Regi贸n de Magallanes
Domingo 05 enero de 2020 | Publicado a las 06:48 路 Actualizado a las 12:35
Los reclamos olvidados de Glenda, la mujer que muri贸 buscando huir de golpes y amenazas de exparejas
visitas

Glenda muri贸 huyendo. No literalmente, pero hab铆a intentado salir de Punta Arenas, ciudad donde estaba inmersa en un c铆rculo de violencia, y no pudo. Por un infortunio no logr贸 subir al avi贸n en el que deb铆a escapar y semanas despu茅s termin贸 siendo asfixiada hasta perder la vida.

驴El principal sospechoso? Su conviviente de los 煤ltimos a帽os, Leonardo Isla Abarca, el mismo que el 3 de octubre de 2019 la golpe贸 con pies y pu帽os y que a帽os atr谩s ya hab铆a dicho que la iba a matar.

Un disparo en la cabeza, golpes, amenazas de sus parejas, denuncias y reclamos antecedieron su muerte, que hab铆a sido anunciada por m谩s de una persona.

Facebook
Facebook

La violencia comenz贸 mucho antes

La historia de Leonardo (38) y Glenda (45) es tortuosa y los pasajes de 茅sta transcurren en su mayor铆a en una caseta del estadio de la ciudad, en calle Kuzma Slavic, que hac铆a las veces de “casa”. Viv铆an ah铆 de manera irregular y en estricto rigor ambos estaban en situaci贸n de calle.

Fue en ese lugar donde el 3 de octubre del a帽o pasado, pocos meses antes de la muerte de la mujer, el hombre la atac贸. La golpe贸 con pies y pu帽os y dej贸 a la v铆ctima con moretones en varias partes del cuerpo y erosiones m煤ltiples.

En julio de 2019 Leonardo ya hab铆a anunciado la muerte de Glenda. El 15 de ese mes, a eso de las 09:00 horas, ambos estaban en la casa que compart铆an. Fue entonces que 茅l comenz贸 a insultarla: “Me voy a ir a buscar a mi expolola y regresar茅 con ella para matarte”, le dijo.

Al menos as铆 consta en la sentencia en contra del hombre, en un lenguaje judicial que pod铆a alejarse un poco de los insultos que en realidad profiri贸, pero no en la esencia. En buenas cuentas, lo cierto es que 茅l la trat贸 mal y amenaz贸 con matarla junto a su ex. Aunque el episodio no termin贸 ah铆.

Luego de los insultos, Leonardo sali贸 de la casa con direcci贸n desconocida y la dej贸 encerrada bajo llave en el inmueble. Glenda fue rescatada a los pocos minutos 煤nicamente porque una persona que se encontraba cerca del lugar escuch贸 los gritos de auxilio.

Como en casi todas las causas en las que la mujer fue v铆ctima, el caso termin贸 con el hombre siendo sentenciado a 41 d铆as de prisi贸n, pero la pena le fue sustituida por 54 horas de trabajo voluntario y se le oblig贸 a asistir a un programa de “tratamiento de control de impulsos” por un a帽o.

Bien se podr铆a decir que el apoyo lleg贸 tarde. Menos de un mes antes de ese episodio, Leonardo hab铆a protagonizado -seg煤n denunci贸 Glenda- otra agresi贸n. Tal vez la m谩s grave.

De acuerdo a la investigaci贸n del Ministerio P煤blico, una tarde de mediados de junio de 2019, ambos -como de costumbre- se encontraban en la casa de Kuzma Slavic 690.

All铆 comenz贸 una discusi贸n por el consumo de alcohol de 茅l, la que termin贸 derivando en una agresi贸n en contra de la mujer. La atac贸 con golpes de pu帽o en el rostro. Carabineros lleg贸 al lugar y la traslad贸 hasta el Hospital Regional de Punta Arenas, donde el m茅dico de turno le diagnostic贸 “escoriaciones (en) labio superior e inferior” y “aumento volumen (en) malar izquierdo”. Puesto en simple, qued贸 con heridas en la boca y en su p贸mulo. Este 煤ltimo termin贸 inflamado.

La agresi贸n termin贸 siendo judicializada tras la denuncia de la v铆ctima. Se dict贸 la prohibici贸n de acercarse a ella, pero al momento de la muerte de Glenda, la causa segu铆a siendo tramitada.

