Señor Director:

El Estado está priorizando el gasto en educación en contra de lo que dice la evidencia. En efecto, Chile distribuye sus recursos, en establecimientos estatales, un 18% más en estudiantes de educación superior que en niños que asisten a jardines infantiles y un 47% más que en escolares. Anualmente esto equivale a $2.763.178 por cada alumno de jardín, $2.218.785 por escolar y $3.252.535 por estudiante del nivel terciario.

Esto se contrapone con las decenas de estudios que muestran que la focalización del gasto en los más jóvenes genera un beneficio mucho mayor para ellos y para la sociedad. Tampoco se condice con lo que hacen los países de la OCDE, que, en promedio, invierten en igual medida en establecimientos estatales, independiente de la edad.

De cara a una nueva discusión presupuestaria, se hace necesario tener estos antecedentes presentes, en especial considerando las propuestas que buscan seguir aumentando los recursos en educación superior. Ha llegado la hora de que el Estado priorice y ponga realmente a los niños primeros en la fila.

Francisco Alessandri, investigador de Acción Educar.
Magdalena Vergara, directora ejecutiva de Acción Educar.