Sociedad
S√≠ndrome de Cotard: La extra√Īa enfermedad que te transforma en un “muerto viviente”
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Aunque la mayor√≠a de nosotros sabe que los muertos vivientes -tambi√©n conocidos como “zombis”- no existen m√°s que en series como The Walking Dead o en pel√≠culas de ficci√≥n, existe una extra√Īa enfermedad mental que hace que las personas crean ser como una de estas criaturas.

Se trata del Síndrome de Cotard -también conocido como delirio de negación- el cual consiste en que un individuo tiene la convicción de que ya no existe o volvió de la muerte y que su cuerpo se encuentra en estado de putrefacción.

Esta psicopatología relacionada con la hipocondría, fue descubierta por el neurólogo francés Jules Cotard (1840-1889), quien en medio de una conferencia en París en 1880 describió el caso de una paciente.

Lee también: Perturbadoras imágenes muestran cómo ve el mundo un esquizofrénico

‚ÄúMademoiselle X afirma que no tiene cerebro, ni nervios, ni pecho, ni est√≥mago, ni intestinos; que s√≥lo posee la piel y los huesos de un cuerpo en descomposici√≥n. No tiene alma, para ella Dios no existe y el Diablo tampoco. Dice que no tiene necesidad de comer para vivir y que no puede morir naturalmente. S√≥lo dejar√° de existir eternamente si es quemada. El fuego ser√° su √ļnica salvaci√≥n‚ÄĚ, se√Īal√≥ Cotard en la oportunidad, seg√ļn recoge un documento publicado en la revista acad√©mica Mind & Brain, The Journal of Psychiatry.

De acuerdo al portal oficial del canal cient√≠fico Discovery Channel, una persona con S√≠ndrome de Cotard “cree que sus √≥rganos vitales internos se han paralizado, que sus intestinos no funcionan, que su coraz√≥n no late, que no tienen nervios, ni sangre, ni cerebro. Imagina a sus √≥rganos en estado de putrefacci√≥n y se ve, se huele y se siente como si esto fuera cierto. Se presentan alucinaciones visuales, como verse frente a un espejo con forma de cad√°ver; alucinaciones olfativas, como sentir olores desagradables, a carne en putrefacci√≥n, o alucinaciones t√°ctiles, al sentir que tiene gusanos desliz√°ndose sobre su piel”.

Asimismo, se explica que en etapas m√°s avanzadas de la enfermedad, el afectado puede llegar a estar completamente convencido de que est√° muerto y que quienes le rodean tambi√©n lo est√°n. Al mismo tiempo, la persona cree que se ha convertido en un “alma en pena” que nunca descansar√° en paz y de cierto modo, se ha vuelto “inmortal”.

Este tipo de delirio -propio de personas con depresiones severas, psic√≥ticas o delirantes y en pacientes con enfermedades como demencia, esquizofrenia y psicosis- fue descrito en la d√©cada de los ’90 por los psic√≥logos Andrew Young y Kate Leafhead, quienes presentaron el caso de un hombre que tras un accidente en moto que le ocasion√≥ da√Īo cerebral, manifest√≥ indicios.

“Los s√≠ntomas se dieron en el contexto de sensaciones m√°s generales de irrealidad y de estar muerto. En enero de 1990, despu√©s de recibir el alta en el hospital de Edimburgo, su madre lo llev√≥ a Sud√°frica. Estaba convencido de que hab√≠a sido llevado al infierno (lo que se confirmaba por el calor), y que hab√≠a muerto de septicemia (que hab√≠a sido un riesgo al principio de su recuperaci√≥n), o quiz√° de sida (hab√≠a le√≠do una historia en The Scotsman acerca de alguien aquejado de sida que hab√≠a muerto de septicemia), o de una sobredosis de una inyecci√≥n contra la fiebre amarilla. Pensaba que se hab√≠an ‘apropiado del esp√≠ritu de mi madre para mostrarme el infierno’, y que segu√≠a dormido en Escocia”, escriben los profesionales en la publicaci√≥n cient√≠fica “Method In Madness: Case Studies In Cognitive Neuropsychiatry”.

Cabe destacar que -seg√ļn Discovery Channel- luego de un an√°lisis retrospectivo de 100 casos, en 1995 se clasific√≥ la enfermedad en 3 tipos: El primero que se manifestaba como una depresi√≥n psic√≥tica, caracterizada por ansiedad, delirios melanc√≥licos de culpa y alucinaciones auditivas; El segundo catalogado s√≠ndrome de Cotard tipo I, relacionado con delirios hipocondr√≠acos y nihilistas, pero no depresi√≥n; y el tercero, llamado s√≠ndrome de Cotard tipo II, que lleva consigo ansiedad, depresi√≥n, alucinaciones auditivas, delirios de inmortalidad, delirios nihilistas e impulsos suicidas.

En cuanto al origen de la enfermedad, se cree que se debe principalmente a problemas en la am√≠gdala y otras zonas del cerebro relacionadas con respuestas emocionales, pero a√ļn se requiere m√°s investigaci√≥n al respecto. Por ahora, los tratamientos consisten en antidepresivos y antipsic√≥ticos que aunque no curan el mal, logran controlar los s√≠ntomas.

URL CORTA: http://rbb.cl/b1hc
Tendencias Ahora