Funeral de Glenda | El Ping眉ino
Funeral de Glenda | El Ping眉ino

El historial del victimario

Al momento de entablar su relaci贸n, Glenda y Leonardo ya ten铆an -por separado- antecedentes como v铆ctima y victimario, respectivamente.

Ejemplo de eso son las condenas que pesaban sobre 茅l por amenazas y agresiones a Claudia, una pareja previa.

A fines de junio de 2013, se le acus贸 por desacato luego de que irrumpiera en la casa de la mujer, en horas de la ma帽ana. Claudia se encontraba al interior de su domicilio, cuando cerca de las 07:00 horas lleg贸 Leonardo, quien exigi贸 a punta de golpes en puertas y ventanas que lo dejaran entrar al domicilio, pese a la orden de alejamiento que pesaba sobre 茅l por una agresi贸n anterior.

El primer intento por ingresar no le funcion贸, por lo que volvi贸 a insistir en una segunda oportunidad momentos despu茅s, circunstancias en las que el hijo de la v铆ctima le abri贸 la puerta.

Lo que no sab铆a Leonardo es que la v铆ctima hab铆a dado aviso a Carabineros, quienes lo detuvieron en el lugar y meses m谩s tarde fue declarado culpable.

Todo termin贸 con la decisi贸n del tribunal de dejarlo con arresto domiciliario nocturno. La sentencia por desacato estaba antecedida por otras dos condenas: una por el mismo delito y otra por lesiones menos graves en contra de la misma v铆ctima.

“Resentimiento a su mam谩”

Si hay algo que Glenda hizo fue denunciar. De eso no hay dudas y as铆 consta en las numerosas acusaciones que hizo ante la Polic铆a de Investigaciones, Fiscal铆a y Carabineros. Una de ellas fue la que estamp贸 en abril de 2012.

El 20 de ese mes, de acuerdo a su presentaci贸n, lleg贸 al terminal de colectivos de la ciudad para hablar con su padrastro, quien trabajaba en el lugar. Fue entonces que la mam谩 de Glenda lleg贸 al lugar y la amenaz贸. “Si sigues jodi茅ndome la vida te voy a matar”, le habr铆a dicho.

“Donde te pille te voy a sacar la mierda”, agregar铆a luego, antes de que la denunciante se fuera del lugar para evitar ser agredida.

Sin embargo, la Fiscal铆a solicit贸 no investigar, apuntando a que “la v铆ctima es una persona que se encuentra en situaci贸n de calle, padece de alcoholismo y paciente psiqui谩trica; la cual, por su estado de salud y situaci贸n de indigencia usualmente formula denuncias en contra de la imputada a la cual tiene especial resentimiento por culparla a ella por no tener con ella a sus tres hijos”.

El tribunal acept贸 que se trataba de hechos “no constitutivos de delito” por no existir “antecedentes fehacientes” de lo ocurrido.

Funeral de Glenda | El Ping眉ino
Funeral de Glenda | El Ping眉ino

Hardy y la mujer de la micro

Leonardo y su mam谩 no fueron los 煤nicos que trataron mal a Glenda. En una oportunidad tambi茅n denunci贸 que una mujer -con quien hab铆a estado en situaci贸n de calle- la hab铆a agredido en una micro. Con una mano le tir贸 el pelo y con la otra la golpe贸 en la cara, consta en la acusaci贸n que tampoco fue indagada por razones similares a la anterior.

Pero como Glenda era de reclamar, pidi贸 de su pu帽o y letra que la persecuci贸n de su atacante continuara. “Me enter茅 reci茅n de esta resoluci贸n”, escribi贸.

Nada de eso pas贸: su queja hab铆a llegado tarde y con ello se cerr贸 la investigaci贸n.

reclamo

La parcela a la que hace alusi贸n era la que compart铆a con la pareja que tuvo antes de conocer a Leonardo: Hardy Silva Quisto, quien tambi茅n forma parte de ese c铆rculo de violencia que rond贸 a Glenda hasta su muerte.

“Te voy a matar”, le dijo una tarde de marzo de 2018, cuando lleg贸 ebrio a la casa de ella, para entrar violentamente al inmueble antes de ser detenido por Carabineros.

