El líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, se refirió a la denuncia por Ley de Seguridad Interior del Estado que el Gobierno presentará en su contra, tras amenazar con nuevas acciones de reivindicación de tierras, precisando que “es una acción represiva por parte de un Gobierno que se dice que está en contra de la violencia”.

En esa línea, indicó a Radio Bío Bío que “queda muy claro los que nosotros venimos sosteniendo de un tiempo a la fecha, en relación a cómo está actuando el Gobierno”.

Lo anterior, en relación al veredicto condenatorio en contra del comunero Daniel Canío, por el ataque incendiario que afectó al fundo Oyama en Lautaro en 2018, acotando que luego de la determinación judicial dejaron “muy en claro el compromiso que tienen las forestales en presionar al Ministerio Público y posteriormente al tribunal, para que así se dictara sentencia”.

Asimismo, aseveró que existe un “compromiso” por parte de las autoridades de “ponerse de lado de los grupos económicos que operan indiscriminadamente en nuestro territorio”.

Debido a esto, Llaitul aseveró que “no nos extraña una acción de este tipo”, agregando que en el Gobierno “no tienen ninguna moral, no tienen la altura política de endosarnos a nosotros un conflicto que es histórico y que hoy día se ha agudizado -principalmente- por el accionar indiscriminado de la explotación forestal”.

“No hay moral de parte de las autoridades, sobretodo en tiempos en que organismos internacionales los han señalado permanentemente con violadores de derechos humanos, sobretodo en tiempos de represión en contra del pueblo chileno y en esta últimas dos décadas contra el pueblo y nación mapuche”, manifestó el líder de la CAM.

A su vez, Héctor Llaitul señaló no sentirse sorprendido por las críticas en su contra por parte del intendente de La Araucanía, Víctor Manoli, indicando que “es un empresario del rubro de camioneros, que prestaba directamente servicios a la forestal Mininco y -al parecer- no ha cambiado su rubro”.

Sus dardos no se detuvieron allí, expresando que Manoli “actúa como subalterno de la industria forestal (…) Parece que el señor Angelini y el señor Matte le dan las orientaciones más que el Gobierno central”.

Por ello, aseveró que toma la denuncia en su contra de “donde viene”, agregando que “las autoridades se pusieron del lado de los poderosos, se pusieron de parte de las forestales en contra del pueblo y nación mapuche”.

Finalmente, afirmó que el proceso en contra de Daniel Canío consistió en un juicio “plagado de irregularidades, donde los agentes del Estado -principalmente Carabineros- prácticamente hicieron utilización de medios de prueba de forma ilícita, con plantación inclusive de pruebas”.