Sociedad
La historia del ni√Īo de 13 a√Īos que asesin√≥ brutalmente a su hermana de 4
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Y aunque he aprendido a perdonar a Paris, nunca me he recuperado del todo. Pudo haber hecho otras 10.000 elecciones esa noche y nunca entender√© por qu√© hizo lo que hizo. Mi hijo es un depredador, pero si pasara toda mi vida odi√°ndolo, ¬Ņde qu√© servir√≠a eso? No puedo adivinar el pasado. Nadie puede”

As√≠ describe Charity Lee, una mujer oriunda de Texas, los sentimientos hacia su hijo mayor, Paris, quien cuando ten√≠a 13 a√Īos asesin√≥ a su hermana Ella, de s√≥lo 4.

A casi 11 a√Īos del fatal episodio, la mujer cont√≥ su historia al portal Good Housekeeping y en un documental llamado The Family I Had (La familia que tuve) estrenado en diciembre pasado en el canal Investigation Discovery.

“Odio el f√ļtbol Y realmente odio el domingo del Super Bowl. Fue el 4 de febrero de 2007, poco despu√©s de que los Colts de Indian√°polis derrotaran a los Chicago Bears, cuando mi mundo se oscureci√≥. El juego termin√≥ y acab√°bamos de cerrar el (restaurante) Buffalo Wild Wings donde trabajaba en Abilene, Texas, cuando tres polic√≠as tocaron la puerta del restaurante. Hablaron con mi gerente antes de caminar hacia m√≠. Pod√≠a escuchar mi coraz√≥n latir a medida que se acercaban”, comenz√≥ relatando la madre.

Charity explic√≥ que se encontraba en su trabajo cuando se enter√≥ de lo que hab√≠a ocurrido en su casa, donde estaban sus hijos y una ni√Īera, que abandon√≥ sus labores antes de la hora acordada.

“Un oficial me sent√≥ y me explic√≥ que algo le hab√≠a sucedido a mi hija de 4 a√Īos, Ella. Empec√© a gritarle que me llevara con ella. ‘No, no podemos’, dijo. ‘Ella ha sido asesinada"”, relat√≥.

“Las palabras no ten√≠an sentido, as√≠ que las repet√≠ para m√≠: Ella ha sido asesinada. Me desmay√©. Cuando despert√©, le pregunt√© si mi hijo mayor, de 13 a√Īos, Par√≠s, tambi√©n estaba muerto. ‘No, est√° vivo y en la estaci√≥n de polic√≠a, pero no lo puedes ver porque no ha preguntado por ti’. ‘¬ŅDe qu√© diablos est√°s hablando?’, le grit√©. ‘Soy su madre, por el amor de Dios. ¬°Ll√©vame a √©l!’. (Y el polic√≠a respondi√≥) ‘Se√Īora, no podemos hacer eso. Par√≠s fue quien asesin√≥ a Ella"”, record√≥ Charity.

Paris y Ella | Charity Lee
Paris y Ella | Charity Lee

El contexto

“Perd√≠ a mis dos hijos ese domingo del Super Bowl. Paris fue arrestado y, 6 meses despu√©s, sentenciado a 40 a√Īos de prisi√≥n. Est√° en la Unidad de Ferguson en el condado de Madison, Texas, donde lo visito cada dos o tres meses y donde probablemente se mantendr√° hasta los 40 a√Īos. Mi primer hijo, mi primer amor es un depredador”, lament√≥ la madre.

Charity ha buscado respuestas no sólo indagando en la mente de su hijo, sino que también en su propio contexto familiar e incluso ha revisado su propio pasado oscuro.

“Podr√≠amos decir que fui ‘salvaje’ cuando crec√≠ en Atlanta. Para cuando ten√≠a 17 a√Īos, estaba drogada con hero√≠na, y seguir√≠a luchando contra la adicci√≥n durante a√Īos. Me gradu√© de la escuela secundaria con honores y fui a la Universidad de Tennessee para estudiar ecolog√≠a humana, lo cual, mirando hacia atr√°s, es ir√≥nico”, expres√≥.

