La pandemia del coronavirus tiene al mundo enfrentado a un nuevo escenario con grandes cambios, donde la interacción con otros tendrá que verse limitada.

Por ello las empresas y negocios han tenido que ir adaptándose para proteger a sus trabajadores y clientes. Desde supermercados a vehículos de transportes e incluso gimnasios, todos han debido tomar medidas de resguardo en el mundo.

En mercado, en tanto, ha visto este desafío como una oportunidad y hoy es posible encontrar diversas soluciones, algunas que ya se están implementando como los biombos.

Estos son ideales para espacios grupales y que ayudan a la protección interpersonal de trabajadores de distintas industrias como la minera, o lugares concurridos como los gimnasios.

DVP
DVP
DVP
DVP

Por otro lado están los separadores para mesón, estructuras translúcidas fabricadas en policarbonato o acrílico, que tienen por objetivo mantener la distancia interpersonal en espacios comunes, sobre todo laborales.

Dentro de este contexto encontramos los Protectores Modulares, formados por láminas que se acoplan entre sí para diseñar divisiones a la medida de los usuarios, y los Separadores Express, soluciones autosoportante de una pieza, ideales para uso en lugares de atención a público.

Además existen otro tipo de separadores, fabricados en la misma materialidad de los anteriores, que se pueden colgar desde el techo manteniendo la armonía del espacio; recomendados para farmacias, hoteles o lugares para recepción de clientes.

DVP
DVP
DVP
DVP

Otra de las alternativas, son los escudos sanitarios para autos y escudos protectores para buses. “Estos funcionan como una barrera protectora interpersonal, la cual es muy sencilla de instalar sin necesidad de intervenir el auto”, aseguró Ricardo Merino, Gerente General de Empresa DVP Chile.

“En tanto, el escudo protector especial para buses, logra obtener autonomía entre los pasajeros y el chofer”, dijo.

DVP
DVP

Finalmente, los pediluvios se crearon para limpiar los zapatos antes de entrar a cualquier lugar. Hoy en día, es incluso obligatorio su uso para evitar llevar el virus en los zapatos a viviendas o empresas.