Cultura
Ministerio de las Culturas, Anfudibam y paro nacional indefinido
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Anfudibam inici√≥ un paro indefinido el mismo d√≠a que la presidenta Michelle Bachelet firm√≥ el proyecto (una moci√≥n sustitutiva del proyecto propuesto durante la gesti√≥n de Sebasti√°n Pi√Īera) que debiera ingresar en el Parlamento para crear el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El proyecto no es conocido, m√°s all√° de una presentaci√≥n en formato ‚ÄĚPower Point‚ÄĚ. Los reclamos de la Anfudibam son, suponemos, sobre el conocimiento de algo que desconocemos.

De las declaraciones p√ļblicas como de lo expresado por sus dirigentes, se pueden desprender los siguientes puntos:

Quieren que la Dibam (Direcci√≥n de Bibliotecas, Archivos y Museos) sea una Subsecretar√≠a y no un ‚Äúsimple‚ÄĚ Servicio. Eso les dar√≠a m√°s poder pol√≠tico y mayores ventajas laborales, tanto en t√©rminos de remuneraci√≥n como de movilidad laboral dentro del futuro ministerio.

Este argumento hace pensar que, por ejemplo, los trabajadores de el Serviu (Servicio de Vivienda y Urbanismo, del Ministerio de Vivienda, que en los √ļltimos 15 a√Īos ha tenido importantes avances, experiencias y aprendizajes) debieran estar exigiendo hace much√≠simos a√Īos dejar de ser servicio para ser Subsecretar√≠a. No parece razonable que el nivel de sueldos y la movilidad laboral s√≥lo se puedan lograr de esa forma.

También se argumenta que siendo Subsecretaría pueden incidir en las decisiones de los presupuestos. La incidencia en los presupuestos se logran con propuestas serias bien presentadas y argumentadas. Pero darle mayor poder político a la actual Dibam (insertarla en la estructura política del Estado) llevará fácilmente a que varios de sus cargos sean parte de la distribución que los partidos del conglomerado en el gobierno de turno se repartan, generando una inestabilidad institucional y una politización de la cultura. Algo peligroso en un ámbito tan delicado como éste.

Otro argumento ha sido la falta de di√°logo con el Director de la Dibam (cargo de Alta Direcci√≥n P√ļblica), √Āngel Cabeza.

El proceso de formulación de la propuesta de Ministerio ha sido liderado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y, por lo tanto, son ellos (junto a Hacienda), los responsables de la propuesta final, y no el director de la Dibam.

Si el paro nacional de la Anfudibam es por la relación y la falta de diálogo con su director, parece una medida desmedida y poco adecuada para, precisamente, generar y facilitar el diálogo.

Visto desde afuera, este conflicto pareciera tener varias variables que se nos escapan, no explícitas, que responden a lógicas diversas.

Los planteamientos de la Anfudibam respecto a nivelar sueldos, tener movilidad laboral y ser escuchados al momento de hacer los presupuestos de la institución son todos atendibles, legítimos y necesarios. Lo que no queda claro es que ellos se logren con lo que solicitan y como lo solicitan.

URL CORTA: http://rbb.cl/df6s
Tendencias Ahora