Tecnología
Miércoles 20 marzo de 2019 | Publicado a las 08:20
NASA revela que llegar al asteroide Bennu será más difícil de lo previsto
Por Bernardita Villa
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Despu√©s de dos a√Īos de viajar por el sistema solar, la sonda de la Nasa Osiris-Rex se acerc√≥ en diciembre al asteroide Bennu con el objetivo de obtener una muestra, pero tocar el asteroide es una misi√≥n mucho m√°s arriesgada de lo esperado.

Científicos e ingenieros de la misión anunciaron el martes que descubrieron que la superficie del asteroide de 490 metros de diámetro estaba cubierta de piedras y rocas, cuando pensaban que era más suave y por lo tanto más segura para la operación.

“Volvemos al punto de partida y empezamos a pensar de nuevo”, dijo Dante Lauretta, jefe de la misi√≥n, en una conferencia de prensa telef√≥nica. Sus observaciones tambi√©n fueron publicadas en la revista Nature el martes.

La sonda fue dise√Īada para apuntar a una zona plana con un radio de 25 metros, pero seg√ļn las fotograf√≠as tomadas desde diciembre, no existe una zona tan grande y sin rocas. Por lo tanto, deber√° apuntar a una zona m√°s peque√Īa.

“Vamos a tener que dar en el clavo”, resumi√≥ Richard Burns, director del proyecto, compar√°ndolo con el juego de dardos.

Desde diciembre, la sonda hizo un mapa de Bennu con sus instrumentos, a una distancia muy cercana, actualmente de 5 km. El asteroide, que orbita alrededor del Sol, está a 85 millones de kilómetros de la Tierra.

El objetivo es tocar la superficie durante cinco segundos en julio de 2020 con un brazo articulado para recoger entre 60 gramos y 2 kg de regolito, es decir, grava y polvo (la máquina sólo puede aspirar partículas de menos de dos centímetros). Las muestras se almacenarán en la sonda, que regresará a la Tierra en 2023.

Bennu es un asteroide llamado “pila de escombros”, lo que significa que est√° formado por piezas que se han separado de un cuerpo m√°s grande y luego se aglomeran por los efectos de la gravedad.

Tiene m√°s de 200 rocas de m√°s de 10 metros de di√°metro, e incluso algunas de m√°s de 30 metros, describieron los investigadores de Nature Astronomy. Muchos cr√°teres tienen entre 10 y 150 metros.

“No es nada trivial ubicar una sonda espacial con una precisi√≥n de alrededor de un metro sobre la superficie de un asteroide en microgravedad”, dijo Dante Lauretta, que a√Īadi√≥ que est√° “seguro” de que el equipo estar√° a la altura del desaf√≠o.

Otra sorpresa de Bennu: expulsa partículas, que terminan cayendo como una lluvia. Pero el equipo cree que esto no debería poner en peligro la sonda.

Tendencias Ahora