Cultura
Singular exposici√≥n de Bjork en Nueva York logra que la m√ļsica ingrese al MoMa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Es una de las retrospectivas m√°s singulares y sin duda la m√°s compleja que el prestigioso Museo de Arte Moderno de Nueva York haya hecho: ¬ŅC√≥mo lograr que la m√ļsica ingrese, en particular la electro-pop de Bjork, al museo?

El MoMa, templo del arte pop, ambiciona no solamente ilustrar la carrera experimental de la islandesa, sino tambi√©n sentar un precedente para otros museos para que multipliquen los soportes de la mano del p√ļblico.

La retrospectiva de Bjork, que debuta el próximo domingo y se extiende hasta el 7 de junio, propone una deambulación onírica de dos pisos a través de los ocho discos solistas de la ex cantante de Sugarcubes.

Cada visitante tienen derecho a un casco de audio, activado por sensores, que relata la biograf√≠a (imaginaria) de Bjork basada en los momentos m√°s emblem√°ticos de su m√ļsica.

El narrador, Antony -cantante de Antony and The Johnsons-, invita a la reflexi√≥n en cada cuadro que compone la obra escrita por el poeta island√©s Sjon. En el coraz√≥n de la trama: una ni√Īa nacida en las arenas negras que se lanza a la defensa de los m√°s d√©biles.

Las libretas en las que Bjork gest√≥ sus pensamientos tambi√©n son parte de la muestra. “No me reconozco/Es muy interesante”, escribe ella en una p√°gina. Estas palabras son luego retomadas en la canci√≥n “Headphones”.

En forma m√°s prosaica, la exposici√≥n exhibe los atuendos m√°s extravagantes de Bjork, como el “vestido-cisne” blanco que luci√≥ para los Oscar en 2001, o “instrumentos” utilizados por la artista, como la bobina de tesla, un transformador el√©ctrico que apareci√≥ en su √°lbum “Biophilia” en 2011.

Romper las reglas

“Bjork nos pidi√≥ traspasar los l√≠mites de la tecnolog√≠a y del sonido, pero sobre todo de lo que pod√≠amos hacer en el marco de una exposici√≥n”, explic√≥ a la prensa Glenn Lowry, director del MoMa, unos d√≠as antes del vernissage.

“Pienso que la √ļnica regla a respetar era romper las reglas”, agreg√≥ calificando la exposici√≥n como complicada y apasionante.

“Es uno de los proyectos m√°s interesantes en los cuales he tenido la oportunidad de trabajar”, a√Īadi√≥.

Si bien es dif√≠cil privar a Bjork del t√≠tulo de artista innovadora, los defensores de una cierta ortodoxia en materia de arte visual no dejar√°n de interrogarse sobre la pertinencia de esta exposici√≥n que otorga tanto espacio del prestigioso MoMa a una m√ļsica de 49 a√Īos.

Mientras, la retrospectiva gira a veces hacia la hagiografía. Las fotos y maniquíes de efigie de la estrella están omnipresentes.

Durante la presentaci√≥n a la prensa el martes, Bjork, que trabaj√≥ durante a√Īos en la exposici√≥n, apareci√≥ en forma furtiva y agradeci√≥ al MoMa, antes de la proyecci√≥n del video de la canci√≥n “Lago Negro”.

El t√≠tulo es extra√≠do de “Vulnicura”, el √ļltimo √°lbum de la cantante, sobre la ruptura con su compa√Īero Matthew Barney, un artista contempor√°neo cuyas obras son parte de la colecci√≥n del MoMa.

Pero para probar que su trabajo no est√° paralizado, Bjork acompa√Īar√° la apertura de la exposici√≥n con varios conciertos intimistas en Nueva York y alrededores con una primera fecha prevista el s√°bado en el Carnegie Hall.

Klaus Biesenbach, uno de los responsables del MoMa, cuenta que Bjork misma le pidi√≥ que la considerara como una “m√ļsica, una cantante y una compositora” y espera que esta retrospectiva no quede como un evento ef√≠mero, sino m√°s como un “instrumento” que podr√°, a m√°s largo plazo, servir de modelo a futuras exposiciones.

Tendencias Ahora