Algo similar ocurri贸 el 9 de diciembre de 2018, cerca de las 17:55 horas, cuando sin provocaci贸n de ning煤n tipo, Hardy reaccion贸 de manera agresiva, exigi茅ndole con insultos a la v铆ctima que se retire del inmueble.

Glenda estaba con su hija menor de edad cuando fue amedrentada con diversos elementos corto punzantes, anunci谩ndole que le dar铆a muerte si no se iba de la casa. La afectada se refugi贸 como pudo en un ba帽o, ubicado fuera del inmueble.

Pero eso no fue suficiente, porque el hombre -el mismo por el que Glenda, preocupada, hab铆a presentado tiempo atr谩s una denuncia por presunta desgracia, luego que desapareciera tras ir al supermercado juntos- la sigui贸 con una cortapluma. All铆 reiter贸 sus anuncios y amenazas. Carabineros alcanz贸 a llegar y nuevamente Hardy se iba detenido.

La 煤ltima agresi贸n de Silva Quisto, seg煤n denunci贸 Glenda, fue la ocurrida el 20 de marzo de 2019.

“El imputado agredi贸 f铆sicamente a la v铆ctima, empuj谩ndola y d谩ndole golpes en el t贸rax, tras lo cual ella cae al suelo y luego la toma violentamente de un brazo para levantarla y la vuelve a empujar desde los hombros cayendo ella al suelo nuevamente, golpe谩ndose la frente. El imputado la levanta otra vez con las manos y la lanza al suelo cerca de tres ocasiones m谩s, producto de lo cual la v铆ctima se golpea la espalda. Estando la v铆ctima en el suelo, el imputado se sube arriba de ella y le da golpes de pu帽o en la cara en reiteradas ocasiones”, se lee en la acusaci贸n en contra de Hardy.

El hombre fue declarado culpable, pero m谩s tarde, el 2 de diciembre de 2019, el juicio fue anulado, pues ni la perito del Servicio M茅dico Legal ni la sentencia explicaron si las lesiones constatadas despu茅s de los m煤ltiples ex谩menes y consultas realizados por la v铆ctima, son consecuencia o resultado de la agresi贸n causada por el acusado.

Ese caso sigue en tramitaci贸n.

Un antiguo disparo y el avi贸n que no pudo abordar

Que Glenda viviera en la calle no era casualidad. Seg煤n reportes de la prensa magall谩nica, mientras viv铆a en Iquique en 2002 tambi茅n fue v铆ctima de violencia intrafamiliar y se salv贸 de milagro luego de haber sido baleada presuntamente por su pareja de la 茅poca.

Si bien no hay detalles al respecto, La Prensa Austral indic贸 que el ataque la dej贸 con secuelas “graves y permanentes” y con motricidad reducida.

“Esta mujer sufri贸 adem谩s que el tribunal la alejara de sus hijas y en Punta Arenas vivi贸 en la calle y temporalmente en los pasillos del Hospital Regional”, consta en el citado art铆culo.

Glenda -o Lady Di, como la llamaba afectuosamente el obispo de la ciudad- era asidua de los medios de comunicaci贸n de la zona. Eso pudo haber significado que siguiera viviendo. Y no es una exageraci贸n.

Seg煤n un reclamo presentado el 28 de octubre de 2019 por la propia mujer, en contra de Latam, se qued贸 abajo de un avi贸n cuyo pasaje fue comprado por un periodista para que pudiera huir de la violencia que la rondaba.

“Mi nombre es glenda geraldine delgado cardenas; el jefe de redacci贸n de la prensa austral de punta arenas; me compr贸 un pasaje para viajar a santiago ya que yo fui v铆ctima de un disparo en la cabeza de una expareja que me trat贸 de asesinar hace 17 a帽os y 8 meses atr谩s; qued茅 con una discapacidad f铆sica y motora (Sic)”, parti贸 escribiendo.

“Pues bueno yo me fui al aeropuerto una noche y 茅l me compr贸 mi pasaje para el otro d铆a en el vuelo de las 8:30 pm; ese d铆a hubo una sobreventa de pasajes (…) el pasaje s贸lo permit铆a llevar mi cartera que como yo estaba escapando de mi pareja fue lo 煤nico que hab铆a alcanzado a sacar esa noche…pues mi pareja me quem贸 mi celular donde ten铆a mi correo electr贸nico desde donde me comunicaba con su empresa; quedaron en llamarme pero eso nunca pas贸 (Sic)”, a帽adi贸.

