Opinión
Por el bien de Fiyi, menos carbón
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Al finalizar la cumbre clim√°tica con la presidencia de Fiyi, en Bonn, Alemania, millones de hogares del hemisferio norte est√°n empezando a encender sus estufas, cocinas, o calderas a le√Īa. La naci√≥n isla de Fiyi, uno de los pa√≠ses m√°s amenazados por el cambio clim√°tico pareciera no tener relaci√≥n con una simple estufa a le√Īa. Pero la realidad es que el acto hist√≥rico de hacer fuego y el destino de las islas est√°n √≠ntimamente ligados.

El problema es que la emisi√≥n de carbono negro (holl√≠n) de las estufas a le√Īa ineficientes, adem√°s del ya conocido CO2, metano, precursores de ozono, y otros contaminantes, son especialmente intensas en regiones cerca del √Ārtico, particularmente Suecia, Noruega y Alemania, o en otros pa√≠ses que obtienen su agua desde los glaciares como Chile y su cordillera de los Andes. Todos estos contaminantes calientan el clima, pero el carbono negro tiene un efecto mucho m√°s multiplicador. Esto es especialmente cierto cuando se deposita sobre la nieve y hielo, oscureciendo la superficie y acelerando el derretimiento.

Incluso peque√Īas cantidades de carbono negro pueden aumentar exponencialmente el derretimiento, como dijo la glaci√≥loga √°rtica Dra. Heidi Sevestre durante la COP23: ‚ÄúHemos visto que el hielo y nieve contaminada con carbono negro a niveles casi invisibles al ojo, se derriten mucho m√°s r√°pido‚ÄĚ. Pero, adem√°s, se puede transportar lejos. El carbono negro de la le√Īa de am√©rica del norte ha sido rastreado hasta Canad√° o Groenlandia; el de Europa en el oc√©ano √Ārtico hasta el Polo Norte.

El derretimiento acelerado de los glaciares, especialmente las capas de hielo de Groenlandia y Antártica se traducen en un aumento de nivel del mar más rápido y alto en Fiyi, o países bajos como Bangladesh.

La le√Īa, por otro lado, tiene un efecto inmediato en la salud de las personas que conviven con su uso. La contaminaci√≥n extrema de Paris, Londres, Santiago y Varsovia ven√≠a en gran parte por la le√Īa, o en el caso de Polonia, de estufas a carb√≥n mineral. A nivel global la OMS estima que 4 millones de personas mueren al a√Īo en forma prematura por enfermedades asociadas a la contaminaci√≥n de calefacci√≥n y cocina con combustibles f√≥siles, incluyendo m√°s de la mitad de las muertes prematuras por neumon√≠a de ni√Īos menores de cinco a√Īos.

Esto porque las peque√Īas part√≠culas producidas por la quema ineficiente de le√Īa penetran profundamente en los pulmones humanos. Adem√°s, se les vincula a enfermedades asociadas ala poblaci√≥n de adultos mayores, incluyendo infartos, enfermedades coronarias y c√°ncer al pulm√≥n. El fuego ineficiente tambi√©n acumula m√°s holl√≠n y creosota (aceite espeso) en la chimenea, aumentando el riesgo de incendio.

Un estudio reciente de la Coalici√≥n por el Clima y Aire Limpio (CCAC), mostr√≥ que las estufas a pellet o de combusti√≥n reversa tiene muchos menos emisiones, incluido holl√≠n. Si la le√Īa viene de fuentes sustentables, estas tecnolog√≠as pueden ser una buena transici√≥n desde los combustibles f√≥siles, especialmente para hogares alejados a las redes energ√©ticas tradicionales. Apoyo mediante subsidios como el Programa de Recambio de Calefactores de Chile pueden acelerar la renovaci√≥n.

Mientras tanto, como no todos pueden comprar una estufa nueva, los hogares que usan le√Īa pueden bajar sus emisiones y ahorrar en una forma muy simple: encender y operar estufas a le√Īa de forma correcta.

La campa√Īa ‚ÄúBurn Right‚ÄĚ se lanz√≥ esta semana en Suecia, como ya se hizo en Chile en invierno pasado. Al encender un fuego desde arriba (o invertir el fuego) se aprovecha la ventilaci√≥n natural, al usar le√Īa seca o simplemente cargando lo necesario, se puede sacar m√°s provecho a la madera, con menores emisiones. La climat√≥loga y glaci√≥loga francesa Heidi Sevestre, que creci√≥ en los Alpes usando le√Īa le ense√Ī√≥ hace poco esta t√©cnica a su padre: ‚ÄúPeque√Īos cambios en nuestros h√°bitos pueden ayudar a los glaciares y al hielo oce√°nico‚ÄĚ, dice.

Estas técnicas, y un video demostración están disponible en la página de la CCAC www.burnright.org, en todos los idiomas.

El humo de las estufas a le√Īa da√Īa la salud humana y causa cambio clim√°tico, especialmente en el √Ārtico o en zonas cordilleranas. Si nos hacemos cargo ‚Äďcada ciudadano, en cada poblado‚Äď de c√≥mo quemamos la le√Īa podemos contribuir en inmediatamente en forma positiva para cuidar la salud y el clima del planeta entero. Lo √ļnico que se requiere es actualizar un poco esta actividad ancestral del ser humano. Tus vecinos y Fiyi te lo agradecer√°n.

Erik Solkheim, Director Ejecutivo, ONU Ambiente

Karolina Skog, Ministra del Medio Ambiente, Suecia

Marcelo Mena, Ministro del Medio Ambiente, Chile

URL CORTA: http://rbb.cl/ilvl
Tendencias Ahora