Opinión
Aylwin siempre defendió con pasión nuestro sistema democratico
Publicado por: Alejandro Alarcón
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La siguiente columna fue escrita por Francisco Bulnes Serrano, historiador de la Universidad Andrés Bello y publicada sin modificaciones.

En www.biobiochile.cl y CNN Chile el ex ministro de Educaci√≥n Jorge Arrate se√Īal√≥ que el ex Presidente Patricio Aylwin facilit√≥ el golpe militar con su comportamiento en las postrimer√≠as de la Unidad Popular (UP). Esa afirmaci√≥n dista mucho de ser as√≠. Si hubo algo que caracteriz√≥ al ex Presidente fue su compromiso por la defensa que hizo del sistema democr√°tico chileno.

Lee tambi√©n: Jorge Arrate: el comportamiento de Patricio Aylwin ‚Äúfacilit√≥ el Golpe Militar‚ÄĚ

Durante la UP, tanto como presidente del Senado (1971-1972) y como presidente del Partido Dem√≥crata Cristiano (1973-1976), defendi√≥ con pasi√≥n nuestro sistema democr√°tico. En el Senado hizo lo posible para evitar los excesos en que estaba cayendo la UP. Posteriormente, como presidente del PDC -ante la amenaza de una guerra civil o un golpe de Estado- acept√≥ negociar, a lo largo de julio de 1973 con Allende, con el fin conjurar dichas amenazas. Lo anterior le vali√≥ las cr√≠ticas y pifias de sus propios camaradas, a las que respondi√≥ con la siguiente frase: ‚ÄúMientras haya una posibilidad en veinte mil de salvar la democracia (‚Ķ) nuestro deber es intentarlo‚ÄĚ. (Aylwin, El Reencuentro de los Dem√≥cratas, 1998, p. 26).

Si las negociaciones entre la DC y la UP fracasaron, no fue porque Aylwin fuera un intransigente y partidario de la guerra civil o de un golpe militar, sino por las zancadillas que le hicieron a Allende, el Comit√© de la Unidad Popular, y en especial el Partido Socialista, liderado entonces por Carlos Altamirano, que impidi√≥ alg√ļn tipo de acuerdo (Ver Walker, Socialismo y Democracia, 1990, p. 117 en adelante), en lo que eran secundados por el MAPU de Oscar Guillermo Garret√≥n, y el MIR de Miguel Enr√≠quez. Y con esa actitud dieron un paso m√°s al despe√Īadero.

El golpe militar, por otra parte, ya estaba decidido a esas alturas, y lo √ļnico que faltaba era que se subiera Pinochet. Y en eso Aylwin no tuvo participaci√≥n alguna.

Tendencias Ahora