Cultura
Entre aplausos y rosas despiden al reconocido intelectual Umberto Eco en Italia
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Centenares de italianos despidieron este martes por la tarde en Mil√°n con una ceremonia f√ļnebre laica al “gran intelectual” Umberto Eco, dotado de una “curiosidad insaciable” y “maestro de la palabra”

El simple f√©retro de madera del autor de “El nombre de la rosa”, fallecido el viernes a los 84 a√Īos de c√°ncer, cubierto todo de flores de campo y rosas blancas, sali√≥ de su residencia, en plaza del Castillo numero 13, entre aplausos, hacia el patio del Castillo Sforzesco, a pocos metros de distancia, donde fue despedido por la familia, amigos y conocidos.

Por voluntad del renombrado intelectual, fil√≥sofo, semi√≥logo, ling√ľista, historiador y escritor, la ceremonia fue estrictamente laica y breve.

“Es dif√≠cil hablar de Umberto Eco, un maestro de la palabra” y “una figura tan importante para la cultura italiana”, reconoci√≥ su amigo y editor hist√≥rico, Mario Andreose, durante la ceremonia.

TIZIANA FABI / AFP

TIZIANA FABI / AFP

Representantes de la cultura y del mundo editorial asistieron, así como sus vecinos y su grupo de conocidos con los que solía reunirse cada semana para conversar de todo tipo de temas y contar chistes, de los que conocía centenares gracias a una memoria de hierro.

“Eco es el s√≠mbolo del clasicismo innovador que tanto necesitamos. Hemos perdido a un maestro, pero no hemos perdido su lecci√≥n. Estimado profesor Eco, Umberto querido, esto no es una despedida,” asegur√≥ conmovida la ministra de Educaci√≥n, Stefania Gannini.

Umberto Eco que alcanz√≥ fama en todo el mundo en la d√©cada del 80 con “El nombre de la rosa”, un relato policial medieval y erudito que vendi√≥ 50 millones de ejemplares y fue traducido en 40 idiomas, deja un legado importante por su “insaciable curiosidad”

“Durante sus silencios echaba un vistazo a la biblioteca sin fin que llevaba consigo”, cont√≥ el ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini.

Nacido el 5 de enero de 1932 en Alessandria, Piamonte, norte de Italia, Eco era un intelectual completo.

Desde su primera obra “El problema est√©tico en Tom√°s de Aquino” (1956) a la √ļltima “N√ļmero Cero”, Eco abord√≥ temas como la manipulaci√≥n informativa, la teolog√≠a, la est√©tica medieval, la po√©tica de James Joyce, la memoria central, James Bond, el arte de la conspiraci√≥n, los c√≥mics, la belleza o la fealdad y hasta internet y las redes sociales.

Un intelectual comprometido

Umberto Eco tambi√©n fue un hombre comprometido pol√≠ticamente. Su √ļltima pelea la dio junto con otros escritores, para lanzar una nueva casa editorial, “La nave di Teseo”, que garantice el pluralismo editorial en Italia despu√©s de la compra RCS Libri por parte de Mondadori, de propiedad de la familia de Silvio Berlusconi, a quien se opuso sin titubeos.

Conmovida, su amiga Elisabetta Sgarbi, directora de la editorial que lanzar√° el viernes el √ļltimo libro de Eco, “Pape Satan Alepo”, recuerda las palabras que le dijo a favor del proyecto: “son un acto de libertad”

Sus parientes y amigos, entre ellos Mario Andreose, confiaron que Umberto Eco fue ante todo, “una buena persona”, dotado de un incre√≠ble amor por los dem√°s, una curiosidad insaciable, un sentido de la iron√≠a permanente y “el deseo de divertirse y entretener a los dem√°s”

TIZIANA FABI / AFP

TIZIANA FABI / AFP

Tambi√©n hablaron del “valor para enfrentar los retos m√°s dif√≠ciles”.

Su nieto Emanuele, de 15 a√Īos, emocion√≥ a los asistentes al describir su abuelo, los libros y la m√ļsica que le hizo descubrir.

“Haber tenido un abuelo como t√ļ me llena de orgullo”, confes√≥.

A pedido de Renate Ramge Eco, la esposa del escritor, la sonata La Folía de Arcangelo Corelli, que Eco tocaba con el clarinete, marcó el adiós de uno de las personalidades más prestigiosas de Italia.

Al t√©rmino de la ceremonia, que fue transmitida en directo por el primer canal de la televisi√≥n p√ļblica RAI, el cuerpo de Eco fue traslado para ser cremado durante una ceremonia privada.

El Senado italiano tributó su propio homenaje observando un minuto de silencio.

Tendencias Ahora