Nacional
A 5 a√Īos del Caso √ćtalo Nolli: La historia del hombre que enlut√≥ a la PDI
Publicado por: Carolina Mardones
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cuatro detectives de la Policía de Investigaciones (PDI) patrullaban en el sector del Barrio Industrial de la comuna de San Bernardo cuando decidieron controlar a dos vehículos, una camioneta roja y un camión tres cuartos blanco, sin saber que dos de los funcionarios morirían por este simple procedimiento.

El hecho ocurrió un día miércoles 23 de marzo de 2011 alrededor de las 12:00 horas cuando desde uno de los vehículos controlados atacaron a los funcionarios de la PDI, quienes no portaban sus armas ni usaban chalecos antibalas.

La inspectora Karim Gallardo recibi√≥ alrededor de 10 tiros por la espalda mientras que su compa√Īero, el subcomisario Marcelo Morales, fue herido por otros 16 impactos de bala. Otros dos funcionarios alcanzaron a refugiarse al interior de la patrulla. El autor del violento ataque: √ćtalo Nolli.

√ćtalo Nolli era quien manejaba el veh√≠culo de color rojo y dispar√≥ primero contra Morales, luego que √©ste le solicitara descender de la camioneta. Tras esto le dispara a Gallardo mientras ella trataba de refugiarse.

Nolli era acompa√Īado por su esposa y por otro cami√≥n cargado con cobre robado, el que vender√≠an ilegalmente en una casa de compra y venta. √Čsta ser√≠a la principal motivaci√≥n del ataque a las polic√≠as: se sinti√≥ descubierto y no volver√≠a a la c√°rcel.

¬ŅQui√©n era √ćtalo Nolli?

Foto familiar de Italo Nolli en Flickr

Foto familiar de Italo Nolli en Flickr

√ćtalo Jorge Nolli Olivan naci√≥ el 27 de mayo de 1942. Seg√ļn explic√≥ su hijo al programa Mentiras Verdaderas, Nolli s√≥lo recibi√≥ malos tratos de su padre. “Nunca lo quiso y siempre lo dej√≥ de lado [...] No fue un hijo querido, un hijo contenido, √©l se cre√≥ solo, no tuvo un modelo paterno el cual lo haya guiado”.

Desarrolló un gusto tal por las armas que siempre portaba, al menos, seis en su vehículo. Los peritos, al revisar su chaqueta, encontraron 12 cargadores con la carga completa. Mientras que en la camioneta se encontraron más de 400 cartuchos.

En un principio se aseguró que fue uno de los tantos soldados que luchó en Vietnam y por eso su fascinación por lo bélico. Sin embargo, esta hipótesis fue rápidamente desmentida.

La huída

Nolli ya había estado privado de libertad por una condena por estafa al querer cobrar un seguro de vida por su mujer al simular su fallecimiento mientras ella se encontraba de vacaciones.

La meticulosidad de Nolli lleg√≥ a tal punto que compr√≥ un ata√ļd y organiz√≥ un funeral. Para que no se abriera la urna asegur√≥ que la muerte de su esposa se debi√≥ a una enfermedad muy contagiosa. Sin embargo, su plan no tuvo el √©xito que esperaba y la empresa de seguros lo demand√≥.

Uno de los hijos de Nolli, An√≠bal, declar√≥ a la prensa de ese entonces que su padre fue detenido en el centro de Santiago en el a√Īo 90, oportunidad en la que asegur√≥ que la pr√≥xima vez que lo tomaran detenido iba a matar a la gente y luego lo tendr√≠an que matar a √©l porque no volver√≠a a la c√°rcel.

Luego de los homicidios al ser controlado, Nolli nuevamente se encuentra con funcionarios de la Policía de Investigaciones. Esta vez pasadas las 13:00 horas donde logra traspasar las barreras levantadas por los detectives hiriendo a dos de ellos.

Un tercer encuentro tuvo lugar en el sector de la intersecci√≥n de calle Cienfuegos con Agustinas. Nolli dispar√≥ sin piedad en contra de los efectivos quienes respondieron de la misma forma. Seg√ļn el certificado de defunci√≥n, la muerte del furioso italiano se constat√≥ a las 13:30 horas del 23 de marzo de 2011 en la comuna de Independencia.

Sin embargo, las sorpresas para la PDI no terminaron con la muerte de Nolli dado que otros funcionarios llegaron hasta el inmueble de éste para realizar las pericias de rigor. Una vez allí encontraron una trampa preparada: una escopeta estaba conectada a la cerradura de la puerta del departamento, si alguien abría la puerta la escopeta se accionaría y comenzaría a disparar.

A cinco a√Īos del caso

Hace un par de semanas la esposa de Nolli, quien estuvo privada de libertad tras ser imputada como c√≥mplice de su marido, explic√≥ a Chilevisi√≥n que ese d√≠a √©l estaba muy alterado: “de hecho dijo que iba a morir disparando y as√≠ fue“.

“He tratado de reconstruir mi vida, la p√©rdida de √ćtalo, nos afect√≥ emocionalmente como econ√≥micamente”. Al recordarlo lo hace defini√©ndolo como “un hombre con sentimientos muy fuertes, preocup√°ndose de otras personas”.

La madre del subcomisario Morales, Georgina Cort√©s, recuerda a su hijo como un “muy buen tirador. Entonces si √©l hubiese sabido lo que iba a pasar o hubiese andado con su arma yo creo que no le pasa”.

Tendencias Ahora