El permiso de edificación N° 35 de 2019, cursado como obra nueva, por 2 torres habitacionales de 32 pisos cada una, otorgado por el arquitecto Sergio Ventura, director de obras municipales (DOM) de Providencia, a los dueños del hotel Sheraton en el sector urbano de Pedro de Valdivia Norte de esa comuna, fue declarado ilegal por la Contraloría General de la República, acogiendo las denuncias de dos organizaciones ciudadanas. Ello por cuanto el emplazamiento de esas nuevas estructuras se proyectó en el mismo sitio, de un poco más de 2 hectáreas, con rol del SII N° 7070-48, en donde se erigen desde hace años 2 torres similares, siendo una de ellas el hotel propiamente tal.

El DOM de Providencia debió haber considerado, para otorgar el permiso de edificación, que se trataba de una ampliación de proyecto, habida consideración la existencia en dicho predio del hotel de marras y de una torre habitacional de 22 pisos. En efecto, la Municipalidad de Las Condes a través de su DOM había otorgado el permiso de edificación N°583, de fecha 14 de diciembre de 1966 para que se construyera el Sheraton y posteriormente, vía permiso de edificación N°10, de fecha 20 de febrero de 1995, de la Municipalidad de Providencia, se autoriza a la Sociedad Inmobiliaria San Cristóbal S.A., la construcción de una torre de 22 pisos, con 150 habitaciones y 4 subterráneos para 317 estacionamientos, indicándose como observación que constituye una ampliación del permiso N°583, de 1966.

Debido a que el titular del proyecto no lo sometió al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), asunto previsto en el literal h) del artículo 10 de la Ley N°19.300 de Bases Generales del Medio Ambiente, se le representó esta falta a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), habida cuenta que el permiso mal cursado consideraba solo 295 viviendas, teniéndose en cuenta que para ingresar al SEIA se requieren 300 o más viviendas o bien que se localicen en un terreno con una superficie de 7 o más hectáreas o que consulten la construcción de edificios de uso público con una capacidad para 5.000 o más personas o con 1.000 o más estacionamientos.

En atención a que el artículo 2.1.25 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC) señala que el tipo de uso residencial en los proyectos inmobiliarios contempla preferentemente el destino vivienda, e incluye hogares de acogida, así como edificaciones y locales destinados al hospedaje, sea éste remunerado o gratuito. Dicho reglamento deja en claro que “cuando los Instrumentos de Planificación Territorial existentes se refieran a uso de vivienda o habitacional, éstos se asimilarán al uso Residencial que señala este artículo”

A pesar de lo anterior, esa negligente SMA en su Resolución Exenta N° 1875 del 23/08/21, muy suelta de cuerpo, dice que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) manifestó en su análisis de la situación que “el 5 de octubre de 2020, mediante Resolución Exenta SEA N°202013101247, la Dirección regional SEA RM, emitió un pronunciamiento indicando que el proyecto informado no corresponde a la modificación de un proyecto existente y que no cumple con los requisitos para ser ingresado al SEIA, habiendo analizado los literales h) y p) del artículo 3° del Reglamento del SEIA”.

Quien firma esa Resolución es Enmanuel Ibarra, fiscal de la SMA, señalando que por lo anterior la denuncia fue archivada, lo que no tiene mayor trascendencia debido a que el permiso contrario a derecho, a pesar de que la municipalidad de Providencia todavía no lo invalida, no podrá utilizarse para construir las mentadas 2 torres habitacionales.

En vista de ello, sobre la marcha se le envío una objeción a la SMA, adjuntando la mencionada Resolución Exenta, para que ese organismo revise su equivocado actuar.

Queda en evidencia entonces que la sentida explicación que le dio la asociación de funcionarios de la SMA a la radio Bio Bío, sobre nuestra denuncia anterior acerca de las carencias que tiene ese servicio ambiental.

fue solo una educada y obligatoria respuesta que tenía como propósito, ante la radio, salvar las apariencias ya que previamente se había publicado lo resuelto por la Contraloría respecto del desorden en las tramitaciones de denuncias de fiscalización.

Finalmente, nos preguntamos si tendrá opinión Carolina Schmidt, mediática ministra de Medio Ambiente, a la luz de este nuevo errorcito cometido por sus leales servicios SMA y SEA.