“Lo que hace que la gente trabaje y lo que los hace funcionar siempre me ha fascinado. Soy de la opini√≥n de que para entender a una persona, tambi√©n debes entender el contexto o el entorno en el que crecieron”, a√Īadi√≥.

Charity dijo que aunque se rehabilit√≥ durante un tiempo se le hizo muy dif√≠cil vivir sin drogas. “Consider√© la sobredosis para terminar con mi vida, pero luego, durante mi segundo a√Īo de universidad, descubr√≠ que estaba embarazada de Paris. Finalmente tuve algo por lo que vivir, algo que esperar, y aprend√≠ a ser feliz”.

“√Čl era un beb√© hermoso. Recuerdo haber sentido el amor m√°s profundo que puedas imaginar cuando naci√≥ en octubre de 1993. Pens√© que no dejar√≠a que nada ni nadie le hiciera da√Īo a este ni√Īo”, indic√≥.

Charity y Paris | Charity Lee
Charity y Paris | Charity Lee

“Su padre no ten√≠a mucho, pero cuando vino a conocer a Par√≠s a la edad de 16 meses, se me hizo claro que algo andaba mal con √©l. Ese a√Īo, descubrimos que a su padre le diagnosticaron esquizofrenia paranoide. Por el bien de nuestro hijo, decid√≠ cortar el contacto con √©l”, coment√≥.

“Trabaj√© en trabajos ocasionales para mantenerme mientras estaba en la universidad y confi√© en el apoyo financiero de mi familia. Mi madre cuid√≥ a mi hijo cuando necesitaba ayuda. Era joven, reci√©n rehabilitada, trabajaba, iba a la escuela y sent√≠a que mi vida se basaba en muchas condiciones. Fue un tiempo ca√≥tico”, revel√≥.

“Me gradu√© de la universidad con mi t√≠tulo de ecolog√≠a humana, con una concentraci√≥n en el desarrollo infantil y familiar. En los a√Īos siguientes, me encontrar√≠a con el padre de Ella y quedar√≠a embarazada de nuevo. Di a luz a Ella naturalmente, en casa. Cuando la sostuve por primera vez, tuve una abrumadora sensaci√≥n de amor protector y orgullo por mi ni√Īa”, afirm√≥.

“Paris amaba a Ella tambi√©n. ¬ŅC√≥mo no podr√≠a? Ella era introvertida, pero extremadamente obstinada, de fuerte car√°cter, segura de s√≠ misma y bromista. Estaba obsesionada con la Era del Hielo e insisti√≥ en ver la misma escena, aquella en la que los personajes bajan por un tobog√°n de hielo, una y otra vez. Paris y yo solo la mir√°bamos y le dec√≠amos, Dios m√≠o, ¬Ņcu√°ntas veces puede hacer esto?”, agreg√≥.

La mujer cuenta que ella y sus hijos viv√≠an con su madre en Seymur, Texas, y en ese momento recay√≥ en las drogas. “Cuando tuve una reca√≠da de coca√≠na durante un per√≠odo de 6 meses. Paris ten√≠a 11 a√Īos. A pesar de que no la consum√≠a todos los d√≠as, √©l se acerc√≥ para cuidar a Ella”

Primeros indicios violentos en Paris

“Paris era un ni√Īo incre√≠blemente inteligente. Era art√≠stico, creativo, y nunca mostr√≥ tendencias violentas o perturbadoras, hasta un d√≠a en 2005”, asegur√≥ Lee.

“Nunca, en ning√ļn momento, tuve ninguna indicaci√≥n de que √©l pudiera matar. Ella y su t√≠a, mi hermana, jugaban con un palo afuera. Paris lo tom√≥, y cuando lo exigieron de vuelta, √©l lo destruy√≥. Las chicas estaban muy molestas, as√≠ que le dije a Paris que entrara. √Čl reclam√≥ y se alej√≥. Lo siguiente que supe fue que el ama de llaves de mi madre entr√≥ corriendo y me dijo que Paris hab√≠a huido con un cuchillo. Lo perseguimos por la calle, lo arrinconamos y comenz√≥ a llorar. Solt√≥ el cuchillo y cay√≥ al suelo. Lo llevamos a un hospital privado”, cont√≥ la mujer.

