Sociedad
Viernes 15 marzo de 2019 | Publicado a las 09:08
La curiosa razón por la que podemos pronunciar las "f" y las "v"
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un equipo de investigadores sostiene en un estudio publicado este jueves en la revista Science que el desarrollo de la agricultura y los alimentos blandos en el Neol√≠tico hicieron evolucionar la mand√≠bula humana y permitieron la aparici√≥n de las consonantes “f” y “v”.

Su trabajo, que combina ling√ľ√≠stica, ciencia del lenguaje y paleoantropolog√≠a, refuerza la idea de que el lenguaje no es el simple producto aleatorio de la historia, sino que est√° relacionado con los cambios biol√≥gicos del Neol√≠tico (6.000 a 2.100 a√Īos antes de nuestra era), la √©poca de la invenci√≥n de la agricultura (trigo y cebada) y de la domesticaci√≥n de los animales (cabra, oveja, vaca…).

“El lenguaje no se estudia tradicionalmente como un fen√≥meno biol√≥gico”, dijo el martes a periodistas el profesor Balthasar Bickel, de la Universidad de Z√ļrich. “Es un poco extra√Īo porque el lenguaje es parte de nuestra naturaleza, como los sistemas de comunicaci√≥n de otros animales”.

Antes del período Neolítico, el Homo Sapiens usó sus dientes rápidamente para masticar los productos de su caza y su recolección.

Mientras que los incisivos superiores de los ni√Īos cubr√≠an los inferiores, en los adultos el uso terminaba por gastar los dientes de adelante, de lo que dan testimonio los cr√°neos prehist√≥ricos.

Si uno empuja su mand√≠bula inferior hacia adelante hasta que sus dientes superiores e inferiores se toquen entre s√≠, pronunciar la “f” y la “v” se hace sumamente dif√≠cil. Estas son consonantes labiodentales, que requieren la acci√≥n combinada del labio inferior y los dientes superiores.

Naturaleza y cultura

A partir del Neol√≠tico, los humanos aprendieron t√©cnicas para transformar alimentos, por ejemplo, moli√©ndolos, cocin√°ndolos…

“Ten√≠an un mont√≥n de tipos s√©mola o papillas, guisos y sopas, pero tambi√©n productos l√°cteos como leche, queso y yogur, que solo fueron posibles con el procesamiento de alimentos”, dijo su colega Steven Moran. “El desarrollo de la cer√°mica para conservar alimentos tambi√©n ha sido muy importante para el inicio de la agricultura”.

El desgaste dental ha disminuido mecánicamente, y los incisivos superiores han mantenido su posición adolescente: por encima de los dientes inferiores, como en los humanos de la actualidad.

Los investigadores dicen que trabajaron durante cinco a√Īos. Primero confirmaron que las poblaciones con una larga tradici√≥n de procesamiento de alimentos tend√≠an a tener m√°s consonantes dentales en sus idiomas, las que se articulan con la lengua contra los dientes superiores.

Luego constataron, mediante modelos que simulan la pronunciaci√≥n de los sonidos, que el cambio de los dientes del Neol√≠tico hizo m√°s probable la producci√≥n accidental de las “f” y las “v”.

Finalmente, estudiaron la historia de las lenguas indoeuropeas y concluyeron que era “muy probable que las consonantes dentales aparecieran poco antes de la Edad del Bronce, junto con el desarrollo de t√©cnicas de transformaci√≥n de alimentos”, explic√≥ Damian Blasi, otro de los autores. La Edad de Bronce sigui√≥ al Neol√≠tico.

“Espero que nuestro estudio genere un debate sobre el hecho de que al menos algunos -y he dicho bien ‘algunos’- aspectos del lenguaje y el habla deben tratarse como otros comportamientos humanos complejos que se sit√ļen entre biolog√≠a y cultura”, a√Īadi√≥.

Tendencias Ahora