Notas
Dieta de los cavernícolas gana adeptos en Estados Unidos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅPodr√≠a la dieta del Paleol√≠tico solucionar los problemas de nutrici√≥n actuales? El men√ļ de los cavern√≠colas, de mucha carne y pocos granos, gana cada vez m√°s adeptos en Estados Unidos como posible remedio para la obesidad, la diabetes y muchos trastornos coronarios.

La dieta de la Edad de Piedra cuenta con el respaldo de algunos acad√©micos y gur√ļs del buen estado f√≠sico y ha ganado algunos elogios entre investigadores m√©dicos en Estados Unidos, a pesar de ir en contra de la mayor√≠a de las recomendaciones nutricionales y de las directrices gubernamentales.

Loren Cordain, profesor de salud y ciencias del ejercicio en la universidad estatal de Colorado, cree que millones de personas en Estados Unidos y otros países siguen la dieta paleolítica, basado en las ventas de sus libros y de las tendencias en internet.

“Era una idea rara hace 10 a√Īos, y en los √ļltimos dos o tres a√Īos se ha vuelto conocida en todo el mundo”, dijo a la AFP Cordain, uno de los acad√©micos destacados que la respaldan.

“Hay por lo menos media docena de libros en la lista de bestsellers que promueven esta dieta”, agreg√≥.

La base fundamental de esa forma de alimentarse es la creencia de que el homo sapiens evolucionó hacia el humano moderno con una dieta de caza y recolección que promovió la función cerebral y la salud en general.

Los partidarios de este r√©gimen afirman que el genoma humano se ha mantenido esencialmente inalterado desde el final de la era paleol√≠tica, hace 10.000 a√Īos, despu√©s de evolucionar durante millones de a√Īos.

“Es obvio que uno no puede darle de comer carne de un caballo, no se puede alimentar con heno a un gato. La raz√≥n es que sus genes se formaron en diferentes nichos ecol√≥gicos”, explic√≥ Cordain.

El especialista dijo que investigaciones de expertos probaron que la dieta paleolítica es mejor que la mediterránea, las recomendaciones oficiales y los regímenes destinados a controlar la diabetes del adulto (diabetes tipo 2).

Un estudio publicado en la revista Journal of Diabetes Science and Technology mostr√≥ que el men√ļ paleol√≠tico “mejoraba el control glic√©mico y varios factores de riesgo cardiovascular en comparaci√≥n con la dieta para la diabetes”.

Un estudio sueco divulgado por la revista Nutrition and Metabolism concluy√≥ que el r√©gimen alimenticio de la Edad de Piedra “es m√°s saciante por calor√≠a que la dieta de estilo mediterr√°neo”, por lo cual podr√≠a ser considerada en la lucha contra la obesidad.

Alimentos altamente energéticos con el menor costo de energía

Algunos aspectos de la dieta paleol√≠tica son ampliamente aceptados, como evitar almidones y az√ļcares refinados en favor de frutas frescas, frutos secos y verduras. La controversia surge de la eliminaci√≥n de la mayor√≠a de los cereales, las legumbres y los productos l√°cteos, bas√°ndose sobre todo en la carne, el pescado y los huevos.

La dieta de los cavernícolas tiene devotos seguidores, quienes aseguran que mejora el estado físico y la longevidad.

Uno de ellos es Arthur de Vany, un ex profesor de econom√≠a de 74 a√Īos autor del libro “The New Evolution Diet: What Our Paleolithic Ancestors Can Teach Us about Weight Loss, Fitness, and Aging” (La Dieta de la Nueva Evoluci√≥n: Lo que nuestros antepasados del Paleol√≠tico nos pueden ense√Īar sobre la p√©rdida de peso, el buen estado f√≠sico y el envejecimiento), publicado en 2010.

“Nuestros ancestros prehist√≥ricos recolectaban alimentos altamente energ√©ticos (es decir, con muchas calor√≠as y ricos en grasas) que se pod√≠an obtener con el menor costo de energ√≠a”, se√Īala De Vany en su libro.

“Empezamos a engordar y a desarrollar nuevas enfermedades una vez que dejamos de ser cazadores-recolectores y nos convertimos en agricultores, o m√°s espec√≠ficamente, una vez que comenzamos a comer los alimentos que cultivamos en lugar recolectar comida”.

Sin embargo, una encuesta de nutricionistas de US News ubic√≥ la dieta paleol√≠tica en el √ļltimo lugar entre 20 opciones posibles, muy por debajo de la dieta mediterr√°nea, la vegetariana o la de la empresa para bajar de peso Weight Watchers.

Se√Īal√≥ que el r√©gimen de la Edad de Piedra propone m√°s prote√≠nas y grasa que lo recomendado.

“A pesar del admirable √©nfasis en las verduras y la carne magra, los expertos no pueden obviar el hecho de que la dieta paleol√≠tica excluye grupos enteros de alimentos, como los l√°cteos y los granos”, indic√≥ US News.

Marion Nestle, profesora de nutrici√≥n, estudios alimentarios y salud p√ļblica en la Universidad de Nueva York, dijo a la AFP que la dieta paleol√≠tica “no ser√≠a apropiada para el estilo de vida sedentario actual”.

Nestle y otros colegas tampoco est√°n de acuerdo con algunos de los reclamos hist√≥ricos de los defensores de la dieta de los cavern√≠colas. “La afirmaci√≥n de que la mitad de las calor√≠as en la dieta del Paleol√≠tico proviene de la carne es dif√≠cil de confirmar”, asegura.

En un trabajo de investigaci√≥n, Nestle afirm√≥ que la esperanza de vida de los hombres en la Edad de Piedra era de alrededor de 25 a√Īos “lo que sugiere que la dieta del Paleol√≠tico, entre otras condiciones de vida, debe haber sido bastante menos que ideal”.

Cordain sostiene, sin embargo, que existen sociedades modernas de cazadores-recolectores donde esta teoría puede ponerse a prueba.

En estas sociedades, “las personas mayores han demostrado generalmente no tener se√Īales o s√≠ntomas de enfermedades cr√≥nicas (obesidad, alta presi√≥n arterial, altos niveles de colesterol) que universalmente aquejan a los ancianos en las sociedades occidentales”, manifest√≥ en su blog.

“Cuando estas personas adoptan la dieta occidental, su salud se deteriora y comienzan a presentar se√Īales y s√≠ntomas de ‘enfermedades de la civilizaci√≥n’”, advirti√≥.

Cordain reconoció que, por la forma en que la sociedad ha evolucionado, no es práctico que el mundo se alimente con una dieta cavernícola, porque muchas sociedades se han vuelto dependientes de los cereales.

Pero aseguró que puede ser utilizada con éxito en muchos países occidentales y argumentó que, a pesar de las bromas sobre la Edad de Piedra, los nutricionistas terminarán llegando a sus mismas conclusiones.

“Esto no es un capricho, esto no es Pedro Picapiedra, √©sta es la onda del futuro”, vaticin√≥.

Tendencias Ahora