Charity relat√≥ que su hijo estuvo retenido una semana en el centro tras ese primer indicio. “Fue retenido all√≠ por una semana. Cuando llam√© y pregunt√© qu√© estaba pasando con √©l, no obtuve respuesta. Decid√≠ llevarlo a casa, y parec√≠a estar bien. Por supuesto, tuvimos nuestros problemas: era un adolescente y yo me manten√≠a sobria, pero Paris nunca amenaz√≥ con lastimarme ni a m√≠ ni a nadie m√°s. Sinceramente, estaba m√°s preocupado de que se lastimara a s√≠ mismo. Nunca, en ning√ļn momento, tuve ninguna indicaci√≥n de que √©l pudiera matar”, indic√≥.

La fatídica noche

“Luego, en ese domingo del Super Bowl de 2007, se desat√≥ el infierno. Estaba llegando tarde al trabajo y Ella estaba en la ba√Īera, bajo la supervisi√≥n de una ni√Īera. Ella me pidi√≥ que le diera un beso de despedida. ‘¬°Solo un beso m√°s, mam√°, solo una vez m√°s!’, me dijo. Segu√≠ bes√°ndola. Es mi √ļltimo recuerdo de Ella”, record√≥ Charity.

“Paris estaba enojado conmigo. Acababa de gastar todo su dinero en camisetas y zapatos en el centro comercial, as√≠ que lo rega√Ī√©. Estaba tratando de ense√Īarle sobre el presupuesto. Estaba enojado en la esquina cuando me fui, pero lo bes√© en la mejilla, sin embargo, y le dije: ‘S√© que est√°s enojado conmigo, pero superaremos esto"”, a√Īadi√≥.

La madre se fue a su trabajo a eso de las 16:30 horas de ese d√≠a, sin imaginar como terminar√≠a la jornada. “Esa noche, la ni√Īera sali√≥ de nuestra casa sin mi consentimiento. En su ausencia, Paris golpe√≥ e intent√≥ estrangular a Ella. Finalmente la apu√Īal√≥ 17 veces con un cuchillo. Ella muri√≥, pero no r√°pidamente, como luego descubrir√≠a. Y despu√©s de que asesin√≥ a Ella, Paris llam√≥ al 911 por s√≠ mismo”.

Más tarde, Charity tuvo acceso a la cinta de la llamada al 911 y esto decía:

“Par√≠s: “Accidentalmente mat√© a alguien”.

Operador 911: “¬ŅAccidentalmente mataste a alguien?”

Par√≠s: “No, s√© que lo hice. A mi hermana”.

Operador 911: “¬ŅEst√° ella respirando?”

Paris: “No, no lo est√° haciendo, me siento tan mal”.

Paris: “Est√° sangrando por toda esta cama, porque la apu√Īal√©”.

Operador 911: “¬ŅD√≥nde la apu√Īalaste?”

Par√≠s: “En muchos lugares”.

“Cuando los oficiales llegaron al (restaurante) Buffalo Wild Wings para dar la noticia, un polic√≠a se ofreci√≥ a llevarme a casa, pero me negu√©. Manej√© yo misma. En casa, una oleada de patrullas ya hab√≠an llegado y los medios comenzaron a rodearme. Esper√© frente a la casa, helada, para que los oficiales sacaran a Ella”, record√≥.

“Finalmente, despu√©s de 6 horas, el forense se la llev√≥. Ella estaba en una bolsa para cad√°veres que estaba cerrada hasta el ment√≥n y le sali√≥ sangre por la boca. Ten√≠a una gran contusi√≥n en la frente donde la hab√≠an golpeado. Empec√© a gritar: ‘Lo siento mucho por no haber estado ah√≠’. El sol estaba comenzando a salir. En ese momento, le hice una promesa a Ella de que algo significativo saldr√≠a de su muerte”.

Paris actualmente en la c√°rcel
Paris actualmente en la c√°rcel

Cuatro horas m√°s tarde, Charity dice que fue a la oficina del Fiscal del Distrito. “Estaba mirando a mi hijo, pregunt√°ndome por qu√© hab√≠a hecho esto. Se hab√≠a sentado en una silla en el fondo de la habitaci√≥n cuando me mir√≥. ‘Sol√≠as decir que nunca ser√≠as capaz de matar a nadie a menos que lastimaran a uno de tus hijos’, me dijo. ‘Apuesto a que no pensaste que iba a ser as√≠’. Estaba muerta de miedo por √©l”, reconoci√≥.

