Artes y Cultura
Domingo 23 junio de 2019 | Publicado a las 11:10 · Actualizado a las 11:33
En defensa de Eduardo Vilches para Premio Nacional de Arte
visitas

Hay seis candidatos -conocidos- que optan al Premio Nacional de Arte: Ricardo Yrarrázaval (Santiago, 1931), Eduardo Vilches Prieto (Concepción, 1932), Lotty Rosenfeld (Santiago, 1943), Rodolfo Gutiérrez (Santiago, 1944), Juan Dávila (Santiago, 1946) y Ciro Beltrán (Santiago, 1965).

De ellos, varios tienen muchos méritos para ganar el premio. En esta columna sólo voy a escribir sobre los méritos de Eduardo Vilches, sin desmerecer a los demás.

Eduardo Vilches tiene una larga, fecunda, dedicada y profunda labor formando generaciones de artistas, una labor poco valorada -y menos premiada- que ha incidido en grandes artistas chilenos. Casi medio siglo siendo, en buena medida, el ‚Äúalma‚ÄĚ de la Escuela de Arte de la UC es de por s√≠ un gran m√©rito (adem√°s de influir en arquitectos y dise√Īadores con sus clases de color).

Eduardo Vilches no es prolífico, pero sus obras son precisas, necesarias, un aporte a la visualidad, a la reflexión, a la discusión sobre las disciplinas, la vida, la contingencia. En su producción no hay sobrantes.

Eduardo Vilches es una persona bajo perfil, no cultiva el aura de ‚Äúartista‚ÄĚ, no le gusta aparecer ni en las p√°ginas sociales ni en pol√©micas. Sin embargo, su consecuencia es a toda prueba: durante la dictadura, sus estudiantes no tuvieron cortapisas ni censuras de ning√ļn tipo. Y sus obras en este sentido son un ejemplo.

Trabajadores del salitre, http://centroderecursos.educarchile.cl
Trabajadores del salitre, http://centroderecursos.educarchile.cl

Menciono dos obras casi completamente desconocidas. En un concurso organizado por la Comisi√≥n Chilena de Derechos Humanos en los 80 (¬Ņ1987?), Eduardo Vilches present√≥ una obra que reproduc√≠a en fotocopia una conocida imagen de trabajadores del salitre, en positivo y en negativo. As√≠, arriba hab√≠a un grupo de trabajadores ‚Äúblancos‚ÄĚ y abajo un grupo de trabajadores ‚Äúde color‚ÄĚ, mostrando que no s√≥lo existe la explotaci√≥n contra los trabajadores, sino que tambi√©n hay un abuso racial que favorece a los primeros (esa reflexi√≥n fue hecha en esos a√Īos, con esa contingencia).

Intervención de Retrato Oficial, EM (c)
Intervención de Retrato Oficial, EM (c)

La segunda obra se encuentra en el Museo de la Memoria. En 1985 se le pidi√≥ a una serie de personas que intervinieran el retrato presidencial oficial del General Augusto Pinochet. Eduardo Vilches ‚Äúsimplemente‚ÄĚ cubri√≥ toda la fotograf√≠a con un velo de tinta negra, tapando al dictador. As√≠, Pinochet aparentemente desaparac√≠a, aunque quedaba permanentemente en las sombras, porque en determinados √°ngulos s√≠, ah√≠ est√°. Una mirada aguda y certera que, m√°s de 30 a√Īos despu√©s, est√° absolutamente vigente.

Detalle, MNBA (c)
Detalle, MNBA (c)

A las anteriores se agregan sus grabados más conocidos, con esas siluetas sin rostro, frías, y esos torsos atravesados.

Eduardo Vilches es de Concepci√≥n (es el √ļnico candidato que no es originario de Santiago), y en su obra aflora ese esp√≠ritu sure√Īo introvertido, de pocas pero precisas palabras. De esas personas cultas (que no necesitan demostrarlo), acogedoras, emp√°ticas que pueden relacionarse con todo tipo de personas. Y esas caracter√≠sticas est√°n en su obra: puede ser apreciada por distintas personas porque permite muchas lecturas. Y lo hace sin aspavientos, sin llamar la atenci√≥n y menos a trav√©s de provocaciones.

Eduardo Vilches, D21 (c)
Eduardo Vilches, D21 (c)

Eduardo Vilches representa un Chile que posiblemente esté en extinción. Ese que era austero, sin ser pobre. Ese que coleccionaba objetos no por acumular o decorar, sino porque le alimentaba el espíritu, la memoria, le reforzaba su identidad, su vínculo con la tierra, con el territorio.

Creo que el mejor atributo de Eduardo Vilches es su espíritu, el que, en alguna medida, ha logrado expresar a través de sus obras.

Tendencias Ahora