“Yo les dije que era vital que yo saliera de punta arenas o mi pareja me terminar铆a matando. no me mat贸; pero me di贸 una brutal pateadura que llegu茅 al hospital con muchas lesiones, un ataque de epilepsia y una hemorragia interna de tantas patadas que me di贸. a煤n sigo esperando que me den una soluci贸n (…) les pido s贸lo que me solucionen lo antes posible mi problema o terminar茅 siendo otra victima de femicidio, sin nada m谩s que agregar se despide atentamenda glenda geraldine delgado cardenas, cedula de identidad 12.746.546-0 (Sic)”, sentenci贸.

Pero la ayuda nunca lleg贸 y lo que ese disparo en su cabeza no logr贸, s铆 lo hizo la persona que ahorc贸 a Glenda hasta la muerte. Su cad谩ver fue hallado la ma帽ana del s谩bado reci茅n pasado en un pastizal del estadio de Punta Arenas.

BioBioChile se contact贸 con Latam, desde donde informaron que no emitir谩n declaraciones al respecto.

Intervenci贸n del Estado

Consultado el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de G茅nero (Sernameg) por la muerte de Glenda, pese a las numerosas denuncias que present贸 antes de su deceso, explican que le prestaron la ayuda necesaria, pero que ella desisti贸 m谩s de una vez.

“Fue usuaria de nuestros dispositivos en t茅rminos muy moment谩neos, ya que se le ofreci贸 casa de acogida en dos oportunidades en las cuales desert贸 r谩pidamente para poder volver con su agresor. Asimismo, en los centros de la mujer, donde tambi茅n se le ofreci贸 la ayuda necesaria”, dice Mar铆a Loreto Franco, jefa Nacional Unidad de Violencia contra las Mujeres del organismo.

En esa l铆nea, a帽ade que “efectivamente nosotros siempre hemos respetado la autonom铆a de cada mujer. Es decir, no tenemos un imperativo y no podemos obligar a las mujeres a permanecer dentro de la red de apoyo y de protecci贸n que otorga nuestro servicio a lo largo de todo Chile”.

“Ese es el caso de Glenda, que siempre retom贸 esta relaci贸n con su agresor y adem谩s es importante precisar que carec铆a de una red familiar que le otorgara el apoyo necesario, para fortalecer la protecci贸n que nuestro servicio quer铆a darle constantemente”, asevera.

Desde el Sernameg tambi茅n indican que visitaron a la mam谩, dos hermanos e hija mayor de Glenda, para ofrecerle ayuda judicial, la cual fue aceptada.

Asfixia

La data de muerte al momento de ser encontrada era de 12 horas y m谩s tarde se conocer铆a que hab铆a fallecido por asfixia. Su cuerpo era sometido a los peritajes de rigor, cuando un movimiento repentino llam贸 la atenci贸n de quienes estaban ah铆.

Leonardo, la pareja de la mujer, hu铆a del lugar, pese a que ten铆a prohibido acercarse a ella.

Twitter | @pinguinodiario
Twitter | @pinguinodiario

Por ello, fue detenido in situ -en un principio- por desacato. Pero este 1 de enero, fue formalizado por el femicidio. Lleg贸 a la audiencia sonriente, o al menos as铆 lo notaron algunos familiares de la fallecida quienes lo increparon, constat贸 La Prensa Austral.

鈥淓l imputado, de acuerdo con su propia versi贸n, es situado en el inmueble junto a la v铆ctima en el 煤ltimo momento en el que ella alcanz贸 a estar con vida鈥, dijo a El Ping眉ino, el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson.

Agreg贸 que se pudo corroborar por testigos que hubo un conflicto en esta pareja, que gener贸 una discusi贸n previo a la muerte de Glenda Delgado, lo que podr铆a vincular al hombre al deceso, consigna el sitio local.

El juzgado fij贸 en cuatro meses el plazo de investigaci贸n y el imputado qued贸 en prisi贸n preventiva.

Como si fuese una p茅sima broma, la orden de alejamiento que pesaba sobre Leonardo por una de las agresiones a Glenda le fue notificada en el tribunal el mismo d铆a del fallecimiento de la mujer, cuando cay贸 preso precisamente al ser descubierto merodeando el sitio donde se hall贸 el cad谩ver.

Tendencias Ahora