La pandemia ha generado grandes cambios en la forma de trabajar, estudiar y de comunicarnos con otros, y también ha calado profundo en la forma de realizar actividad física en lugares reducidos y de forma periódica.

Las estadísticas son categóricas y señalan que el confinamiento ha generado una gran inactividad física en las personas, y por consecuencia, un aumento de peso evidente, lo que a su vez conlleva problemas de salud y también emocionales.

Si la actividad física es un factor protector para que esto no ocurra, te reto a recorrer 7 kilómetros diarios alrededor de tu casa. La Organización Mundial de la Salud sugiere que una persona activa debe dar 10.000 pasos al día, pero ¿Cómo lo puedo hacer en mi casa?

Existen muchas formas de lograrlo, pero si quiero generar un hábito en mis hijos para que se mantengan activos, no los voy a mantener caminando por 1 hora y media.

Es por esta razón que el juego es una herramienta pedagógica que nos permite efectuar actividades entretenidas, como juegos tradicionales, desafíos y actividades con el grupo familiar.

A través de este tipo de iniciativas, todos en la casa podrán mantener una vida activa y saludable. Cabe recordar que todos estamos expuestos a tener un problema de salud asociado a la inactividad física.

La OMS señala que a partir de los 20 minutos diarios de ejercicio se aprecian los efectos positivos, pero si logramos realizar el doble, podremos generar paulatinamente un hábito en las personas.

Un dato que es relevante e imposible de soslayar es que las generaciones anteriores han sido más sanas que las actuales en este aspecto, ya que manifestaban las enfermedades asociadas al sedentarismo entrando a los 50 años y ahora la edad es cercana a los 30 años.

¿Será que ellos caminaban más que nosotros? Por eso el reto es dar 10.000 pasos al día para poder averiguarlo.

Patricio Arroyo Jofre
Director de Escuela de Pedagogía en Educación Física
Universidad San Sebastián