Economía
Jueves 22 noviembre de 2018 | Publicado a las 12:02
¬ŅPuede ser Chile un modelo para sus vecinos?
Por Leonardo Casas
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El siguiente es un an√°lisis de la agencia internacional France-Press (AFP).

Por Ana Fern√°ndez

Estabilidad pol√≠tica, bajos niveles de corrupci√≥n y un dinamismo econ√≥mico iniciado en dictadura (1973-1990) basado en menos Estado y m√°s exportaciones han convertido a Chile en un modelo que l√≠deres como el ultraconservador brasile√Īo Jair Bolsonaro aspiran a imitar.

¬ŅHay un modelo chileno? “Es un error hablar del modelo chileno, como si desde (Augusto) Pinochet hasta el actual presidente Sebasti√°n Pi√Īera hubiera habido las mismas pol√≠ticas econ√≥micas”, dice el economista Ricardo Ffrench-Davis.

“Hay cosas comunes que se mantienen a lo largo del tiempo y est√°ndares, pero hay cambios muy sustanciales, tanto de pol√≠ticas como de reformas”, dice a la AFP este economista chileno, autor del libro “Reformas econ√≥micas en Chile, 1973-2017” y profesor de la Universidad de Chile.

Desde que en 1975 Pinochet recurri√≥ a los ‘Chicago boys’, alumnos del economista ultraliberal norteamericano Milton Friedman, para dise√Īar un modelo que rompiera con el proyecto socialista de su predecesor Salvador Allende, contra quien dio un golpe de Estado militar el 11 de septiembre de 1973, el pa√≠s ha ido adaptando sus pol√≠ticas a la realidad social.

Redujo el Estado a la m√≠nima expresi√≥n, vendiendo empresas p√ļblicas y privatizando servicios b√°sicos como la salud, la educaci√≥n y sobre todo las pensiones, con la introducci√≥n en aquel entonces de un sistema de capitalizaci√≥n individual que han copiado varios pa√≠ses de la regi√≥n y que ahora, con la primera generaci√≥n de jubilados, muestra sus limitaciones.

En los √ļltimos a√Īos, las presiones de estudiantes exigiendo educaci√≥n gratuita y -m√°s recientemente- el reclamo popular para reformar el sistema de pensiones, que hoy entrega jubilaciones baj√≠simas, han obligado a los gobiernos a dedicar mayores recursos del Estado.

De aquella política de choque, solo las Fuerzas Armadas -hoy en plena crisis por sonados casos de corrupción y abusos de poder- quedaron fuera de la fiebre privatizadora y disfrutan de un régimen de pensiones y salud que garantiza el Estado.

En 1989, un a√Īo antes de entregar el poder a Patricio Aylwin al frente de la Concertaci√≥n, una coalici√≥n de centro-izquierda que gobern√≥ el pa√≠s durante dos d√©cadas, el poder real del salario m√≠nimo era inferior al de 20 a√Īos antes.

“Chile est√° muy lejos de ser un pa√≠s desarrollado pero creci√≥ mucho m√°s en democracia que en dictadura”, recuerda Ffrench-Davis, alumno tambi√©n de la Universidad de Chicago, donde hizo su maestr√≠a y doctorado Paulo Guedes, el futuro superministro del √°rea econ√≥mica del gobierno de Bolsonaro que asumir√° el pr√≥ximo 1 de enero en Brasil.

Y Guedes, que vivi√≥ en Chile a principios de los ’80, quiere llevar a Brasil algunas de las recetas aplicadas en Chile: menos Estado, menos protecci√≥n social y menos impuestos, un programa ambicioso teniendo en cuenta que el gobierno no tiene mayor√≠a en un Congreso donde se sientan m√°s de 30 partidos.

Transparencia, la clave

Hoy Chile, acostumbrado a reconstruirse cada vez que los terremotos lo azotan, se ha convertido en el pa√≠s con m√°s acuerdos comerciales -el √ļltimo, firmado este mi√©rcoles precisamente con Brasil- y uno de los principales defensores del libre comercio, contrario al proteccionismo que impulsan Donald Trump y el propio Bolsonaro.

“Nos oponemos a toda forma de proteccionismo o de pr√°cticas desleales en materia de comercio y queremos fortalecer y promover con mucha fuerza la econom√≠a digital, la inclusi√≥n y nuestra incorporaci√≥n a la cuarta revoluci√≥n tecnol√≥gica o a la sociedad del conocimiento y la informaci√≥n”, record√≥ el presidente Sebasti√°n Pi√Īera, en el pasado foro Asia Pac√≠fico (APEC) en Pap√ļa Nueva Guinea.

Sin embargo, alcanzar la mayor renta per cápita de América Latina y aspirar a convertirse en menos de una década en un país desarrollado no hubiera sido quizá posible sin la probidad de los políticos que lo dirigieron en democracia.

“La impresi√≥n que uno ten√≠a en los ’90, es que la gente que estaba en el gobierno era ultrahonesta. Los cargos eran por m√©rito y no por militancia. Se sacaban la mugre trabajando, aunque hubo un proceso gradual de deterioro pero no a gran escala”, dice Ffrench-Davis, quien recuerda que los mandatarios cuando dejaban el gobierno “volv√≠an a la casa” en la que siempre hab√≠an vivido.

A diferencia de los pa√≠ses vecinos, no hay ning√ļn pol√≠tico en Chile salpicado por el esc√°ndalo de la constructora brasile√Īa Odebrecht, aunque la imagen de la clase econ√≥mica chilena se ha visto mancillada en los √ļltimos a√Īos por varios esc√°ndalos de colusi√≥n.

Tendencias Ahora