Internacional
Papa Francisco visita estado mexicano azotado por la violencia de cartel pseudoreligioso
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Papa Francisco llega este martes al convulso estado de Michoac√°n, al oeste de M√©xico, donde el cartel pseudoreligioso de Los Caballeros Templarios y su mesi√°nico l√≠der aterrorizaron por a√Īos a la poblaci√≥n hasta que grupos de autodefensas se levantaron en armas contra ellos.

Bajo una fuerte vigilancia policial, en el majestuoso centro colonial de la capital, Morelia, miembros de distintas √≥rdenes religiosas esperan con j√ļbilo la misa que el pont√≠fice ofrecer√° a la comunidad eclesi√°stica esta ma√Īana, en su cuarto d√≠a de visita al pa√≠s.

Con amenazas que incluso han acabado con la muerte, Michoac√°n es uno de los estados m√°s peligrosos para los curas mexicanos, que no han escapado de la violencia de los carteles de la droga. De hecho, al iniciar su recorrido por M√©xico, el Papa pidi√≥ a las autoridades mexicanas que brinden “seguridad efectiva” a sus ciudadanos.

Y, aunque Morelia queda lejos de la denominada Tierra Caliente, en 2008 fue víctima de la violencia del crimen organizado con un atentado sin parangón: dos granadas estallaron en su abarrotada plaza principal en los festejos de la Independencia dejando ocho muertos.

La catedral del s. XVII que visitará el Papa en la tarde está a escasos pasos de ahí.

“Entre los c√°rteles, las autodefensas y el ‘granadazo’ de 2008, Michoac√°n se hizo de muy mala fama. Antes todo mundo nos visitaba. Esperamos que con la visita de Francisco se recupere la confianza en nuestro estado”, comenta a la AFP V√≠ctor Garc√≠a, un comerciante de 52 a√Īos del centro de Morelia.

“Justicia divina”

En septiembre de 2006, Michoac√°n fue noticia cuando cinco cabezas humanas aparecieron rodando en un bar de Uruapan, en la subregi√≥n de Tierra Caliente, con un mensaje: “Esto es justicia divina”.

Lo firmaba el cartel de La Familia Michoacana, uno de los varios que han irrumpido en este estado tradicionalmente fuerte para el narcotr√°fico y cuyo l√≠der, Nazario Moreno “El Chayo”, aseguraba estar protegiendo a los michoacanos del sanguinario cartel Los Zetas.

La Familia cre√≥ una “biblia” mezcla de “denuncia social, autoayuda y pinceladas cristianas” donde se establec√≠a que sus miembros, por ejemplo, no pod√≠an tomar alcohol ni drogas, recuerda Jaime Rivera, catedr√°tico de la Universidad Michoacana.

Cuando el gobierno de Felipe Calder√≥n dio err√≥neamente por muerto a “El Chayo” a finales de 2010, el cartel se reinvent√≥ y pas√≥ a llamarse Los Caballeros Templarios, siguiendo su misticismo y usando como s√≠mbolo la cruz roja de las Cruzadas cat√≥licas de la √©poca medieval.

Los Templarios empezaron a construir altares y figuritas dedicadas al supuesto difunto capo, “San Nazario” (que acab√≥ abatido en 2014), a quien veneraban con oraciones. “Defensor de los enfermos, San Nazario santo nuestro, siempre en ti yo me encomiendo”, dec√≠a uno de los rezos.

Pero, m√°s all√° de su discurso pseudoreligioso, Los Caballeros Templarios extorsionaban, violaban, secuestraban y mataban a tantos vecinos de la productiva zona de Tierra Caliente, que centenares de campesinos se alzaron en armas en su contra a inicios de 2013.

Estos grupos de autodefensas, que acabaron siendo acusados de ser infiltrados por criminales, fueron desarmados por el gobierno y parte de ellos fueron reconvertidos en fuerzas rurales, que ahora deber√°n depurarse e integrarse al mando √ļnico policial.

Ojal√° el gobierno haga bien su trabajo, que no tengamos que tomar las armas otra vez. Pero es dif√≠cil, hay autodefensas llenas de infiltrados de lo que queda de los Caballeros y no entendemos por qu√© el gobierno no los desarma”, comenta a la AFP Hipolito Mora, ex l√≠der de una autodefensa rural.

Curas bajo fuego

Los curas también sufrieron el conflicto entre las autodefensas y Los Templarios en la capital de Tierra Caliente, Apatzingán.

El obispo de la ciudad, Miguel Pati√Īo, tuvo que ser resguardado por las autoridades ante un supuesto ataque inminente del crimen organizado y el vicario y defensor de las milicias, el padre Gregorio L√≥pez “Goyo”, daba misa con chaleco antibalas.

En M√©xico, 36 sacerdotes han sido asesinados desde el 2005 y Michoac√°n es uno de los estados m√°s afectados, seg√ļn el Centro Cat√≥lico Multimedial.

“Espero que el Papa nos deje algo bonito, que con su visita se calmen las cosas tan feas que est√°n pasando”, pide Ana Mar√≠a Campos, moreliana de 58 a√Īos que ha sido blanco de un secuestro express y ahora compra unas banderitas del Papa con su hijo.

Después de su visita a Morelia, Francisco pondrá punto y final el miércoles a su gira de cinco días por México en la fronteriza Ciudad Juárez (norte).

Tendencias Ahora