Notas
Unasur definió marco legal de plan conjunto contra el narcotráfico
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los viceministros de Interior de la Unasur definieron el marco legal de un plan conjunto contra el narcotráfico, durante una reunión en Quito en la que afloraron diferencias de enfoque frente al problema de las drogas, informó este sábado una fuente oficial.

El encuentro de los subsecretarios de Gobierno e Interior del mecanismo, celebrado entre jueves y viernes, redactó el estatuto del Consejo Suramericano de Lucha contra el Narcotráfico, que busca armonizar las políticas y deberá ser ratificado en una cita ministerial en marzo.

“Definimos las bases legales y la mec√°nica administrativa del Consejo”, dijo en entrevista con la AFP el viceministro ecuatoriano de Gobierno, Freddy Rivera, cuyo pa√≠s ejerce la secretar√≠a pro t√©mpore de la Uni√≥n de Naciones Suramericanas (Unasur).

El responsable destacó los acuerdos logrados en cuanto a intercambio de información para detectar bandas criminales y combatir el lavado de activos, y de experiencias para la prevención del consumo de drogas.

Rivera se√Īal√≥ que el Consejo tambi√©n se plantea “generar una identidad suramericana en el tema” mediante la “armonizaci√≥n de las legislaciones”, para negociar estrategias en bloque con la Uni√≥n Europea o los pa√≠ses asi√°ticos.

La cuesti√≥n antidrogas es sensible en la regi√≥n, donde Bolivia, Colombia y Per√ļ son responsables de la mayor parte de la producci√≥n mundial de coca√≠na, unas 845 toneladas m√©tricas en 2008, seg√ļn el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito de 2009.

El viceministro indic√≥ empero que el Consejo se propuso no “subregionalizar el tema, descocainizar la discusi√≥n, pues cada pa√≠s tiene un problema distinto con el narcotr√°fico y tratamos de equilibrar su importancia”. “Por ejemplo, el problema de las drogas sint√©ticas en Argentina es gigantesco”, anot√≥.

Las discusiones en Quito tambi√©n sacaron a flote diferencias de enfoque en la materia, tales como que el narcotr√°fico sea combatido por la Polic√≠a y no por las Fuerzas Armadas como sucede en Colombia, donde, seg√ļn las autoridades, las guerrillas izquierdistas se financian con la coca√≠na.

“Uno de los retos es elaborar una nueva doctrina que d√© cabida a posiciones de pa√≠ses que no tienen necesariamente un problema de seguridad nacional”, explic√≥ Rivera.

Los delegados de los 12 pa√≠ses miembros de la Unasur no lograron un acuerdo sobre el impacto ambiental del tr√°fico de drogas, pues Colombia rechaza asumir la responsabilidad por la contaminaci√≥n que generan los laboratorios de procesamiento m√°s all√° de sus fronteras, se√Īal√≥ el funcionario ecuatoriano.

Bogotá mantuvo en el pasado una fuerte controversia con Quito por las fumigaciones áreas de cultivos de coca en la zona limítrofe, en las que son usados herbicidas.

Por su parte, Bolivia se opuso a incluir en los estatutos el tema de las siembras de coca. “No quiere saber nada de este asunto, ni que se ponga cultivos l√≠citos o il√≠citos”, agreg√≥ Rivera.

Las m√°s recientes cifras de producci√≥n de droga de la ONU reflejan, sin embargo, una reducci√≥n de 15% con respecto a 2007, cuando Bolivia, Ecuador y Per√ļ procesaron 994 toneladas m√©tricas.

Colombia, con 430 toneladas en 2008 (-28%), contin√ļa siendo el mayor productor de coca√≠na, aunque sus superficies cultivadas con coca se redujeron un 18% llegando a 81.000 hect√°reas.

En cambio, las siembras aumentaron un 6% en Bolivia y un 4,5% en Per√ļ. Estos dos pa√≠ses produjeron respectivamente 113 toneladas (+9%) y 302 toneladas (+4,1%) de coca√≠na en 2008, seg√ļn la ONU.

Tendencias Ahora