Internacional
Fotos y lágrimas, la legalización del matrimonio homosexual genera euforia en EEUU
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un rugido estremeció este viernes las afueras de la Corte Suprema de Estados Unidos cuando un mensaje para la historia comenzó a llegar en cadena a cientos de teléfonos móviles: los matrimonios entre personas del mismo sexo son por fin legales en todo el país.

Los abrazos, las l√°grimas y la emoci√≥n no se hicieron esperar. Desde mam√°s lesbianas con sus ni√Īos en brazos a gays entrados en la edad de oro, todos celebran por todo lo alto una medida que llevaban d√©cadas esperando.

Melissa Fobear y Stacy Makris contemplan la fiesta junto a Niko, su hijo de cinco meses, quien podr√° crecer “en un pa√≠s donde su familia tendr√° los mismos derechos” que las familias heterosexuales.

“Estamos muy felices de que haya podido vivir este d√≠a”, cuenta Melissa embargada por la emoci√≥n, la misma que invade a los hermanos Aaron y Austin Rhodes, venidos desde California para ser testigos de este d√≠a.

Ambos se convirtieron hace unos meses en estrellas de internet al reconocer su homosexualidad en un video que se hizo viral. Desde entonces son activistas en favor de los derechos de los LGBT a través de YouTube e Instagram.

Esta victoria para su comunidad servir√° para decir un d√≠a a sus hijos que se casaron con la persona que quisieron “gracias a este momento”.

La audiencia de los magistrados fue a puerta cerrada, tan solo unos cuantos privilegiados como Bonny Harbinger vivieron este hito en la lucha por los derechos de los homosexuales.

Cuando el juez Kennedy tom√≥ la palabra, relata Harbinger, la tensi√≥n era extrema en la sala. “No pod√≠amos respirar”, recuerda. La feliz noticia provoc√≥ una catarsis de l√°grimas, devolviendo a la vida a los que hab√≠an contenido el aliento.

Pasados los nervios, todos son fotos y sonrisas. El conocido Coro Gay de Washington entona solemnemente el himno estadounidense en medio de una explanada repleta de entusiastas.

El presidente de la poderosa organización Human Rights Campaign, Chad Griffin, no tiene casi tiempo de celebrar, ocupado respondiendo el sinfín de llamadas que recibe.

A lo lejos se oye la voz de un hombre plet√≥rico que pregunta al vac√≠o: “¬ŅAlguien quiere casarse conmigo?”.

“Esto tambi√©n es por los ni√Īos”

El j√ļbilo se ha extendido por todo el pa√≠s. La alcald√≠a de Nueva York, por ejemplo, no ha dudado en colgar de su fachada varias banderas gays para manifestar su alegr√≠a.

En el mítico bar Stonewall Inn, símbolo de la lucha por los derechos de los homosexuales en el barrio de Greenwich, decenas de parejas se besan y se hacen fotos para no olvidar el momento.

Los √Āngeles tambi√©n se prepara para vivir una jornada de fiesta con la celebraci√≥n de una multitudinaria concentraci√≥n en el barrio de West Hollywood, centro neur√°lgico de la comunidad gay.

Todos quieren agradecer el esfuerzo y dedicaci√≥n de los abogados y activistas que durante a√Īos se han peleado ante la justicia para lograr este hito.

Uno de ellos es Jim Obergefell, quien denunció al estado de Ohio (norte) para que su nombre apareciera en el certificado de defunción de su marido, John Arthur, con quien se casó en otra región que sí reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo.

“Tengo la esperanza de que el t√©rmino ‘matrimonio gay’ pasar√° pronto a la historia y que a partir de hoy simplemente hablaremos de ‘matrimonio’”, explica.

Su felicidad es compartida con la abogada Mary Bonauto, que no puede dejar de sonre√≠r. “Hoy tambi√©n es un gran d√≠a para todos los ni√Īos que ya tendr√°n que preguntarse por qu√© sus padres no pod√≠an casarse”, apunta.

Entre tanto jolgorio, destaca ante la Corte Suprema la pancarta de un joven: “Jes√ļs tuvo dos padres y le fue bien”.

GALER√ćA DE IM√ĀGENES | Haz clic para ampliar
Tendencias Ahora