Sociedad
La surreal demanda de una espa√Īola a eBay por no dejarle vender terrenos en el Sol
Publicado por: Jorge Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

√öltimamente los usuarios de grandes servicios inform√°ticos est√°n tomando cada vez m√°s control sobre sus derechos, atrevi√©ndose a demandar a gigantes como Google o Microsoft si no cumplen con los servicios que les eran pactados; pero en Espa√Īa un curioso caso se dio en una corte la cual acept√≥ la demanda de una mujer contra eBay, alegando que √©ste no le permiti√≥ seguir vendiendo parcelas del Sol, de la que alude ser due√Īa.

Por m√°s extra√Īo que esto pudiese sonar, una corte de Madrid ha ordenado que el caso de Mar√≠a √Āngeles Dur√°n, de 54 a√Īos, sea llevado a juicio por las autoridades locales, seg√ļn se√Īala el diario estadounidense The Washington Post.

La corte no se referir√° al asunto mayor -en este caso de si ella es o no due√Īa del Sol en el cual asegura haberlo inscrito notarialmente en 2010-, sino que el caso de si ella realmente viol√≥ el acuerdo de venta de eBay o no.

Mar√≠a Dur√°n hab√≠a estado vendiendo hace 5 a√Īos parcelas de unos 4 metros cuadrados por unos $600 pesos chilenos cada una y ya hab√≠a generado la considerable suma de 600 pedidos cuando eBay le cerr√≥ su cuenta, esto debido a que no estaba ofreciendo nada tangible a cambio, por lo cual se aleg√≥ fraude de parte de la compa√Ī√≠a.

Pero Dur√°n alega que nunca recibi√≥ el dinero de todos sus pedidos y ahora est√° demandando a la compa√Ī√≠a por $11.000 d√≥lares en da√Īos (unos 7 millones de pesos chilenos), alegando que “no es una persona est√ļpida y conoce sus derechos”.

Ella basa su reclamaci√≥n en que el Tratado sobre el espacio ultraterrestre firmado en 1967 menciona que ning√ļn pa√≠s ni Estado puedes ser due√Īo de una estrella o planeta pero no hace referencia alguna a los individuos particulares.

En caso de que esto se quedara un poco corto, tambi√©n reclama que al ser ella due√Īa del Sol las empresas de generaci√≥n el√©ctrica solar le deben pagar una especie de impuesto, de igual forma a los que compran sus parcelas, pero menciona que todas sus ganancias ser√≠an donadas a la caridad.

El caso recuerda al de don Jenaro Gajardo Vera, abogado chileno que en 1954 al no poder ser miembro de un Club Social por falta de una propiedad, decidió adquirir ni más ni menos que la propia Luna.

Tendencias Ahora