Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Agencia UNO

Convencionales Indígenas analizan su mandato: "También representamos al resto de la ciudadanía"

Lunes 16 agosto de 2021 | 05:30
VISITAS

¿Cuánta es la autonomía que tienen los escaños reservados? ¿Deben consultar todas las decisiones que tomen en su territorio? Estas dudas surgen en la opinión pública, y fueron consultadas por Radio Bío Bío hacia convencionales de las denominadas “primeras naciones”. Una de las constituyentes asevera: “Me contacto periódicamente para rendir cuentas e informar a mi comunidad, pero también ese vínculo existe con el resto de la ciudadanía”.

La comisión de Participación y Consulta Indígena de la Convención Constitucional, compuesta por 17 convencionales, es la encargada de elaborar un mecanismo de consulta a los pueblos indígenas, en concordancia con los convenios suscritos por el país en esta temática para favorecer la toma de decisiones de las denominadas “primeras naciones”.

Sin embargo, una de las dudas que surgen ante esto es a quién responden los convencionales de pueblos indígenas. ¿En qué se traduce su mandato como autoridad de la República? ¿Tienen autonomía?

Sobre esto, la convencional por el pueblo kawésqar, Margarita Vargas, aclara que la clave para entender esto es el proceso deliberativo que existió detrás: “Partamos de la premisa de que la elección de los escaños reservados fue una elección democrática, en un proceso participativo y que está previamente informado. Por lo tanto, yo respondo al pueblo; es decir, al individuo kawésqar”.

Sin embargo, la puntarenense indica que si bien es cierto que ella es una autoridad por ley y que tiene la “potestad de poder representar al pueblo”, están trabajando en una propuesta de consulta indígena en la comisión ya mencionada, “para que esta nueva carta magna tenga la legitimidad que corresponde”.

“Yo soy un vocero de mi pueblo. Un chasqui, como le llamamos nosotros”, sostiene el constituyente aymara Luis Jiménez. “El movimiento aymara tiene ciertas reivindicaciones, y uno lo que trata es que esas reivindicaciones se escuchen acá en la convención”.

En esa línea, Jiménez explica que no responde a una asamblea, sino que “lo que hago es contactarme con las diversas comunidades territoriales y urbanas, y a la vez levantar propuestas. Algunas de ellas ya están sistematizadas, por lo que se les vuelve a ratificar. A veces hay propuestas nuevas, y ese conjunto de propuestas se llevan a la Convención. También son las ideas que uno propuso en la campaña: la defensa de la Pachamama, la recuperación del agua en las comunidades, mayor respeto a la cultura, a las ciudades, etcétera”.

Y grafica que en la práctica, es “igual como si fuera un candidato en general. El sistema de elecciones es el mismo. Solo que uno como tiene ese contacto con las comunidades, uno trata de no solamente informar, sino que recoger las propuestas”.

Del mismo modo, el representante elegido por el pueblo chango, Fernando Tirado, indica que él sigue “el mandato de mi pueblo. Yo represento a las segundas, tercera, cuarta y quinta regiones. El pueblo chango tiene esas cuatro regiones designadas por ley”.

Y a través de una comparación, desarrolla que los convencionales no son solo representantes de los pueblos o exclusivamente de los electores que fueron a votar por ellos: “El Presidente de la República a mi no me representa. Y representa a mas de la mitad de los chilenos, incluso los que no votaron por él. Pero es el Presidente de la República. Lo mismo los alcaldes. En ninguna ciudad de Chile los alcaldes representan solamente la gente que votó por ellos”.

Otra duda que ronda al respecto: un convencional de escaños reservados ¿debe consultar todas sus decisiones con su territorio?

“Esa pregunta toca dos temas distintos, que muchas veces los medios de comunicación y el debate público pareciera confundir”, abre la constituyente electa por el pueblo yagán, Lidia González; “Por un lado efectivamente existe un compromiso especial con las comunidades yaganes. Con ellas me contacto periódicamente para rendir cuenta, informar, escuchar, y dialogar, pero también ese vínculo existe con el resto de la ciudadanía”.

Y extiende la exconcejala por Cabo de Hornos que “como convencional considero parte de mi trabajo participar en todas las instancias de participación y debate que se vayan generando mientras la Convención funcione. Otra cosa distinta es la necesaria generación de mecanismos institucionales para que exista participación ciudadana incidente durante este período”.

Polémicas

En otro plano, dos de los convencionales de escaños reservados comentaron que podrían existir irregularidades en el padrón electoral de sus respectivas comunidades.

Por su parte, Vargas, que es ingeniera en administración pública, asevera que la cantidad de habitantes de su pueblo ronda los 350, aunque esta cifra aún es sujeto de estudio. Sin embargo, denuncia que existe “un problema en la entrega de Certificado de Acreditación de Calidad Indígena por parte de la Conadi”.

Al respecto, explica que “han llegado reclamos que están otorgando estos certificados para personas no indígenas, no kawésqar”, lo que incidiría en las estimaciones de población.

Y extiende la convencional que esto sucedería “ya que con un certificado se puede postular a proyectos, a becas también, aparte de todos los beneficios del Estado, que son programas de apoyo para pueblos indígenas”.

Del mismo modo, Tirado constata que hubo gente “que no tenían relación con el pueblo chango” que se “autoidentificó” como chango: “Hay personas que se autoidentificaron que no tenían ninguna relación con el pueblo chango. Algunos querían ver qué había más allá. Fue así como vi que gente que conozco, mujeres rubias de ojos azules y uno la miraba, nomás, no podía hacer nada, pero se identificaban como chango”.

Asimismo, reafirma que del padrón electoral, que registraba 1951 votantes habilitados para la última elección de convencionales constituyentes en el pueblo chango, votó el 49%: 956 sufragios. “De esos 900, yo tuve el 43%. A esa gente le debo respeto”.

Y sobre un comunicado que circuló en redes sociales emitido por el Consejo Nacional del Pueblo Chango, el cual lo acusa de supuestas irregularidades en la votación, además de “falta de voluntad” en comunicarse con algunas de las asambleas, Tirado enuncia: “Cuando leí esa crítica me dio risa, son puros cahuines. ¿Es delito ganar una elección por mayoría? Los invito a que pongan en los tribunales el delito que yo cometí. Si no demuestran el delito, yo tengo el legítimo derecho de presentar una demanda por calumnias e injurias”.

En suma, González, que ganó su elección por unanimidad ya que era la única candidata del pueblo yagán, expresa: “Estoy convencida que esta Convención marcará un piso mínimo para la futura institucionalidad política. Creo que la ciudadanía de aquí en adelante solo reconocerá como órganos democráticos y legítimos aquellos en los que los diversos pueblos tengan presencia, donde la paridad sea una norma básica y existan espacios para las distintas realidades”.

Tendencias Ahora