Notas
Electores vascos asisten tranquilos a los primeros comicios sin ETA
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En Guernica, antigua ciudad m√°rtir de la Guerra Civil espa√Īola ahora gobernada por los independentistas vascos, los electores acog√≠an este domingo con satisfacci√≥n la normalizaci√≥n de la vida democr√°tica en el Pa√≠s Vasco en los primeros comicios regionales sin ETA.

Bajo una lluvia fina, sus habitantes se apresuraban, algunos cubiertos con sus boinas vascas, por las calles del centro hist√≥rico de esta ciudad del norte de Espa√Īa, que fue casi enteramente destruida por un bombardeo alem√°n el 26 de abril de 1937, en plena Guerra Civil (1936-1939).

Sobre el arco que domina la entrada a un colegio electoral, instalado en la plaza del Pasileku, colgaba una bandera reclamando el acercamiento de los presos de la organización separatista armada vasca ETA a las cárceles del País Vasco.

Hace un a√Īo, el 20 de octubre, ese grupo separatista armado vasco considerado responsable de la muerte de 829 personas en m√°s de 40 a√Īos de lucha armada por la independencia del Pa√≠s Vasco, anunciaba el fin de la violencia.

“Por lo menos ahora hay m√°s libertad”, destaca Inocencio, de 77 a√Īos, que lleg√≥ hace 50 de la regi√≥n vecina de Castilla y Le√≥n.

“Antes no se pod√≠a hablar, no sab√≠as la gente de que era, si era de ETA. Hoy puedes hablar sean los que sean, sabes que no te van a hacer nada”, afirma.

Pero más que el fin de la violencia, es la presencia por primera vez desde hace una década de la izquierda independentista vasca en las elecciones regionales lo que más alegra a sus electores, más dispuestos a desvelar el sentido de su voto que los de otros partidos.

El entorno de Batasuna, partido considerado el brazo político de ETA e ilegalizado en 2003 por su supuesta relación con la organización armada, debería registrar una vuelta triunfal al parlamento regional.

Sus candidatos, sin marca electoral, se presentan en la coalición Euskal Herria Bildu (EH Bildu), junto a partidos como Aralar, Eusko Alkartasuna (EA) y Alternatiba, que nunca fueron ilegalizados.

“En las elecciones anteriores donde no se ha podido presentar, no he votado, no me sent√≠a representado”, dice Gerardo Artola, de 47 a√Īos, al salir de su colegio electoral.

Seg√ļn los sondeos, EH Bildu podr√≠a acabar siendo la segunda fuerza pol√≠tica en el Pa√≠s Vasco, un poco por detr√°s de los nacionalistas conservadores del PNV.

“¬°F√≠jate t√ļ que parte de la poblaci√≥n quedaba sin expresarse!”, exclama Marisa Malaxetxebarria, de 42 a√Īos, que ha votado a EH Bildu.

En Guernica, la misma coalición, bajo el nombre de Bildu, ganó por una amplia mayoría (cerca del 63%) las elecciones municipales en mayo.

En el ayuntamiento, completamente reconstruido en 1938 tras el bombardeo, el alcalde, Jos√© Mar√≠a Gorrono, considera que podr√≠a “haber sorpresas” y los independentistas podr√≠an ser incluso los m√°s votados.

“El resto de partidos est√°n un poco alterados. Tienen miedo de que Bildu gane las elecciones”, asegura, antes de mostrar su alegr√≠a por la vuelta pol√≠tica de la antigua Batasuna.

“Este es el camino de la normalizaci√≥n. Lo que no puede ser es lo que ocurr√≠a hasta ahora, que parte de los ciudadanos no pod√≠an votar porque estaban ilegalizados, es una gran aberraci√≥n”, insiste.

Para √©l, la reivindicaci√≥n independentista se justifica en el Pa√≠s Vasco no s√≥lo por una cuesti√≥n de identidad, sino tambi√©n por la profunda crisis econ√≥mica que sufre Espa√Īa. Menos afectada que el resto del pa√≠s, la regi√≥n tiene una tasa de desempleo inferior en diez puntos a la nacional, pese a que se mantiene elevada, en un 14,5%.

“Para nosotros es un lastre, desde el punto de vista indentitario y adem√°s desde el punto de vista econ√≥mico”, asegura.

La crisis también está en la mente de los electores que salen de los colegios electorales al mediodía, algunos apresurándose en ir a la misa antes de la hora del aperitivo.

“La crisis afecta a gran nivel y no me parece que est√©n haciendo bien las cosas”, se lamenta Mila, de 66 a√Īos, rechazando dar su apellio y limit√°ndose a insinuar con una sonrisa que no ha votado a EH Bildu.

Tendencias Ahora