Notas
Países árabes multiplican medidas de apaciguamiento para evitar rebeliones
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con la esperanza de impedir un contagio de las revueltas tunecina y egipcia, los regímenes del mundo árabe multiplican las iniciativas: diálogo con la oposición, cambios en el ejecutivo, promesas de no eternizarse en el poder y mantenimiento de las subvenciones a los productos alimentarios.

Desde el levantamiento popular que ech√≥ del poder el 14 de enero al presidente tunecino Zine el Abidine Ben Al√≠, las poblaciones de los pa√≠ses √°rabes, los analistas y los gobiernos se hacen una pregunta: “¬Ņquien ser√° el siguiente?”.

Una primera respuesta vino de Egipto. Un movimiento de protesta sin precedentes exige desde hace dos semanas la salida del presidente Hosni Mubarak, en el poder desde 1981. Ante la presi√≥n de la calle, este √ļltimo prometi√≥ no ser candidato en las elecciones presidenciales de septiembre, se comprometi√≥ con las reformas y pidi√≥ a la oposici√≥n un “di√°logo nacional”.

El inédito diálogo incluye además a los Hermanos Musulmanes, potente formación prohibida, que se entrevista oficialmente con el poder después de más de medio siglo.

A semejanza del presidente Mubarak, otros dirigente √°rabes han prometido no quedarse de forma indefinida en el poder.

El primer ministro iraqu√≠, Nuri al Maliki, afirm√≥ este fin de semana que no se presentar√≠a para un tercer mandato. “Espero modificar la Constituci√≥n para fijar un l√≠mite de dos mandatos del primer ministro”, dijo a la AFP, estimando que puede ser “intolerable” para la poblaci√≥n egipcia que su presidente haya podido mantenerse en el poder durante casi 30 a√Īos.

En Yemen, el presidente Ali Abdal√° Saleh, en el poder desde hace 33 a√Īos, anunci√≥ el mi√©rcoles, tras una serie de manifestaciones, que renuncia a presentarse para un nuevo mandato, y llam√≥ a la oposici√≥n a reanudar el di√°logo para un gobierno de uni√≥n nacional.

Para tratar de calmar la revuelta, el rey Abdal√° II de Jordania destituy√≥ al primer ministro Samir Rifai. Su sucesor, Maaruf Bajit, abri√≥ de inmediato un di√°logo nacional, que incluye al influyente Frente de Acci√≥n Isl√°mica (FAI). Este √ļltimo rechaz√≥ participar en el gabinete.

El di√°logo nacional est√° tambi√©n al orden del d√≠a en Sud√°n, el m√°s amplio de los pa√≠ses √°rabes dirigido desde hace 21 a√Īos por Omar el Beshir, sobre el que pesa una orden de detenci√≥n del Tribunal Penal Internacional (TPI) por cr√≠menes de guerra, cr√≠menes contra la humanidad y genocidio en Darfur.

La creciente inflación en Sudán, la votación masiva del sur del país en enero a favor de la secesión y las imágenes de la revolución tunecina han reavivado el fantasma del levantamiento popular en el país, a semejanza de los ocurridos en 1964 y en 1985.

El presidente Beshir ha propuesto a la oposici√≥n unirse al poder. Esta exige m√°s bien la formaci√≥n de un “gobierno de uni√≥n nacional” y amenaza con tomar las calles. El influyente islamista Hasan al Turabi fue de nuevo encarcelado tras haber evocado un levantamiento popular.

En cambio, en Siria, el poder no parece dispuesto a abrir un di√°logo con los islamistas ni con los opositores laicos. Al contrario, toda demanda democr√°tica es inmediatamente reprimida.

Frente a los riesgos de contagio de la protesta, también es clave la cuestión de las reformas sociales y económicas.

“El precio de los productos alimentarios de base ha dado un salto de cerca del 30% en el periodo precedente a las manifestaciones… Es imposible medir el impacto a corto plazo de estos problemas econ√≥micos, pero es seguro que ser√°n bien reales”, apunta el Centro de Estudios Estrat√©gicos e Internacionales (CSIS) de Washington.

Algunos pa√≠ses √°rabes, como Marruecos, Bahrein y Egipto, han asegurado que mantendr√≠an las subvenciones a los productos alimentarios de base, a diferencia de Sud√°n, forzado a medidas de austeridad debido a una crisis de sus finanzas p√ļblicas.

URL CORTA: http://rbb.cl/5kmj
Tendencias Ahora