Notas
Condena a ex dictador es un paso histórico en DDHH en Guatemala
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Treinta a√Īos despu√©s de gobernar con mano de hierro a Guatemala, el ex dictador Efra√≠n R√≠os Montt pasa este s√°bado su primer d√≠a en prisi√≥n por genocidio, una condena que aunque sea luego impugnada es un paso hist√≥rico en la lucha contra la impunidad en un pa√≠s que vivi√≥ atrocidades en la guerra civil.

El ex gobernante de facto, de 86 a√Īos, fue ingresado al final de la tarde del viernes a un cuartel militar que tambi√©n sirve de prisi√≥n para algunos reos pol√≠ticos, luego que el tribunal presidido por la jueza Jazm√≠n Barrios le impusiera una pena de 50 a√Īos por genocidio y 30 por cr√≠menes de lesa humanidad.

La estad√≠a del exdictador en la c√°rcel “civil” dentro de un recinto militar transcurre con “normalidad”, explicaron las autoridades encargadas de resguardar a R√≠os Montt y a otros 18 reos considerados de “alta vulnerabilidad”.

“No hay ning√ļn reporte de anormalidad” en la c√°rcel, dijo a la AFP el vocero del Sistema Penitenciario Rudy Esquivel, quien agreg√≥ que el exdictador permanece en una celda “unipersonal” dentro del Cuartel Militar Matamoros, una edificaci√≥n con altos muros similar a un castillo antiguo en el centro de la capital.

Ríos Montt fue hallado responsable de 15 masacres a manos del Ejército en las cuales murieron 1.771 indígenas mayas-ixiles en el departamento de Quiché (norte), durante su régimen de hierro entre 1982 y 1983, en tanto que su exjefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez, fue absuelto de los mismos cargos.

Vientos de guerra legal

Mientras el exdictador permanece como preso n√ļmero 19 en el Centro de Detenci√≥n para Hombres, habilitado desde 2010 en el cuartel militar, sus abogados defensores ya preparan los recursos legales para revertir el fallo.

“Los se√Īores abogados tratar√°n de anular la sentencia”, anunci√≥ el propio exdictador poco despu√©s de ser condenado.

“Vamos a estudiar el fallo, sabemos que adolece de muchas ilegalidades y estamos seguros que esa sentencia se cae por su propio peso, vamos a apelarla inmediatamente”, asegur√≥ su abogado Francisco Garc√≠a.

El defensor afirm√≥ que acudir√°n a “muchas instancias” judiciales para revertir la sentencia, incluida la Corte de Constitucionalidad, la m√°xima instancia judicial.

“Es una sentencia injusta. Nosotros ya sab√≠amos que lo iban a condenar, incluso el general ven√≠a con su maleta hecha porque sab√≠a que se iba a cambiar de domicilio”, dijo sarc√°sticamente el otro abogado defensor, Francisco Palomo.

“En derecho eso le asiste a ellos, presentar los recursos de apelaci√≥n especial”, dijo a la AFP el abogado H√©ctor Reyes, abogado del querellante Centro para la Acci√≥n Legal en Derechos Humanos (Caldh).

Reacciones divididas

La sentencia acaparó las portadas de la prensa guatemalteca, pero también tuvo resonancia en América Latina y en otras partes del mundo: Ríos Montt se convirtió en el primer líder latinoamericano, y uno de los pocos en el mundo, en ser condenado por genocidio.

El juicio hist√≥rico devel√≥ que la reconciliaci√≥n en Guatemala a√ļn es tema pendiente, y revivi√≥ heridas de la guerra civil (1960-1996). Agrias discusiones se entablaron entre militares, grupos de derecha y empresarios que niegan que haya habido genocidio en el pa√≠s, y grupos sociales, acad√©micos y activistas humanitarios que exig√≠an el reconocimiento de que se comenti√≥ ese delito.

Para Jos√© Santiago Molina, presidente de la c√ļpula empresarial, las muertes fueron producto de “una guerra que enfrent√≥ a dos bandos” y no de un plan para exterminar a los ind√≠genas, con lo que coincide con el presidente Otto P√©rez, quien el viernes dijo que respeta el fallo, pero reiter√≥ que en Guatemala no “hubo genocidio”.

El soci√≥logo Carlos Guzm√°n B√∂ckler indic√≥ que la sentencia condenatoria “le dar√° a la opini√≥n p√ļblica en general y a los habitantes de las zonas donde se sintieron horrorizados por las t√°cticas de tierra arrasada una satisfacci√≥n que, hasta la fecha, no hab√≠an podido tener”.

Pero advirti√≥ que “quienes desde sus fincas o empresas impulsaron las matanzas, van a quedar disgustados y manifestar√°n por medios de comunicaci√≥n versiones que tiendan a desvirtuar los m√©ritos de la sentencia”.

El analista independiente Renzo Rosal dijo al diario Siglo 21 que la batalla legal seguir√° hasta tener una sentencia en firme, “pero al d√≠a de hoy se tiene un rostro de verdad, justicia y memoria hist√≥rica”.

“Esta sanci√≥n es reconocer que el Estado violent√≥ la vida de civiles durante el per√≠odo del conflicto armado y que la reconciliaci√≥n nacional pasa por la aplicaci√≥n de justicia”, opin√≥ por su lado el analista Cristhians Castillo, de la estatal Universidad de San Carlos.

El gobierno de facto de R√≠os Montt, que comenz√≥ el 23 de marzo de 1982 y concluy√≥ el 8 de agosto de 1983, fue uno de los m√°s sangrientos de la guerra civil que sufri√≥ el pa√≠s de 1960 a 1996, la cual dej√≥ 200.000 muertos o desaparecidos, seg√ļn la ONU.

Tendencias Ahora