Notas
Utopistas se refugian en el √ļnico lugar que los salvar√° del apocalipsis en 2012
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los habitantes de Bugarach, al pie de una monta√Īa del mismo nombre en el sur de Francia, ya estaban acostumbrados a los turistas en busca de ovnis, pero ahora temen la invasi√≥n de “utopistas” convencidos de que s√≥lo ese lugar se salvar√° del apocalipsis que anuncian para fines de 2012.

Monte Bucarach | accueilauvillage.fr

Monte Bugarach | accueilauvillage.fr

El tema de los numerosos profetas del apocalipsis en internet fue incluso evocado en un reciente concejo municipal, admitió Jean-Pierre Delord, el alcalde del pueblo de 200 habitantes, cerca de los Pirineos.

“Estamos preocupados, podemos ver en internet que ‘iluminados’ prev√©n el fin del mundo para el 21 de diciembre 2012 y que Bugarach ser√° el lugar donde hay que estar” para salvarse, agreg√≥.

Desde hace un par de a√Īos, la red est√° inundada de sombr√≠os escenarios sobre el apocalipsis venidero, basados en lecturas del calendario Maya y de Nostradamus.

Tan fuertes son estas teorías -que evocan el fin del calendario maya, la inversión de los polos, la alineación de los planetas del sistema solar o una colisión entre la Tierra y un planeta misterioso- que la NASA, la agencia espacial estadounidense, se sintió obligada de desmentir, en 2009, el próximo fin del mundo.

“El mundo no terminar√° el 21 de diciembre de 2012″, asegur√≥ la NASA en una ins√≥lita campa√Īa para intentar disipar los extendidos rumores.

Algunas teor√≠as sobre el pr√≥ximo fin del mundo designan el pico de Bugarach como una de las “monta√Īas sagradas” que se salvar√°n del apocalipsis.

“Internet es capaz de todas las locuras y nosotros, que somos s√≥lo 200 (habitantes), no vamos a poder resistir”, dijo el alcalde, un ex ganadero de 67 a√Īos, que teme la llegada de cientos o miles de personas.

Acostumbrado a los rumores, el pueblo recibe ya a numerosos esot√©ricos, cont√≥ el alcalde, mostrando amuletos, piedras m√≠sticas y otras joyas que la municipalidad ha hecho retirar de la monta√Īa.

Algunos creen que el monte, punto culminante del macizo de Corbi√®res, con sus 1.231 metros de altitud, es un “estacionamiento para ovnis”, que alberga en sus entra√Īas medios de locomoci√≥n para extraterrestres.

Otros piensan que en esta zona hallar√°n el Santo Graal o el tesoro de los templarios.

“En un principio, un 72% de mis clientes eran excursionistas. Ahora, un 68% son ‘visitante esot√©ricos’”, indic√≥ Sigrid Benard, gerente desde hace seis a√Īos de la Casa de la Naturaleza, una de los pocos albergues en esta peque√Īa comuna.

Afectada por el éxodo rural registrado después de la Segunda Guerra Mundial, la localidad revivió después de 1968, con la llegada de gente con una filosofía y conocimientos agrícolas diferentes.

Ahora, de cada nueve familias de ganaderos que viven en las faldas del pico, ocho no son originarias de la comuna, entre ellos el alcalde. Todos ellos se han integrado y estimulado la economía local, indicó el adjunto del alcalde, Gilbert Cros.

La ciudad alberga también numerosas residencias secundarias compradas por europeos.

La irrupci√≥n de los “utopistas” se inici√≥ a comienzos de esta d√©cada. “Antes, no hab√≠amos o√≠do hablar de todas esas teor√≠as absurdas”, dijo Cros, que lament√≥ que todo esto d√© una mala imagen a la comuna.

Los “utopistas” compran casas aisladas y organizan cursillos, dijo el alcalde.

Esto ha provocado un alza de los precios en el otro lado de la monta√Īa, en Camps-sur-l’Agly, indic√≥ Neli Busch, una agricultora de origen alem√°n que alquila cuartos y que se queja de que “los esot√©ricos” est√©n adquiriendo todos los terrenos agr√≠colas y que los “j√≥venes no puedan instalarse” en la zona.

Tendencias Ahora