Opinión
Aire fresco para la paz y la vida
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Columna de Luis Infanti, Obispo Vicario Apostólico de Aysén, en Reflexión y Liberación.

Contundente, prof√©tica, desafiante es ‚Äúalabado seas‚ÄĚ, nueva enc√≠clica del papa Francisco.

No es neutral, sino escrita pero sobre todo ubicada desde el mundo empobrecido, desde el sur, que desafía fraternalmente al norte, para lanzar un cambio decidido y valiente. Los tiempos, la nueva época, no dejan dudas: no se puede continuar como estamos ahora.

Desde el mundo empobrecido y traspasado por la injusticia humana y ambiental, el papa Francisco llama a la conciencia de los pueblos, creyentes y no creyentes, a exigir (la justicia no se pide, se exige, porque es un derecho de los marginados) un cambio de ruta a los ‚Äúpoderosos‚ÄĚ de los poderes econ√≥mico, pol√≠tico, cient√≠fico y tecnol√≥gico mundial. Lo hace, no desde una religi√≥n, sino desde la √©tica y la espiritualidad m√°s profunda de la sensibilidad humana.

Leo desde el papa que la ‚Äúglobalizaci√≥n‚ÄĚ hoy tiene car√°cter m√°s de dominaci√≥n que de humanidad y bien com√ļn, de hecho los poderes, la cultura consumista, la depredaci√≥n de los bienes naturales, la crisis clim√°tica, el narcotr√°fico, que multinacionales y pa√≠ses influyentes imponen a los continentes del sur (sobre todo √Āfrica y Am√©rica Latina), incluso con leyes y bombardeos publicitarios (ideol√≥gicos), excluyen siempre m√°s a los pobres, los oprimen rob√°ndoles los bienes naturales, sus culturas, su dignidad, el futuro. Reina la inequidad.

El papa llama a superar la ‚Äúcultura del descarte‚ÄĚ, a tomar en consideraci√≥n a las comunidades locales, especialmente a los ind√≠genas con su sensibilidad y tradiciones, y a frenar la megaloman√≠a desenfrenada, a dialogar y debatir sobre los l√≠mites del ‚Äúprogreso‚ÄĚ.

Fuerte es el llamado a superar las visiones ideol√≥gicas y pr√°cticas del antropocentrismo y del relativismo, tan arraigadas en el neoliberalismo, que instalan a algunas personas, organizaciones multinacionales y pa√≠ses como ‚Äúse√Īores, patrones, dominadores‚ÄĚ de la creaci√≥n y de la humanidad, sustituyendo a Dios y sometiendo a la esclavitud a pueblos y a la fecundidad de la madre tierra, depred√°ndola m√°s all√° de sus capacidades.

Aunque breve, es significativa la referencia a la propiedad privada, sobre la cual ‚Äúgrava siempre una hipoteca social‚ÄĚ. Este desafiante y urgente tema merece mayor profundizaci√≥n.

Finalmente el llamado al di√°logo y al debate sincero, profundo, transparente a todos los sectores sociales, pol√≠ticos, religiosos, econ√≥micos, culturales, para abrir caminos de liberaci√≥n hacia una ‚Äúvaliente revoluci√≥n cultural‚ÄĚ y crear una ‚Äúcivilizaci√≥n del amor‚ÄĚ, en que la comuni√≥n con Dios se manifieste tambi√©n en la comuni√≥n con la humanidad y la creaci√≥n, con signos, decisiones y organizaciones internacionales que promuevan la solidaridad, la justicia y la paz.

Tendencias Ahora