TV y Espect√°culo
“Miami Vice”: la serie que cambi√≥ la imagen a la violenta ciudad estadounidense cumple 30 a√Īos
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La serie policial “Miami Vice”, que cumple treinta a√Īos de su estreno, revolucion√≥ la pantalla chica con su est√©tica cinematogr√°fica, pero m√°s importante a√ļn, rehabilit√≥ a la violenta Miami y propag√≥ mundialmente su fama de ciudad sexy y multicultural.

“Fue lo que le dio a Miami su reputaci√≥n de ser peligrosa, sexy y ‘cool’. Era solo peligrosa” hasta ese momento, se√Īala Billy Corben, director del documental “Cocaine Cowboys”, un retrato de la explosi√≥n del crimen organizado en las d√©cadas de 1970 y 1980 en la ciudad de Florida (sureste de Estados Unidos).

Rampante criminalidad, luchas entre narcotraficantes, miles de refugiados haitianos y cubanos, entre estos √ļltimos delincuentes llegados durante el √©xodo del Mariel, revueltas raciales: Miami era tierra de nadie cuando la serie se estren√≥ el 28 de septiembre de 1984.

“Pr√°cticamente no era una ciudad. Estaba desolada, muchas de las municipalidades estaban en bancarrota”, dice Corben a la agencia de noticias AFP.

Titulares como “Wall Street de la droga” o “Para√≠so perdido” se le√≠an en la prensa nacional sobre Miami, donde hac√≠an vida centenares de capos que inyectaban m√°s recursos a la econom√≠a local que el turismo.

Aparecieron entonces los detectives encubiertos Sonny Crockett (Don Johnson) y Rico Tubbs (Philip Michael Thomas), uno blanco y otro negro, bajo las órdenes del hispano teniente Castillo (Edward James Olmos), vistiendo ropa de marca al volante de autos deportivos y lanchas rápidas, en su lucha contra ostentosos capos de la droga en una ciudad de excesos.

Una Miami posible

“En resumen, lo que hizo ‘Miami Vice’ fue crear a trav√©s de los ojos del director una Miami que era posible y que la mayor√≠a de la gente ni imaginaba”, indic√≥ a la AFP Beth Dunlop, cr√≠tica de arquitectura y autora de libros sobre la ciudad.

El m√°s beneficiado fue el barrio Art Dec√≥ de Miami Beach, que re√ļne centenares de construcciones de ese estilo arquitect√≥nico, para entonces llamado “el cuarto de espera de Dios”, con decr√©pitos edificios habitados por jubilados jud√≠os y criminales.

Los creadores de Miami Vice, que sali√≥ al aire en Estados Unidos hasta 1989, aprovecharon una incipiente campa√Īa por recuperar la zona, que hab√≠a ganado tracci√≥n con una visita de Andy Warhol, y el hecho de que algunos edificios comenzaban a ser pintados de colores pasteles.

El productor “Michael Mann y su equipo pudieron capitalizar aquello de una manera que hizo que Miami se viera extremadamente bella y glamorosa”, estima Dunlop.

“Miami Vice”, merecedora de varios premios Emmy y Golden Globe, fue m√°s all√° y “abri√≥ el lente para mostrar algo del deterioro, del crimen, y, qui√©n lo iba a decir, result√≥ ser muy atractivo”, dice Corben.

La serie ganó popularidad y de repente todo el mundo quería venir a Miami, mostrada en la pantalla como una bullente ciudad multicultural enclavada en un balneario de clima privilegiado.

Conservadores y habitantes de Miami Beach recuperaron más edificios art decó en una carrera por salir en la serie y los turistas regresaron en tropel.

EEUU del futuro, hoy

El impacto de la serie no qued√≥ circunscrito a Miami, seg√ļn cr√≠ticos.

“‘Miami Vice’ dej√≥ entrever a un Estados Unidos del futuro (que vivimos hoy), un pa√≠s ecl√©ctico, sint√©tico, pol√≠glota y multiracial. (…) Tambi√©n impregnado de una capacidad de empat√≠a y tolerancia inimaginable en el pasado”, escribi√≥ en d√≠as pasados el periodista T.D. Allman, autor de “Miami: City of the future”.

Para la televisión también marcó un antes y un después.

“Trajo convenciones y estilos de la pantalla grande y los aplic√≥ a la pantalla chica, lo que nadie hab√≠a hecho antes”, como la manera de utilizar la m√ļsica y el montaje de videoclip y la contraposici√≥n de elementos c√≥micos y dram√°ticos en un mismo programa, hoy cotidianos en la televisi√≥n, estima Corben.

“Miami Vice” mostr√≥ “un universo, una est√©tica y un ambiente que te cautivaban, y eso fue lo que realmente marc√≥ un cambio”, agreg√≥ sobre la serie, que adem√°s de lanzar a la fama a sus protagonistas, ayud√≥ a despegar a actores desconocidos como Bruce Willis, Liam Neeson, Julia Roberts o Ben Stiller.

Hoy, modernos rascacielos se aglomeran en el centro de la ciudad y Miami Beach resplandece ante los turistas. ¬ŅPero realmente cambi√≥ la ciudad? No tanto, dice Corben. Algunas zonas del condado de Miami-Dade siguen siendo de las m√°s peligrosas del pa√≠s, subraya.

“Siempre ha sido la naturaleza de nuestra permisiva sociedad. Mientras fluya el dinero y la champa√Īa, nadie se pregunta de d√≥nde vienen. Miami es la Casablanca de Estados Unidos, siempre lo fue y siempre lo ser√°”.

Tendencias Ahora