“El fiscal del distrito quer√≠a que Paris se declarara no culpable, pero ¬Ņde qu√© le habr√≠a servido eso? Quer√≠a llevar a Paris a una instituci√≥n mental donde √©l, como menor de edad, pudiera obtener ayuda. Pero la fiscal√≠a quer√≠a asegurarse de que Paris recibiera la sentencia m√°xima. Le dieron 40 a√Īos de prisi√≥n. Primero fue a un centro juvenil y luego, cuando cumpli√≥ 19 a√Īos, se decidi√≥ durante una audiencia de transferencia que ser√≠a enviado a una prisi√≥n para adultos, donde se encuentra ahora”, revel√≥ la mujer.

Lee explic√≥ que “despu√©s de su arresto, Paris fue diagnosticado con un trastorno de conducta, el √ļnico diagn√≥stico de personalidad que se le puede dar a un menor. Cuando ya ten√≠a 15 a√Īos, contrat√© a un psic√≥logo que confirm√≥ que ten√≠a rasgos psic√≥patas moderados, o rasgos insensibles y sin emociones”.

Lee tambi√©n: 8 se√Īales de que un ni√Īo podr√≠a ser un psic√≥pata

“S√≥lo cuando comprend√≠ lo que Paris era -un depredador- pude perdonarlo. Por ejemplo, si estoy nadando en un hermoso oc√©ano, divirti√©ndome, y aparece un tibur√≥n y me muerde la pierna, con suerte no pasar√≠a el resto de mi vida odiando a ese tibur√≥n. Con suerte, entender√≠a que los tiburones son lo que son. Y, para bien o para mal, Par√≠s es un tibur√≥n. Si quieres ponerte a odiar al tibur√≥n, no llegar√°s muy lejos. Y en un esfuerzo por perdonar al tibur√≥n, debes descubrir qu√© hace funcionar al tibur√≥n. Esa ha sido mi forma de pensar desde la universidad, cuando estudi√© ecolog√≠a, y as√≠ es como pienso sobre mi hijo ahora”, afirm√≥.

Charity Lee
Charity Lee

Una peque√Īa esperanza

“En junio de 2013, di a luz a mi tercer hijo, un ni√Īo llamado Phoenix. Conoc√≠ a su padre despu√©s de que Ella muri√≥, pero √©l no quer√≠a ser padre y no quer√≠a negociar o comprometerme cuando se trataba de mis hijos. Entonces, somos s√≥lo nosotros, Phoenix y yo. Su nombre simboliza un nuevo comienzo, que nos queda muy bien. Paris le escribe cartas a Phoenix, que quiere que le entregue cuando cumpla 12 o 13 a√Īos. Pero cuestiono que la persona que mat√≥ a mi hija le hable a mi hijo. Nunca me sentir√© c√≥modo con Paris, y nunca olvidar√© lo que le hizo a Ella”, admiti√≥ Charity.

Adem√°s, la madre volc√≥ su dolor a la creaci√≥n de una fundaci√≥n en honor a su hija. “No mucho tiempo despu√©s de su muerte, comenc√© la Fundaci√≥n ELLA, una organizaci√≥n sin fines de lucro para prevenir la violencia y abogar por los derechos humanos a trav√©s de la educaci√≥n, la reforma de la justicia penal y la defensa de las v√≠ctimas. Ahora soy una oradora p√ļblica que viaja por el pa√≠s para hablar sobre la maternidad, la pena de muerte, el encarcelamiento en masa, el perd√≥n y la empat√≠a”

“Y aunque he aprendido a perdonar a Paris, nunca me he recuperado del todo. Pudo haber hecho otras 10.000 elecciones esa noche y nunca entender√© por qu√© hizo lo que hizo. Mi hijo es un depredador, pero si pasara toda mi vida odi√°ndolo, ¬Ņde qu√© servir√≠a eso? No puedo adivinar el pasado. Nadie puede”

URL CORTA: http://rbb.cl/j2h4
Tendencias Ahora