Internacional
S√°bado 21 diciembre de 2019 | Publicado a las 18:14
Incendios forestales ya han arrasado 3 millones de hect√°reas desde septiembre en Australia
visitas

El fuego en Australia devastó al menos tres millones de hectáreas desde septiembre, el equivalente de la superficie de Bélgica, mientras que la región de Sídney luchaba el sábado contra unos incendios fuera de control.

La costa oriental del país se ha visto asolada por una ola de calor abrumadora, procedente del oeste, que provocó centenares de incendios en su camino.

Sídney, la ciudad más grande del estado y del país, con 5,2 millones de habitantes, está asfixiada por el humo de los incendios que arden al norte, al sur y al oeste.

Las condiciones alrededor de la ciudad han empeorado y son “catastr√≥ficas, lo que significa que cualquier fuego activo puede convertirse r√°pidamente en muy peligroso”, advirti√≥ la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

“Hoy ha sido un d√≠a horrible”, declar√≥ el s√°bado por la tarde el comisario de incendios de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons. “No lograremos detener las llamas hasta que no haya lluvias”, avis√≥. Unos 3.000 bomberos luchan frente a un viento cambiante en “condiciones peligrosas, dif√≠ciles e inestables”, explic√≥.

Las temperaturas podr√≠an subir hasta 47 ¬įC en algunas partes del estado.

M√°s de 460.000 hect√°reas fueron arrasadas por las llamas al norte de S√≠dney. Estas se avivaron a√ļn m√°s el s√°bado, especialmente en la regi√≥n de las Monta√Īas Azules, al oeste de la ciudad, donde un n√ļmero indeterminado de viviendas quedaron destruidas.

Hasta la fecha, 10 personas han muerto en el país a causa de los incendios.

“Horrible”

Australia est√° acostumbrada a los incendios forestales, pero el hecho de que este a√Īo llegaran antes de lo previsto y su violencia, junto con temperaturas r√©cord, no han hecho m√°s que aumentar la preocupaci√≥n por el calentamiento global.

Los habitantes de la peque√Īa ciudad de Bargo, a unos 100 kil√≥metros al sudeste, fueron evacuados ante el avance del fuego.

El jueves, 185.000 hect√°reas en la zona quedaron destruidas. “Es horrible, es desalentador conducir por all√≠. Nuestros seres queridos no pueden visitarnos”, explica Corey Cartes, oriundo de esta ciudad de unos 4.000 habitantes.

Cartes recibió la orden de abandonar la zona hace dos días, pero se quedó para tratar de proteger su propiedad. El fuego se acercó y quemó casi toda su valla.

“Todo el mundo ofrece su ayuda, pero no hay nada que podamos hacer, s√≥lo mantenernos alejados del peligro y esperar que los bomberos puedan hacer su trabajo”, lament√≥.

En el estado de Australia Meridional, alcanzado en los √ļltimos d√≠as por la ola de calor, 1.500 bomberos combatieron las llamas, que destruyeron m√°s de 40.000 hect√°reas.

Dos personas han muerto en los √ļltimos dos d√≠as y decenas de bomberos y residentes han sido tratados por diferentes heridas o por inhalaci√≥n de humo.

Los equipos de rescate también están en alerta máxima en el estado de Victoria.

Varias personalidades m√©dicas advirtieron sobre un estado de “emergencia de salud p√ļblica” debido a los humos t√≥xicos en S√≠dney.

“Por as√≠ decirlo, todos los habitantes de Nueva Gales del Sur se enfrentan a prolongadas emanaciones de humo y, como nunca antes hemos experimentado esto, no sabemos lo que suceder√°”, precis√≥ a la Agence France-Presse Kim Loo, miembro de la ONG M√©dicos por el Medio Ambiente.

“Las personas de edad, los ni√Īos y el personal que trabaja al aire libre corren un riesgo especial”, a√Īadi√≥, y subray√≥ que los servicios m√©dicos no est√°n preparados para esa situaci√≥n.

Los hospitales est√°n desbordados por pacientes que se quejan de problemas respiratorios o de agotamiento ante las temperaturas calurosas.

Tendencias Ahora