien ayudaron enormemente a Roald Amundsen en su conquista del Polo Sur en 1911, los perros son indeseables en la Ant√°rtida.

El Protocolo de Madrid sobre la protección del medioambiente, firmado ocho décadas después, en 1991, prohíbe la introducción de especies animales y vegetales no autóctonas.

El texto prevé que todos los perros ya presentes en esas regiones sean evacuados antes del 1 de abril de 1994.

Llevados a las Malvinas para varias semanas de adaptaci√≥n clim√°tica antes de su regreso a Gran Breta√Īa, los √ļltimos perros de trineo del British Antarctic Survey descubrieron all√≠ la hierba, las ovejas y los ni√Īos.

Especies invasoras

A pesar de los esfuerzos realizados, las especies invasoras son introducidas por el hombre y pueden competir con las especies locales.

El brit√°nico Peter Convey, especialista en ecolog√≠a terrestre de la Ant√°rtida, identific√≥ un centenar de ellas en los √ļltimos dos siglos. “99% de las especies invasoras vienen con los humanos”, cient√≠ficos y turistas, afirma.

En la mayoría de los casos se trata de plantas, pero también pueden ser microorganismos o insectos.

Las actividades humanas “tendr√°n, en realidad, un impacto mucho mayor en los ecosistemas ant√°rticos que el propio cambio clim√°tico”, concluyen Convey y su colega del British Antarctic Survey, Lloyd Peck, en un estudio publicado esta semana en la revista Science Advances.

Tendencias Ahora